Despliega el menú
Aragón

universidad

Hasta cuatro grados de la Universidad de Zaragoza no llenan la mitad de sus plazas

Casi 6.000 nuevos alumnos se matriculan en el campus público aragonés, los mismos que en 2018. El centro adscrito de La Almunia es el que tiene más vacantes tras el cierre del periodo de inscripciones.

RECURSOS ZARAGOZA. PARANINFO / 26-10-2017 / FOTO: GUILLERMO MESTRE [[[FOTOGRAFOS]]]
El Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.
Guillermo Mestre

Más de 13.000 alumnos solicitaron plaza en la Universidad de Zaragoza para el curso 2019-2020, pero finalmente solo 5.945 formalizaron su matrícula, una cifra similar a la del año pasado, cuando ligeramente se superó la barrera de los 6.000. Como es habitual, el volumen de matrícula varía un grado u otro, lo que provoca que determinadas titulaciones no consigan llenar ni siquiera la mitad de las plazas que ofertan cada curso académico. Este problema se produce principalmente en la Escuela Universitaria Politécnica de La Almunia (Eupla), donde solo se ocuparon el 53% de las vacantes de este año.

Según los datos publicados en el portal de transparencia de la Universidad de Zaragoza, Ingeniería Civil, que se imparte en este centro adscrito, es la titulación con menos demanda del campus público aragonés. Solo 5 personas se matricularon este curso en las 54 plazas que se ofertaban, lo que supone una tasa de ocupación inferior al 10%. Una situación que ya se produjo durante el curso pasado y cuyos antecedentes no son mejores. En los últimos cinco periodos de matrícula nunca se ha llegado a superar el 20% de ocupación. Para intentar solventar esta situación, la Universidad de Zaragoza redujo el volumen de plazas ofertadas de 60 a 54; pero el número de alumnos descendió en una medida similar: de 10 a 5.

Arquitectura Técnica es otra de las titulaciones con una reducida tasa de ocupación. Este grado también se imparte en La Almunia y, aunque este año mejoró ligeramente sus datos, la realidad es que en el último lustro no ha conseguido llenar ni el 40% de sus plazas, llegando a tener, en algunas ocasiones, un 10 o 15%.

El resto de titulaciones de la Politécnica de La Almunia tampoco logran llenar todas sus plazas, pero sí que tienen mejores resultados. El grado en Ingeniería de Organización Industrial tiene un ocupación del 76,79%, situación que ha ido mejorando en la última década. Es necesario destacar que en este último año su volumen de vacantes ha pasado de 60 a 56, propiciando estos mejores resultados. Por su parte, la Ingeniería Mecatrónica cubrió el 78% de sus vacantes, pero el año pasado y el anterior había logrado atraer a casi el mismo número de interesados que vacantes. 

Este curso, la Eupla ha estrenado el doble grado en Ingeniería Mecatrónica y Organización Industrial, que supone las mayores alegrías en el campus, al solo tener una vacante libre. En general, este centro adscrito completa poco más de la mitad de sus plazas todos los años.

Desde la Eupla explican que la crisis les afectó de forma muy especial, al tener el 50% de la oferta docente relacionada con la construcción. "La tendencia empieza a cambiar al mejorar la construcción", subrayan. Al mismo tiempo destacan que de las últimas promociones de Arquitectura Técnica e Ingeniería Civil, el 83% del alumnado egresado está trabajando, el 80% en el sector de la construcción. "Gran parte del porcentaje restante está preparando oposiciones, trabajando en docencia o en otros sectores", puntualizan. .

La Almunia, centro vertebrador

Una situación que se espera revertir en algún momento, ya que, tal y como señaló Isabel Lasobras, diputada de CHA, en la presentación del proyecto de presupuesto del departamento de Ciencia, Universidad y Sociedad del Desarrollo, el apoyo financiero a La Almunia es fundamental para "garantizar su viabilidad y no es un capricho". "Si queremos vertebrar el territorio, habrá que ir más allá", subrayó al tiempo que lanzó algunas ideas sobre cómo innovar e impulsar otros grados. "La Eupla es una fuente muy importante de ingresos de La Almunia", recalcó.

Loading...

Una de las apuestas del campus para captar más alumnos es la formación a través de 'streaming', una tecnología que suma a la retransmisión a través de internet de las clases, dando la posibilidad a los alumnos a interactuar en directo con el profesor. "Este pionero proyecto no solo permitirá programar sus grados y formación complementaria, sino que sus aulas también podrán ser utilizadas por instituciones y empresas", recalcan.

Así, este curso académico se ha convertido en el primer centro universitario público aragonés en ofrecer títulos universitarios utilizando esta metodología docente, concretamente en el postgrado Experto Universitario en Diseño y Gestión de Sistemas de Abastecimiento, Drenaje Urbano y Depuración de Aguas Residuales que en su primera edición cuenta con 38 matriculados, siendo el más numeroso de toda la Universidad de Zaragoza. 

Concienciar a la sociedad

Fuera de este centro adscrito existen otras titulaciones que no consiguen atraer a un elevado número de alumnos. Uno de los ejemplos más claros es el grado de Información y Documentación que en el actual curso académico solo ha llenado el 40% de sus plazas; una situación ya cíclica en esta carrera universitaria. Ingeniería Electrónica y Automática, que se oferta en Teruel, también vive un momento similar. Aunque llegó a superar el 63% de ocupación, ahora se sitúa cerca del 45%. Otra prueba más de que años mejores y peores se producen en todas las titulaciones. Bellas Artes también ha sido fruto de estos vaivenes en los intereses estudiantiles. En un solo año ha pasado de completar todas sus plazas a que solo se ocupen un 62%.

Problemas de atracción también se producen en Geografía y Ordenación del Territorio, que este año cuenta con un total de 32 matriculados en las 50 plazas que ponía a disposición de los alumnos. "La consideración insuficiente que tiene Geografía tanto en el Bachillerato como en la sociedad es una de las causas", especifica Juan de la Riva, director del departamento de Geografía y ordenación del territorio.

De la Riva recuerda que la geografía no es conocer todas las capitales del mundo ni saber cuál es el río más repetido en los crucigramas. "Es una ciencia antigua, pero una profesión nueva", recalca y hace referencia a la importancia de esta área en aspectos como la despoblación, el medio ambiente y otras cuestiones socioambientales.

Al mismo tiempo recalca que un elevado porcentaje de estos estudiantes eligen este grado como primera opción. "La reacción de un padre cuando le dices que vas a estudiar geografía no es la misma que cuando decides ser médico o arquitecto. Nuestros alumnos vienen por vocación", subraya. Una situación que se puede repetir en otras titulaciones como Historia o Geología, cuyo campo de actuación tampoco es conocido por el grueso de la sociedad y menos cuando se tienen 18 años.

Por ello, el campus público aragonés debe garantizar una oferta amplia, que no se base solamente en criterios económicos.

Etiquetas
Comentarios