Despliega el menú
Aragón

economía

Amazon será el mayor consumidor eléctrico de Aragón y la DGA blindará su suministro

Los tres centros de datos requerirán una potencia de 80 MW, superior a la Opel y a la capital oscense.
Tendrán líneas independientes para evitar que una incidencia les impida a la vez prestar servicio. 

Dos técnicos trabajan en el área de servidores del centro de datos de Amazon de Delaware.
Dos técnicos trabajan en el área de servidores del centro de datos de Amazon de Delaware.
AWS

Amazon Web Services (AWS) se convertirá en el mayor consumidor de electricidad de Aragón cuando ponga en servicio sus centros de datos en la plataforma logística de Huesca (Plhus), en Villanueva de Gállego y en El Burgo de Ebro entre 2022 y 2023. La previsión es que estas gigantescas instalaciones requieran una potencia de 80 megavatios, por lo que cada uno de ellas superará las necesidades de la planta automovilística de Opel y de la futura plataforma agroalimentaria que está construyendo Bon Área en Épila. Es más, solo el complejo de Plhus sobrepasará el consumo de la segunda ciudad aragonesa, Huesca, según ha apuntado este lunes la consejera de Economía, Marta Gastón.

Una de las claves para que la división tecnológica del gigante estadounidense del comercio electrónico cerrara un acuerdo con la DGA para instalar en Aragón su séptimo centro europeo fue precisamente las garantías de suministro. Esto suponía un punto crítico, dado que la explotación de su negocio electrónico depende de asegurar a sus cientos de miles de clientes que sus servidores estén operativos en todo momento.

Para ello, un grupo multidisciplinar de altos funcionarios de la DGA han trabajado con los responsables de Amazon Web Services en las especificaciones y servicios que deberán reunir los tres emplazamientos elegidos: la plataforma logística de Huesca, el fallido parque aeronáutico de Villanueva de Gállego y el polígono El Espartal de El Burgo de Ebro.

Además, técnicos de Endesa y de otras empresas de servicios implicadas llevan meses trabajando sobre el terreno para preparar toda la infraestructura necesaria para las instalaciones. De hecho, Red Eléctrica de España tendrá que reforzar la red de transporte existente en Aragón, la de 220 y 400 kilovoltios, para garantizar la cobertura ante el volumen de la demanda de la multinacional estadounidense.

Suministro por duplicado

Fuentes implicadas en el proyecto manifiestan a este diario que cada uno de los tres centros tendrán suministros eléctricos independientes entre sí, que además se duplicarán para atender en todo momento la demanda de Amazon Web Services. De este modo, se pretende que las posibilidades de que se queden fuera de servicio por uno corte sean mínimas y que, en todo caso, alguno de los tres siempre esté conectado.

La propia compañía especifica en su web que los suministros a sus centros de datos –agua, electricidad y telecomunicaciones– se diseñan «con funciones de redundancia para mantener el funcionamiento continuo en caso de emergencia». En el caso de los sistemas eléctricos, están diseñados para que, en caso de un corte de suministro, los sistemas de alimentación ininterrumpida (SAI /UPS) puedan utilizarse para ciertas funciones, mientras que los generadores puedan proporcionar energía de respaldo para toda la instalación.

Una de las funciones de las plantillas de los tres centros de datos de Amazon, que oscilará en torno a los 70 trabajadores, será controlar con el respaldo de equipos específicos la temperatura y la humedad para evitar sobrecalentamientos de los servidores que alojarán en su interior, lo que reducirá aún más las posibilidades de que sufran incidencias.

Tanto la multinacional estadounidense como el Gobierno de Aragón mantienen su discreción a la hora de aportar información, aunque la consejera de Economía sí ha señalado en una entrevista en Radio Huesca que el consumo eléctrico del complejo de Plhus superará al de toda la capital oscense para evidenciar la importancia del proyecto.

Como adelantó este diario, la inversión rondará los 2.500 millones de euros y se podrían llegar a crear unos 1.500 empleos en un plazo de diez años. Para el Ejecutivo autonómico lo más importante ya no es que el proyecto ponga a Aragón en el mapa, sino en la generación de oportunidades en un sector clave para el futuro económico.

Etiquetas
Comentarios