Aragón

vacaciones en paz

Llegan 150 niños saharauis a Aragón y con ellos, las sonrisas

Un avión procedente de Argelia ha aterrizado este lunes por la mañana en el aeropuerto de Zaragoza, donde los pequeños se han encontrado con las que serán sus familias de acogida durante casi dos meses.

Besos, abrazos y achuchones para recibir a los 150 niños saharauis que han llegado este lunes al aeropuerto de Zaragoza para pasar mes y medio con familias de acogida de todo Aragón.

Era un vuelo largo, de unas cuantas horas, pero aún así ellos no estaban ni cansados ni adormilados al bajar del avión que les ha traído a la capital aragonesa directamente desde su hogar, en el campo de refugiados de Tindouf (Argelia). Unos 150 pequeños saharauis han aterrizado en el aeropuerto de Zaragoza sobre las 8.30 de este lunes tan emocionados como sonrientes, aunque al llegar hayan tenido que esperar un rato por ser tan puntuales.

Sentados en los bancos de la terminal de Zaragoza, Guaya, Lamina, Mohamed, Hana y los demás han esperado pacientemente a que llegarán sus familias de acogida. Algunos los conocían por primera vez, mientras que otros ya habían pasado algún verano con ellos. Y es que, a través del proyecto 'Vacaciones en Paz' (gestionado por entidades como Um Draiga, Arapaz- MPDL, Alouda, Lestitfa y ASAPS) los chavales, de entre 7 y 12 años, se quedarán en diferentes puntos de la Comunidad durante unos dos meses, aunque a algunos solo les haga falta una piscina para divertirse.

El pequeño Mohamed ya lleva tres años pasando el verano con su familia de acogida y antes lo hizo su hermano. Este lunes ha reconocido que lo que más le gusta es darse un buen chapuzón en la piscina, salir en bicicleta por el pueblo y también las fiestas con los cachivaches y atracciones. De la misma opinión ha sido Lamina, que con cara de pilla y la ayuda de su madre de acogida, ha asegurado que sus cosas favoritas son "el chocolate, los helados y los juegos en el agua". El momento del reencuentro ha estado marcado por los abrazos, las sonrisas, alguna lagrimilla traicionera y los "¡Qué mayor está!" de los orgullosos padre de acogida.

Este año, los pequeños han llegado a la Comunidad algo más tarde "por problemas burocráticos" ya que tradicionalmente lo hacían la última semana de junio. No obstante, todavía les queda mucho tiempo para hacer un sinfín de actividades entre las que no faltará la visita institucional al Ayuntamiento de Zaragoza o a la Diputación Provincial (DPZ). Además, también son ya típicas las tardes en la piscina del Alto Carabinas en el barrio de Valdefierro, las fiestas en el Parque de Atracciones o las escapadas de convivencia que este año se hará en Calatayud.

Además, aunque a algunos no les haga mucha gracia, durante estas 'Vacaciones en Paz' las familias de acogida llevarán a los niños a hacerse todo tipo de revisiones médicas (tanto de la vista como del oído) y también al pediatra. En definitiva, unos meses solidarios en los que pequeños y mayores aprenderán de unas culturas radicalmente diferentes. 

Etiquetas
Comentarios