Despliega el menú
Aragón

Aragón

¿Los aragoneses caen bien en Cataluña?

Un barómetro de la Generalitat aborda el sentir de los catalanes hacia los habitantes del resto de comunidades. En él se percibe a Aragón como la autonomía menos favorecida por el Gobierno central.

Una gran bandera cuatribarrada desplegada en el centro de Barcelona.
Una gran bandera cuatribarrada desplegada en el centro de Barcelona.
Efe

Despójese de sus prejuicios porque no, no le cae mal a su vecino. Al menos a un vecino al este en el mapa. Es, como poco, complicado encontrarse con un catalán que sostenga con rotundidad que los aragoneses le caen 'malament'. Y la indiferencia tampoco es la tendencia mayoritaria. La buena ponderación es la tónica general, pese a que los recelos que las posturas políticas más extremas han logrado extender hagan pensar lo contrario.

Así se extrae del último barómetro del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat de Cataluña, publicado esta semana y que recoge que los aragoneses apenas caen mal al 6,7% de los habitantes de la región con la que comparten más kilómetros de vecindad. Casi una cuarta parte, el 24,6%, aseguraron sentir indiferencia, mientras que medio punto porcentual por encima de la mitad (50,5%) de los catalanes encuestados aseguraron que el aragonés, en términos generales, les caía bien.

Pese a la valoración positiva, lo cierto es que otras zonas más alejadas de las provincias catalanas gozan de mayor estima. Uno de los apartados del estudio plantea una pregunta: ¿quiénes son los tres habitantes de las diferentes comunidades autónomas que más te agradaría tener como compañeros de trabajo? En las respuestas, por delante de los aragoneses, se encuentran vascos, catalanes, andaluces, gallegos, baleares, valencianos, navarros y hasta madrileños. Solo un 6,1% se acordó de sus otrora compañeros de Corona.

Todo hay que decirlo: tampoco somos la respuesta más común a la pregunta contraria. Diez comunidades fueron más nombradas que Aragón cuando se cuestionó con qué trabajadores no se querría tener una relación laboral. Únicamente un 3,8% renegó de los profesionales de Huesca, Zaragoza y Teruel, frente a la oposición del 12,4% que afrontan los madrileños o el 10,7% de los andaluces, que despiertan simpatía y recelo a partes iguales, siempre según el barómetro de la Generalitat.

La buena sintonía no pilla por sorpresa a Jesús Pérez, presidente de la Casa de Aragón en Barcelona, defensor de las buenas migas entre las dos comunidades: “Mi opinión sobre las relaciones entre unos y otros y el aprecio que se nos tiene a los aragoneses en Cataluña es muy positiva. La corriente mayoritaria es de simpatía, si bien entre los más mayores sigue perviviendo el estereotipo de que somos unos cabezones”.

Pérez, que vive en la ciudad condal desde 1976, incide en que su entorno “hay manifiesta simpatía por lo aragonés” y que episodios como los relacionados con el conflicto de los Bienes de Sijena son “puntuales”. También lamenta que los catalanes no siempre son apreciados fuera de su territorio: “Se perciben como los menos simpáticos. Es un sentimiento que se arrastra desde épocas lejanas, como cuando la gente salía de casa para hacer la mili en otro punto de España y se le señalaba e insultaba para que hablara ‘en cristiano’. Ha habido poca sensibilidad hacia la lengua y la cultura catalanas y eso ha ido dejando poso”. En cuanto al proceso independentista y a la crisis territorial, apunta a “la necesaria buena voluntad, diálogo, entendimiento y paso del tiempo para poder salir del enredo”.

Aragón, la olvidada

Hay una cuestión del barómetro que, desde el prisma aragonés, llama poderosamente la atención. Al plantear qué comunidades son las más favorecidas por el Gobierno central, Aragón empata con la ciudad autónoma de Melilla como la que menos. Sólo el 0,2% consideraron que el territorio aragonés es el más beneficiado, en una pregunta que fue respondida por encuestados de toda España. Un pensamiento que comparten el 0,5% de los catalanes, que solo ven mayor desatención hacia las islas Baleares.

¿Y usted, qué opina?

Etiquetas
Comentarios