Despliega el menú
Aragón

ENERGÍA

¿Qué sistema de calefacción es el más usado en Aragón?

El gas es el sistema más utilizado tanto en obra nueva, como para la renovación, pero según apuntan desde el sector la aerotermia está ganando fuerza.

La calefacción supone casi la mitad del gasto energético de los hogares españoles en invierno.
La calefacción supone casi la mitad del gasto energético de los hogares españoles en invierno.
Heraldo.es

“En agosto frío al rostro”. Un refrán que en Aragón bien podría cumplirse. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) así lo confirma: la estación meteorológica de Teruel detalla que en septiembre la temperatura media mínima alcanza los 9,9 grados; la del aeropuerto de Huesca marca de media mínimas de 13,6 grados y la de del aeropuerto de Zaragoza, 15,2 grados. A partir de dicha fecha las mínimas de media bajan en enero hasta los -2,3 grados en Teruel; 1,4 sobre cero en Huesca, y los 2,7, también sobre cero, en Zaragoza, según la Guía resumida del clima en España 1981-2010 publicada por dicho organismo. Con estas temperaturas medias no es de extrañar que en la Comunidad aragonesa más del 92% de los hogares cuente con calefacción, frente al 70,3% de los hogares españoles.

Pero, ¿cómo se calientan los hogares? El gas copa el 32,3% de las viviendas en España; de estas, el 24,4% cuenta con una caldera individual. El 18,6% tiene un sistema de calefacción eléctrico; de este, un 14% son radiadores y acumuladores eléctricos. El 11,7% cuenta con una caldera de gasóleo, siendo el 7% de estas calefacciones centrales. Las bombas de calor están presentes en el 6,3% de las casas. El resto, un 2,8% tiene una estufa de leña y un 3,2% otro sistema de calefacción.

En Aragón, según, la Encuesta de Hogares y Medio Ambiente, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la situación es diferente. Aunque el gas está presente en la mayoría de los hogares, en el 41,8%, aquí es mayor su presencia. El gasóleo en la Comunidad aragonesa supera a la opción eléctrica, ya que está en el 32,8% de los hogares frente al 13,2% de la calefacción eléctrica. Las bombas de calor tienen una menor presencia, tan solo se encuentran en el 2,7% de las casas aragonesas. Mientras que las estufas de leña están en el 4,9% de los hogares. Esta estadística, elaborada en 2008, demuestra que la tradición, por la prevalencia de la leña y el gasóleo, la disponibilidad de instalaciones y el gasto, menor elección de calderas eléctricas, es algo que los aragoneses tienen en cuenta a la hora de calefactar sus casas.

Ahora, la situación difiere en algunos aspectos, según explica José María Marcén, presidente de la Federación Aragonesa de Asociación Provinciales Empresariales de Fontanería, Calefacción, Gas y Afines (FAEFONCA). “El gas sigue siendo el rey en aquellos casos en los que existe canalización”, asegura el mismo. “Tanto en obra nueva como en renovación de calderas centrales, el gas es la opción más elegida por su alto rendimiento, porque es menos contaminante y también porque es más limpio. En los nuevos edificios se pone tanto con caldera individual como con una caldera central que tiene a su vez un contador individual”.

Asimismo, “la aerotermia está cobrando fuerza con la construcción de ‘passivhaus’ ", anota Marcén. “En obra nueva de unifamiliares o adosados está empezando a despegar la aerotermia”, añade también Héctor Muniente, gerente de José María Muniente Sat Ferroli, empresa zaragozana dedicada al mantenimiento de instalaciones de calefacción. Esta tecnología extrae en torno a un 70% de la energía del aire.

El pellet continúa en auge

Las nuevas formas, si se puede seguir llamando así al pellet o la biomasa, de calentarse continuan aumentando su presencia. Al menos así lo asegura Fernando Serrano, ingeniero y gerente de Zaragoza Pellets: “Cada año la demanda crece un 20%, nosotros llevamos en torno a siete años en Zaragoza y cada ejercicio vemos cómo aumenta, sobre todo en casas unifamiliares y viviendas de uso vacacional”. Y es que según asegura el mismo, “el boca a boca es lo que hace que crezca, además de las subvenciones de la DGA con las que suelen poder contar los clientes, tanto empresas como particulares”. “Es cierto que es una forma de calentar diferente, aquí la estufa no se apaga casi nunca al llegar a la temperatura deseada, sino que se modula para ahorrar el gasto de encendido y apagado de la caldera. De hecho, el gasto puede verse reducido en un 50% respecto al gasoil si se compra el pellet a granel y en un 70% si se trata de hueso de aceituna”.

Eso sí, anota Serrano, “se trata de una caldera que debe que tener un mayor mantenimiento, el cliente debe saber que tendrá que limpiarla”.

Y, ¿qué es mejor para un hogar aragonés?

Entre todas las opciones, los instaladores advierten que lo deseable es preguntar e informarse sobre cuál es la que más conviene a cada hogar. Eso sí, entre radiadores o suelo radiante, el presidente de Faefonca lo tiene claro: “El mejor sistema es el suelo radiante, ya que calienta primero el suelo, y no el aire como el radiador, que genera una corriente de aire en el que el aire más caliente sube al ser menos pesado”. “Esto mismo ocurre con las bombas de calor, que suelen estar situadas en las partes de arriba de las paredes”, sentencia.

Etiquetas
Comentarios