Despliega el menú
Aragón

aragón, pueblo a pueblo

Olvena pasa el Rubicón; se queda con su congosto y la belleza del Ésera

Tras una legislatura en la que el principal reto fue solventar tensiones internas, el municipio más pequeño del Somontano se enfoca en sacar más partido de su extraordinario patrimonio natural.

Sabina Gúdel comienza ahora su segunda legislatura en la alcaldía de Olvena, el pueblo más pequeño de la comarca, que es gigante en patrimonio natural gracias a su popular congosto y los magníficos paisajes que circundan al pueblo, idóneos para los amantes de la montaña y la escalada. Con medio centenar de habitantes en el censo, llama la atención un dato; hay 10 niños viviendo en Olvena todo el año, que se escolarizan en Estadilla y pasan al instituto en Barbastro. A Sabina, la responsabilidad recién renovada le viene de sangre; su padre José fue el primer edil local durante muchos años, más de 30. "En 2015 me liaron los vecinos para que me presentase –bromea– y lo hice. Nací en Olvena, tengo 42 años y aquí he vivido siempre; tenía muy claro que me quería dedicar a las granjas de cerdos y a la tierra. El día que mi padre dejó la alcaldía, hace 14 años dije que no volvería a haber alcaldes en nuestro casa… pero parece que hablé demasiado rápido. Eso sí, luego no fue fácil; acabé siendo la primera alcaldesa de la comarca en sufrir una moción de censura desde alguien de su propio partido, hace dos veranos: salió en todas partes. No prosperó, porque venía de temas personales que se mezclaron con los municipales; también me hicieron denuncias tremendas y acabé siendo investigada por activa y por pasiva. Afortunadamente, ya se demostró que no había hecho nada malo; fue como en las películas, en el último momento conseguí las pruebas de mi inocencia, que presenté a la subdelegación de Gobierno, y el que me acusaba se echó para atrás".

Sin perder la perspectiva de lo ocurrido, Sabina trata de mirar hacia adelante. "Las cosas están mejor ahora; yo dije desde el principio que mi meta era que nos lleváramos todos bien en la medida de lo posible, y que se mantuviera la cordialidad entre quienes evidentemente no iban a ser ya amigos. A fecha de hoy se ha conseguido una buena relación y un afán colaborativo en un alto tanto por ciento de los que estamos, y los que no están por la labor, al menos no rompen la paz".

Pequeños pasos productivos

El pueblo busca consolidar la mejora de servicios básicos. "Cuando entré –recuerda Sabina– las tuberías de agua eran un problema continuo de reventones, que hemos arreglado. Pido todas las subvenciones a las que podemos optar, y vamos haciendo todo lo posible para que el pueblo esté cada vez más bonito. No hay bar ahora; vienen muchos turistas por la vía de la escalada, el senderismo, la bici y la vía ferrata; tenemos varias fuentes para atender su sed; en el antiguo local del bar municipal se dejaron las mesas y sillas y pusimos máquinas; primero de café y refrescos, y desde abril hay otra de aperitivos. Encontramos una empresa, Expósito Mingote, que se encarga de todo y da un gran servicio; además, los jóvenes tienen un sitio para juntarse y tomar algo".

Ese turismo de montaña tuvo en su día un referente comercial concreto. "Contábamos –explica Sabina– con una empresa belga que llevaba camping en Graus; nos visitaron y se quedaron encantados con todo esto, así que equiparon el pueblo con elementos de aventura. Armaron la vía ferrata, pusieron tirolinas, puente de monos… venían grupos organizados desde Bélgica, y estaba abierto a grupos de aficionados; sin embargo, dejaron de venir y pensamos que dejar allá sin vigilancia las tirolinas, los ‘rápeles’ y todo ese equipamiento era peligroso, podía venir cualquier ‘cabra’ y que hubiera una desgracia. Solamente queda un puente de monos poco accesible, al que solamente van expertos. Ahora hay más escalada, y la vía ferrata sigue abierta; comienza en el Puente de la Sierra y termina en el cementerio. Vienen muchos a hacerla".

La alcaldesa sueña con nuevos servicios. "Me encantaría que hubiera aquí una vivienda de turismo rural, lo haría yo misma, pero no me da la vida entre el trabajo diario, el del ayuntamiento y mis hijos. Si algún vecino se anima, el ayuntamiento lo apoyará, igual que cualquiera que tenga ganas de echar raíces aquí; tenemos una chica que vivió un tiempo aquí, se marchó y ahora ha vuelto con su familia, por ejemplo. Hay dos familias belgas, una danesa y llegan ahora unos holandeses que han comprado una casa. Una de las familias belgas compró la antigua fábrica de aceite y ella quería combinar un espacio expositivo con una pequeña cafetería; cuando viene en vacaciones tiene esa muestra abierta y se la enseña a quien se lo pide; se llama Marlene". La propiedad de las viñas locales está repartida entre gente del pueblo y plantaciones de empresas de otros núcleos.

Olvena tiene el parquecito de la Abadía junto a la pista polideportiva. El alcalde que sucedió a José Gúdel, Enrique Crespo, disfruta leyendo allí. Remontando un poco la calle del parque se llega a lo que en un futuro será mirador privilegiado del congosto de Olvena y el Puente de la Sierra, en dirección a Graus y cerca de la zona de escalada; el Puente del Diablo, que tiene su correspondiente historia de venta de alma, va en dirección a Barbastro.

En datos

Comarca: Somontano de Barbastro.

Población: 50.

Distancia a Huesca: 70 km.

Los imprescindibles

El congosto: Además de ser muy valorado por los escaladores debido a la elevada cantidad de roca virgen que queda en la zona, las paredes y diferentes vías abiertas sirven de excelente zona de prácticas para los especialistas pirenaicos.

Visita de un ‘triunfito’: En 2017, la firma Avalancha (turismo activo, de Alquézar) trajo a Álex Casademunt, del primer Operación Triunfo, en un reto para el programa de Javier Cárdenas; se construyó un puente de monos o puente tibetano para que lo cruzara.

Huella romana: Por su situación estratégica, Olvena fue muy apreciada como plaza fuerte en la época de la dominación romana; entonces recibía el nombre de Holón, y fue conquistada por las fuerzas dirigidas por el cónsul Fulvio.

Etiquetas
Comentarios