Aragón

aragón

Las Cortes estrenan legislatura con un primer pleno "descafeinado"

El cuatripartito limita a la designación de senadores y a una comparecencia la primera sesión, con críticas de PP y Cs.

Primer pleno ordinario de la X Legislatura.
Primer pleno ordinario de la X Legislatura.
Cortes de Aragón

El primer desencuentro entre la oposición y los partidos de Gobierno se escenificó ayer en la Junta de Portavoces, a raíz del contenido del primer pleno ordinario de la X Legislatura. El cuatripartito (PSOE, CHA, PAR y Podemos-Equo), apoyado por IU, limitó el contenido de la sesión del 5 de septiembre a la designación de Luisa Fernanda Rudi (PP) y Clemente Sánchez-Garnica (PAR) como senadores autonómicos, a la toma de posesión de Raúl Gay (Podemos Equo) y Carmen Martínez Romances (CHA) como diputados, en sustitución de los consejeros Maru Díaz y José Luis Soro, y a una comparecencia del presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón, Alfonso Peña. 

No tendrá que dejar constancia el PAR de su postura respecto al Impuesto de Sucesiones, la custodia compartida preferente y la enseñanza concertada. Ninguna de las proposiciones no de ley planteadas por el PP y por Ciudadanos llegará al pleno. 

El presidente de las Cortes, Javier Sada, explicó que la reunión fue "ágil" y con "buen clima", "al margen de las discrepancias, que sería malo que no hubiera". Y de hecho, las hubo, pero de la defensa de la postura de los partidos del Gobierno se encargaron el portavoz del PSOE, Vicente Guillén, y el secretario general de Podemos, Nacho Escartín, que esgrimieron un argumento común: los "antecedentes parlamentarios" que invitaban a celebrar un pleno de trámite, como se hizo en 2011 y 2015, aunque sin 73 días de un Gobierno en funciones. PP y Cs sostuvieron que vaciar de contenido la sesión permite al cuatripartito cerrar filas y fijar posturas en temas que pueden resultar discordantes. 

La portavoz adjunta del PP, Mar Vaquero, recordó que el Parlamento, que es la cámara de control, lleva sin plenos desde abril. "No podemos hacer que la parálisis se traslade al trabajo de los parlamentarios", afeó, al tiempo que reconoció que "lo único" que sabe el PP es que "Hacienda trabaja en aumentos de créditos para pagar el nombramiento de los nuevos cargos con los que tiene que satisfacer las pretensiones de los partidos del Gobierno". 

También el portavoz de Cs en las Cortes, Daniel Pérez Calvo, mostró su disconformidad por un pleno "descafeinado", de trámite", en el que apenas va a haber actividad parlamentaria. "Hemos perdido la posibilidad de decir a los aragoneses que los diputados trabajan. El Gobierno no estaba preparado y ahora que llega la hora de la verdad, y debe mojarse, surge el miedo escénico", reprochó. Y todo, tras decidir en apenas 24 horas, que el primer pleno fuera de trámite, cuando PP y Cs empezaban a dar a conocer cuáles iban a ser sus iniciativas. 

El socialista Vicente Guillén recordó que el Gobierno lleva 21 días en su cometido y está confeccionando sus propios equipos, en una etapa con nuevas mayorías. "La oposición aún no se ha centrado y no ha entendido la nueva dinámica. Algunos portavoces de la oposición han tenido 25 días de vacaciones y llegan pisando fuerte, aunque sus ritmos no tienen por qué coincidir con los de los partidos que apoyan al Gobierno". 

Escartín confesó que su formación vive un "momento ilusionante" por las nuevas responsabilidades de su partido en el Gobierno. "Arranca la legislatura con muchas ganas de empezar a trabajar", resaltó. Y así será después de que se constituyan las comisiones la próxima semana y se celebren las comparecencias de todos los consejeros.

Etiquetas
Comentarios