Despliega el menú
Aragón

Dime dónde vives y te diré qué comes: Aragón destaca por el consumo de hortalizas y carne

Un estudio sobre cómo es alimentación por comunidades revela que el poder de compra de los aragoneses está un 2,4% por encima de la media nacional.  

La borraja es uno de los alimentos más paradigmáticos de la gastronomía aragonesa
La borraja es uno de los alimentos más paradigmáticos de la gastronomía aragonesa
Heraldo

Los aragoneses consumen un 30,3% más de hortalizas que la media nacional. Así, la apuesta por una dieta saludable hace de Aragón una de las comunidades autónomas más saludables en lo que respecta a la alimentación de su población. 

Este dato se desprende del informe Alimentación Saludable 2018, de EAE Business School, en el que se analiza las tendencias del mercado de la alimentación saludable, el consumo por comunidad y los tipos de consumidores saludables. Dirigido por la profesora Irene Vilà, el estudio indica que la tendencia actual del consumidor de disminuir la ingesta de azúcar ha provocado una serie de cambios en las empresas del sector y ha hecho aumentar la cuota de mercado de nuevas versiones más saludables.  Así, el consumo de alimentación ecológica se ha incrementado un 40% sobre las categorías tradicionales vegetarianas.

La comunidades en las que se sigue una dieta más saludables son Navarra, Castilla y León, Galicia y Aragón, mientras que Extremadura, Andalucía y Castilla la Mancha se encuentran entre las que menos. 

Según el estudio, el subsector de alimentación más importante en tamaño en Aragón es la industria cárnica, que representa casi un 35% del total de la industria. Esta capacidad de producción se traslada al consumo, donde la carne se encuentra un 12,6% por encima de la media nacional.

El poder de compra de los aragoneses está ligeramente por encima de la media nacional, en un 2,4%, y un gasto per cápita en alimentación superior a la media nacional en 4,7%, siendo de 1.549,7 euros anuales. Dentro de este gasto, llama positivamente la atención el elevado consumo de hortalizas frescas, un 30,3% por encima de la media nacional.

En el resto de España, por comunidades,, los andaluces presentan una capacidad de compra inferior al 12% de la media española, pero su consumo de bebidas refrescantes y gaseosas está por encima del 24,3% de la media. 

Asturias tiene una lista de la compra con alimentos saludables todos ellos por encima de la media nacional, especialmente la leche cuyo consumo es casi un 30% mayor que en el resto del país. La industria de la leche y sus derivados representa casi el 60% del total de la industria asturiana. Asimismo, los asturianos presentan consumos de alimentos no saludables muy por debajo de la media española: -9% en el caso de las bebidas refrescantes y gaseosas, y -19% para los platos preparados.

En Cantabria está muy desarrollado el sector de la pesca, con prácticamente 60 empresas conserveras de anchoas y 6 empresas de acuicultura marina con importantes producciones de dorada, rodaballo, lubina y ostión. En este sentido, el gasto del consumo en pesca es del 30%, muy superior a la media nacional. Asimismo, la dieta saludable de los cántabros también pasa por un bajo consumo de refrescos, que está en un 28% por debajo de la media nacional.

En Castilla la Mancha, el gasto per cápita en alimentación es un 12% más bajo que la media nacional. El consumo de refrescos es muy elevado, está por encima del 32% de la media, y por tanto muestra una dieta menos saludable. En cambio, Castilla y León apuesta por una dieta saludable y tradicional. El consumo de refresco está por debajo del 21% de la media y los platos preparados en menos 20%.

En Cataluña se consumen hortalizas y frutas frescas, un 18% y 7% respectivamente por encima del consumo nacional. Sin embargo, es destacable el elevado consumo de comida preparada, un 34% por encima de la media nacional, característico de las zonas urbanas. Extremadura es la comunidad que menos gasta en alimentación, un 20% menos que la media. Para seguir una dieta saludable, los extremeños deberían aumentar el consumo de aceite (está un 21% por debajo de la media nacional), de pescado y de carne (en ambos casos están un 20% por debajo del consumo en España).

En Galicia, el gasto en alimentos está un 8% por encima de la media y se consumen sus recursos naturales con especial énfasis en la pesca, que aporta el 2,1% de PIB gallego. En las Islas Baleares, las aguas y bebidas embotelladas – debido a la sequía- y la panadería y pastelería suponen el 42% de las ventas del sector. El consumo de bollería es el 20% superior a la media de España y los refrescos del 16%. Esta tendencia es parecida a la de las Islas Canarias, también con un elevado consumo de refrescos (16% por encima de la media nacional), y un bajo consumo de pescado (27% por debajo de la media nacional) derivado probablemente del poco desarrollo que el subsector presenta en esta región.

En Madrid la dieta es equilibrada pero también se abusa de los platos preparados, como en Cataluña. En Murcia, el consumo de refrescos fue superior a la media nacional en un 9%, y además el consumo de productos sanos fue bajo. De hecho el consumo de pescado fue un 12% inferior a la media nacional.

En Navarra se consumen alimentos muy saludables siguiendo las bases de la dieta mediterránea. Tiene un elevado consumo en frutas y hortalizas frescas (un 21% y 22% superior a la media nacional respectivamente), así como un bajo consumo en refrescos (un 30% menor al total del país). En el País Vasco la dieta también es muy saludable, aunque quizás las cantidades son excesivas. Su gasto en refrescos es un 30% inferior a la media nacional y el gasto en pesca y frutas frescas es respectivamente un 27% y un 18% superior a dicha media.

En la Comunidad Valenciana el gasto alimentario per cápita está ligeramente por debajo de la media nacional, un 2% inferior. Este gasto se traduce en una dieta saludable pero el informe afirma que se podría hacer un mejor aprovechamiento de los recursos naturales si se aumentara el consumo de fruta fresca y pescado.

Etiquetas
Comentarios