Despliega el menú
Aragón

PATRIMONIO

Interpol busca 69 obras de arte robadas en Aragón en el último medio siglo

La base de datos centraliza y difunde las denuncias a nivel internacional. Su recuperación es complicada y aunque el delito prescriba se sigue investigando.

La base de datos de la Interpol ofrece información de las piezas artísticas robadas.
La base de datos de la Interpol ofrece información de las piezas artísticas robadas.
Interpol

El robo del arte sacro era una práctica habitual de las bandas de saqueadores en la década de los 70 e incluso los 80 del siglo pasado, que aprovechaban la despoblación y la dispersión de templos y ermitas en los pueblos para hacerse con el botín. Hoy, aunque muchos de los delitos ya han prescrito, los investigadores no bajan la guardia y siguen tras la pista que permita devolver esas piezas artísticas a sus legítimos propietarios.

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) creó en 1995 una base de datos sobre obras de arte robadas que combina descripciones e imágenes de más de 50.000 artículos, con el fin de centralizar y difundir estos delitos a nivel mundial. En ese listado figuran 69 objetos –hace cuatro años había registrados 75– sustraídos en Aragón en el último medio siglo, la mayoría de temática religiosa:15 de Zaragoza, 24 de Huesca y 30 de Teruel. Los más antiguos datan de mayo de 1972 y son dos cuadros que fueron robados de una vivienda de la capital aragonesa; y el más reciente, un imponente tapiz del siglo XVII (elaborado en la Manufacture des Gobelins de París) que desapareció en las Navidades de 2009 del castillo de Castejón de Monegros (Huesca).

La exhaustiva catalogación recoge seis pinturas y dos esculturas robadas en la iglesia de Barbenuta, núcleo oscense de Biescas, en octubre de 1990. El párroco, Jesús Landa, recuerda aquellos hechos, aunque entonces todavía no estaba en el municipio: "Dejaron el retablo desarmado". Entonces, dijo, "no vivía nadie en el pueblo" y, desde aquel momento, ya no se ha sabido nada de su paradero: "Hace ocho o diez años nos llamó la Guardia Civil para continuar la investigación, pero no han descubierto dónde están". En su lugar colocaron dos imágenes que cedió el Obispado de Jaca.

Lo mismo ocurrió en la localidad turolense de Moscardón. Manuel Murciano, que lleva más de 40 años como alcalde, relata lo ocurrido en noviembre de 1991:"Una noche los ladrones forzaron la puerta de la iglesia y se llevaron parte de las tablas del retablo. Las que dejaron se trasladaron al museo. Era una pieza artística muy importante, así que se decidió elaborar unas copias que ocupan el lugar de las pinturas originales. Pero nunca más se supo nada de lo ocurrido".

En Santa Eulalia del Campo, también en Teruel, se produjeron dos hurtos el mismo año (1976). Los ladrones se cebaron con la iglesia: en marzo se llevaron una escultura y en diciembre, tres más. Y en mayo de 1985 se registraron también varios hurtos en la zaragozana comarca de Campo de Daroca, concretamente en Romanos y en Torralba de los Frailes.

Investigación "complicada"

Los grupos especializados de las fuerzas de seguridad del Estado trabajan de manera coordinada para perseguir este tipo de delitos pero, según reconoce Fernando Sánchez Pellicer, delegado regional de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional de Zaragoza, resulta "muy complicado" porque estos robos fueron cometidos años atrás en iglesias de pequeños pueblos donde "no tenían ni inventario de bienes ni registros o fotografías". En muchos casos, las descripciones de las piezas eran "verbales", lo que dificulta las investigaciones.

Este tipo de hurtos ha ido descendiendo con el paso de los años. "Los coleccionistas ya no adquieren objetos ante la menor duda de procedencia ilícita", explica el policía. Ahora, sin embargo, las denuncias se centran más en estafas con obras falsificadas.

