Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Sanidad

Más de un centenar de médicos del Salud han pedido en 2019 trabajar en la privada

La DGA ha concedido 1.305 permisos a facultativos desde 2012, pero no todas estarían en vigor al no registrarse las bajas.

Realizar chequeos médicos cada cierto tiempo puede prevenir a la hora de diagnosticar enfermedades.
Además de 119 especialistas, han pedido la compatibilidad 15 médicos de Familia
Pixabay

La Dirección General de Función Pública ha otorgado este año 228 autorizaciones a personal delSalud para trabajar en la privada. De estas, 135 se han concedido a médicos de diferentes especialidades, 38 a enfermeros y 55 a otras categorías. Desde 2012 se han dado 2.107 permisos de este tipo, de los que 1.305 han sido a facultativos, aunque no todos tienen que estar actualmente en vigor ya que no se registran las bajas.

Es la propia consejera de Sanidad, Pilar Ventura, la que ha detallado por escrito estos datos tras una pregunta formulada por el diputado parlamentario de Izquierda Unida, Álvaro Sanz. Ante la petición de información sobre esta cuestión, Ventura especifica que las autorizaciones de compatibilidad no son competencia del Salud ni del Departamento de Sanidad, sino de la Dirección General de Función Pública, "previa instrucción de los oportunos expedientes por la Inspección General de Servicios".

Actualmente, siempre siguiendo una serie de criterios, el personal del Salud puede trabajar en la sanidad privada, salvo a aquellas personas que tengan una responsabilidad en una unidad, en los que se incluye a los jefes de servicio y de sección de los diferentes servicios. A ellos se les pide dedicación exclusiva en el sistema público desde la entrada en vigor del decreto 37/2011 de 8 de marzo. No obstante, todavía hay 8 jefes de servicio y 14 de sección que trabajan en el sector privado por ser sus nombramientos anteriores a la entrada en vigor de esta norma. Esta cuestión, de hecho, ha generado cierto malestar entre algunos profesionales.

Respecto a los criterios que se tienen en cuenta a la hora de conceder las autorizaciones de compatibilidad, Ventura subraya que uno de los principales factores es el "horario concreto en el que se pretende desarrollar la actividad privada". "La coincidencia horaria entre ambas actividades es causa de informe desfavorable y, por lo tanto, de denegación de solicitud", destaca Ventura, a través de esta respuesta parlamentaria. "Tras la autorización, cualquier modificación en el horario de la actividad exige una nueva solicitud y un nuevo informe del centro correspondiente", añade.

Ventura insiste en el hecho de que los responsables de las unidades y de los centros sanitarios deben exigir a todo el personal, incluido el que cuenta con la autorización de compatibilidad, el cumplimiento del horario correspondiente a la actividad pública principal, lo que "implícitamente supone controlar que los deberes de dicho personal no se ven afectados por dicha circunstancia (trabajar en la privada)".

En cuanto a la posibilidad de que un médico del Salud atienda al mismo paciente en la pública y en la privada, cuestión que ha motivado también cierta controversia, Ventura hace hincapié en que la Inspección de Servicios Sanitarios de Sanidad lleva a cabo las oportunas labores de seguimiento de los conciertos con entidades privadas, "para detectar eventuales incumplimientos corregidos vía disciplinaria".

De momento, según se recoge en esta misma respuesta parlamentaria, Sanidad descarta exigir la dedicación exclusiva a todos los profesionales del sistema sanitario público. Estima que sería una "medida abiertamente contraria a la ley de incompatibilidades", la cual –explica Ventura–, ya impide el desempeño de un puesto público con otro en otro centro público o privado que "pueda impedir o menoscabar el cumplimiento de sus deberes como funcionario".

Etiquetas
Comentarios