Despliega el menú
Aragón

Empleo públic0

Diez plazas de médico en Aragón y otros empleos públicos que (casi) nadie quiere

Las cárceles de Zuera y Daroca apenas tienen 4 y 2 doctores en plantilla, respectivamente, frente a los 9 y 7 que deberían emplear.

Imagen de archivo de la cárcel de Daroca.
Imagen de archivo de la cárcel de Daroca.
HA

"Hay médicos que, después de diez o veinte años desarrollando su labor en la institución, piden una excedencia porque están más que quemados. Y, al ver cómo se les deniega, renuncian a su plaza fija para irse a cubrir bajas en el Salud". Así condensa Silvia Moriche, responsable del sector de prisiones de CSIF Zaragoza, la problemática que se vive en los dos centros penitenciarios de la provincia: los licenciados en Medicina no quieren cubrir estas plazas de trabajo que contempla la relación de puestos de trabajo de la Administración General del Estado.

No es una cuestión exclusiva de las cárceles aragonesas, donde hay diez plazas de médico que parecen imposibles de cubrir. En 2018 se ofertaron quince plazas de interino y apenas se presentaron dos candidatos... en toda España. "Este año se han sacado 35 puestos a oposición y se apuntaron 17 personas, de las que aprobaron diez. De esa decena, solo cuatro se presentaron al curso posterior habilitante que Instituciones Penitenciarias organiza en Madrid. Los otros seis ni siquiera tomaron posesión", matiza Moriche.

Los profesionales ven pocos atractivos en la labor de puertas adentro de las prisiones. "Sentimos abandono institucional, que se traduce, sobre todo, en una carga de trabajo excesiva. Al no estar completas las plantillas, el trabajo lo acaba sacando adelante la mitad de los trabajadores que deberían".

Daroca es ejemplo paradigmático de lo que sucede en todo el país. En el centro deberían coordinarse un total de siete médicos, de modo que las libranzas, vacaciones y bajas quedasen compensadas en todo momento. Pero solo hay dos profesionales en activo. ¿Y si uno se rompiese una pierna mientras el otro disfruta de sus merecidas vacaciones? "No hemos llegado aún a esa tesitura -apunta la portavoz sindical-, pero habría que ver qué ocurriría". La coyuntura en Zuera es algo mejor, sin lanzar las campanas al vuelo. En la cárcel más grande de la Comunidad tendría que haber, tal y como indica la relación de puestos de trabajo, un total de nueve médicos. Pero sólo hay cuatro.

El factor económico no es menos importante que el resto de condiciones laborales. "La diferencia económica con quienes trabajan en un centro de salud es importantísima. Un médico de familia del sistema aragonés de salud puede cobrar, tranquilamente, 1.300 euros más al mes", abunda Moriche.

Desde CSIF recuerdan que "existe una Ley de cohesión y calidad del sistema nacional de salud, promulgada en 2003, que obliga a transferir las competencias de sanidad penitenciaria a las comunidades autónomas para evitar las desigualdades y que solo se ha hecho efectiva en Cataluña y el País Vasco. En el resto del territorio se incumple la ley desde hace dieciséis años".

Hay un 40% de puestos vacantes de los 422 que deberían estar cubiertos en las prisiones españolas. De los doctores en activo, el 90% tiene más de 50 años y un tercio, más de 60.

Veterinarios, psicólogos...

Las plazas del sector sanitario ofertadas por la Administración central son las más proclives a quedar vacías. "Ocurre lo mismo con un puesto de veterinario en Delegación de Gobierno, que cobraría un 25% menos que un homólogo de la administración autonómica", critica Paco Domínguez, responsable de AGE en CSIF Zaragoza. La misma perspectiva que tienen "psicólogos, enfermeros...". "La solución pasaría por transferir todo tipo de competencias sanitarias a las comunidades autónomas, incluyendo la gestión del hospital militar", opina Domínguez.

Otros puestos de la AGE realmente específicos  suelen quedar vacantes en las convocatorias de empleo. Tienen tasas de cobertura por debajo del 80% las relativas a  facultativos de marina civil; archiveros, bibliotecarios y arqueólogos; ingenieros de minas; y actuarios, estadísticos y economistas.

Etiquetas
Comentarios