Los agentes han localizado en alguna ocasión objetos cuya propiedad se desconoce. En estos casos, Sánchez explica que "se dejan en depósito en el Museo de Zaragoza y se les da publicidad, para intentar localizar a sus dueños". Un caso resuelto con éxito, según señala, tenía como autor del robo a la banda de Erik el Belga, que también actuó en Roda de Isábena: la Policía recuperó una tabla renacentista en Zaragoza que había sido sustraída en 1979 de una ermita de un pueblo de Palencia. Se localizó por casualidad, después de que un coleccionista privado encontrara una referencia de un cuadro que él tenía en su casa en un catálogo de 1984, donde figuraba como una pieza robada.

Estos delitos, según dice, prescriben, pero en las obras de arte existe una "protección especial" por lo que se mantienen abiertas las gestiones e investigaciones, que se realizan de manera coordinada entre los agentes.

Las piezas, por provincias

Una de las piezas robadas en Aragón.
15

Zaragoza

Zaragoza. En mayo de 1972 desaparecieron dos cuadros religiosos de una vivienda. Uno era de un artista anónimo de la escuela de Zurbarán.
Zaragoza. 1976. Dos esculturas de una iglesia: una representaba a San Ignacio de Loyola, del siglo XVIII, y otra a San Francisco Javier.
Pedrola. Diciembre de 1978. Óleo de finales del siglo XVII o principios del XVIII.
Zaragoza. Noviembre de 1978. Sustraen de un edificio una figura en madera de estilo románico (1150) que podría ser de un retablo.
Romanos. Mayo de 1985. Talla de la Virgen de los Remedios (del siglo XIV) robada de una vivienda.
Torralba de los Frailes. Mayo de 1985. Imagen de una Virgen con un manto amarillo sustraída de un domicilio.
Bijuesca. Mayo de 1985. Talla de la Virgen sosteniendo al Niño Jesús en su rodilla, que se encontraba en la iglesia.
Torralbilla. Febrero de 1987. Una pintura de la Inmaculada Concepción y tres piezas escultóricas que estaban el templo.
Zaragoza. Abril de 1991. El cuadro titulado ‘Hombre con sombrero’, del oscense Antonio Saura, fue sustraído de un vehículo en la capital aragonesa.
Calatayud. Octubre de 2007. Figura de madera policromada de la Virgen del Pilar datada en la segunda mitad del siglo XVIII aproximadamente.

Una de las piezas robadas en Aragón.
24

Huesca

Piedramorrera. Mayo de 1978. Escultura dedicada a San Babil.
Los Corrales Ayerbe. Septiembre de 1978.
Barbenuta. Octubre de 1990. Seis pinturas religiosas de retablo, algunas fechadas en el XVI,
y dos esculturas.
Roda de Isábena. Diciembre de 1979. La banda de Erik el Belga robó piezas artísticas de la antigua catedral. En la base de datos de la Interpol figuran 13 piezas, como un busto de San Juan, un peine o una estatua de San Marcos.
Castejón de Monegros. Navidad de 2009. Tapiz del siglo XVII, con un tamaño de 275 por 300 centímetros.

Una de las piezas robadas en Aragón.
30

Teruel

Santa Eulalia del Campo. Este pueblo sufrió dos robos en 1976. En marzo, los ladrones se llevaron una escultura y en diciembre, tres más.
Torrijo del Campo. Febrero de 1978. Desapareció de la iglesia un óleo sobre madera dedicado a San Andrés y a San Pablo.
Singra. Septiembre de 1978. Figura de madera policromada.
Luco de Jiloca. Marzo de 1986. Fueron sustraídas dos esculturas: San Pablo y San Pedro.
Tornos. Abril de 1987. En el listado aparecen ocho figuras. Una de ellas es de estilo románico: la imagen de Nuestra Señora de los Olmos.
Moscardón. Noviembre de 1991. 14 piezas pictóricas fueron sustraídas del retablo de la iglesia en este término.

Etiquetas
Comentarios