Despliega el menú
Aragón

economía

Amazon invertirá 2.500 millones en Aragón en su séptimo centro europeo de datos en la nube

Construirá tres instalaciones de más de 100.000 metros en Plhus, Villanueva de Gállego y El Burgo de Ebro. La división tecnológica de la multinacional prevé generar hasta 1.500 puestos de trabajo en diez años.

Ubicación prevista de los centros de datos de Amazon.
Ubicación prevista de los centros de datos de Amazon.
HA

La multinacional norteamericana de comercio electrónico Amazon invertirá 2.500 millones de euros en Aragón en la puesta en marcha de su séptimo centro europeo de servicios tecnológicos en la nube (‘cloud computing’). Los planes pasan por la construcción de tres instalaciones redundantes (‘availability zones’) de más de 100.000 metros cuadrados en la Plataforma Logística de Huesca (Plhus), en Villanueva de Gállego y en El Burgo de Ebro. La compañía Amazon Web Services (AWS) prevé que este proyecto llegue a generar hasta 1.500 empleos en un plazo de diez años en la Comunidad, al que se sumará todo el inducido en el sector de las tecnologías de la información.

Las negociaciones entre la división tecnológica de la multinacional y el Gobierno de Aragón comenzaron hace más de un año. Para aclarar todas las dudas y cuestiones sobre aspectos legales, técnicos y administrativos y estar al margen un hipotético cambio de gobierno, la DGA constituyó un grupo de trabajo de altos funcionarios, bajo la dirección del secretario general técnico de la Presidencia, Julio Tejedor, que ha mantenido innumerables reuniones e intercambio de documentación con los ejecutivos de AWS. Ninguna de las partes quiso afirmar ni desmentir nada al respecto.

La tramitación está avanzada, por lo que su puesta en servicio podría ser una realidad en un horizonte de dos años si se tienen en cuenta los plazos del último proyecto, el de Milán, que se anunció en 2018 y estará operativo a lo largo de 2020. En este sentido, terceras empresas que deben asegurar servicios esenciales para un complejo electrónico, como son la electricidad y la fibra óptica, llevan meses trabajando en dimensionar la infraestructura necesaria. Como todas las partes implicadas, están sujetas a contratos de confidencialidad.

Amazon pretende comercializar para terceros todo tipo de servicios tecnológicos e informáticos, de modo que las empresas podrán subir aplicaciones, alojar sus webs o encargar complejos cálculos. Como la propia compañía explica en su web, se constituyó para ofrecer "el entorno informático en la nube más flexible, fiable, escalable y seguro con el rendimiento de red global de mayor calidad disponible en la actualidad". Entre sus clientes hay compañías de todos los sectores como Siemens, Enel, General Electric, Bankinter, Philips, Atresmedia, Netflix, Airbnb, Expedia o la Filarmónica de Berlín.

En cada uno de los tres complejos de Aragón llegarán a trabajar hasta un máximo de cien personas, la mayoría de alta cualificación. De ahí el interés que tuvo desde un principio la multinacional en conocer al detalle la potencialidad de la Universidad de Zaragoza en estudios técnicos, uno de los puntos críticos para tomar una decisión definitiva sobre el emplazamiento en la Comunidad.

A prueba de catástrofes

La fiabilidad es uno de los aspectos más importantes para la multinacional, de ahí que se vayan a construir tres centros de datos y servidores iguales en Aragón que garanticen el servicio ante cualquier incidencia. "Si se corta el suministro en Villanueva, las empresas tendrán garantizada la cobertura desde Plhus o El Burgo de Ebro", señala un ingeniero de telecomunicaciones conocedor de la operación.

La compañía levantará unas instalaciones más asimilables a un búnker que a una nave industrial, repletas de servidores para ofrecer más de 165 servicios integrales, como publicita. "Son la esencia de la arquitectura de nuestra infraestructura y conforman la base de las operaciones y la confianza tanto de AWS como de los clientes. Las zonas de disponibilidad se diseñaron para ofrecer redundancia física y proveer resiliencia, lo que permite lograr un rendimiento continuo, inclusive si ocurren interrupciones en el suministro de energía, cortes en el servicio de internet, inundaciones y otras catástrofes naturales", explica la compañía estadounidense.

Estos tres centros de datos garantizarán un salto cualitativo de cobertura a la península Ibérica y multiplicarán la competitividad de Aragón, dado que solo otras cinco ciudades europeas (Cork, Fráncfort, Londres, París y Estocolmo) disponen de este tipo de instalaciones, a las que se sumará Milán el próximo año. «Las empresas alojan sus aplicaciones en los puntos más cercanos, en Londres y París, por lo que les interesará hacerlo en Zaragoza y Huesca porque cuanto más cercano está el centro, más ágil serán sus webs o aplicaciones», explica el especialista consultado.

Suelo disponible

El Ejecutivo autonómico ha puesto todas las facilidades a Amazon, que cuenta con tres parcelas perfectamente comunicadas por carretera, con conexiones a la red de servicios y que están separadas por apenas 80 kilómetros de distancia, otra de las cuestiones clave para su implantación en Aragón. Todas ellas las conoce la empresa al detalle tras innumerables viajes de trabajo a la capital aragonesa, que han culminado con el visto bueno de la central de la multinacional en Seattle.

Dos de los suelos están listos para empezar a construir al tratarse de emplazamientos ya urbanizados en la plataforma logística de Huesca y en el polígono El Espartal de El Burgo de Ebro. El primero, de unos 150.000 metros cuadrados, está en manos de Aragón Plataforma Logística y el segundo, en torno a 140.000 m2, de Suelo y Vivienda de Aragón (SVA). Esta misma sociedad pública posee los terrenos sin urbanizar aledaños al aeródromo de Villanueva de Gállego donde se levantará la tercera de las instalaciones previstas.

Este último emplazamiento cuenta con un plan parcial desde hace más de una década para desarrollar una superficie bruta de 765.000 m2, de los cuales 324.454 corresponden a suelo industrial. Su urbanización correrá a cuenta del Gobierno de Aragón, que estimó en su día el coste de las obras en casi 24 millones.

Etiquetas
Comentarios