Despliega el menú
Aragón

igualdad

Reclaman más recursos para intérpretes de la lengua de signos

El colectivo de personas sordas de Aragón reivindicó ayer su promoción en todos los ámbitos públicos.

Silvia Mateos, segunda por la derecha, junto a otros miembros de ASZA en la mesa informativa.
Silvia Mateos, segunda por la derecha, junto a otros miembros de ASZA en la mesa informativa.
Toni Galán

"Hace falta incluir el uso de la lengua de signos, como cualquier otra, en la educación, en las administraciones y en los distintos ámbitos de la vida pública para garantizar que las personas sordas puedan acceder a todo en las mismas condiciones de igualdad y equidad".

Así reivindicó este viernes la presidenta de la Agrupación de Personas Sordas de Zaragoza y Aragón (ASZA), Silvia Mateos, el valor de este idioma con motivo del Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, que se celebra por quinto año consecutivo. El colectivo instaló mesas en la plaza Ariño de Zaragoza y en los porches de Galicia de Huesca para darse a conocer y explicar sus demandas. La necesidad de contar con más recursos para ampliar la presencia de intérpretes en los centros de enseñanza y en los servicios que se prestan desde la entidad es una de sus reivindicaciones.

En la Comunidad se estima que hay alrededor de 11.000 personas sordas y más de 1.500 usuarios de esta lengua.

Para Mateos, la presencia de intérpretes en colegios e institutos donde hay estudiantes sordos es fundamental para garantizar su acceso a la educación en condiciones de igualdad. Actualmente, hay seis intérpretes en el ámbito de la enseñanza para alumnos de Secundaria y Universidad, conveniados con Educación del Gobierno aragonés. Otro número similar asumen las atenciones que la agrupación presta a sus socios cuando los necesitan para llevar a cabo gestiones de su vida diaria.

"Cuando un intérprete se incorpora a un aula llevamos a cabo una actividad de sensibilización con los profesores y un taller con los alumnos, para que unos y otros sepan lo que es contar con este profesional en la clase", explicó la presidenta de ASZA.

Precisamente este curso se ha llevado a cabo un proyecto piloto en el colegio Guillermo Fatás de Zaragoza, con la incorporación a 6º de primaria de un intérprete. La idea es que si la experiencia se valora positivamente se pueda ampliar la plantilla de estos profesionales para llegar también a las aulas de primaria.

Mateos puso como ejemplo de «buena práctica» los cursos básicos de 10 o 12 horas que se imparten en entidades externas o administraciones para que los participantes tengan unas nociones mínimas sobre este idioma. El Servicio Aragonés de Salud promovió uno para los empleados públicos.

Los que quieran aprender la lengua de signos tienen los cursos reconocidos por la red estatal de enseñanza de nivel A1, A2, B1 y B2. El año pasado estas enseñanzas contaron con 450 matriculados.

Etiquetas
Comentarios