Despliega el menú
Aragón

sucesos 

Un holandés, enviado a prisión por contratar a un sicario para matar a su expareja en Alcañiz

La juez decidió ayer su ingreso en la cárcel de Teruel después de su detención por la Guardia Civil el pasado sábado.   

Imagen de la cárcel de Teruel
Imagen de la cárcel de Teruel
Jorge Escudero

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Alcañiz envió a prisión ayer a las 15.00 un ciudadano holandés como presunto autor de la contratación de un sicario en México para asesinar a su expareja, una argelina que reside en Alcañiz, donde regenta una tienda de ultramarinos. Ingresó en la prisión de Teruel en la noche de ayer.  

La denuncia  llegó a la Guardia Civil hace unas semanas y la Policía Judicial fue contrastando que el ciudadano holandés, que responde a las iniciales H. H. M. y era un vecino "intermitente" de Alcañiz, estaba contratando a través de una tercera persona a un sicario en México con el fin de matar a su antigua pareja, con la que tuvo una hija. 

Al parecer, según fuentes oficiales, quedó contrastada la "voluntad decidida" del holandés de que se cometiera el crimen y el descubrimiento fue "una casualidad" porque una de sus dos hijos lo pudo ver en el móvil del padre. Se lo contó a su madre y ella lo denunció en el cuartel de la Guardia Civil en Alcañiz. Su detención se produjo el pasado sábado a las 20.00.  

Fuentes jurídicas señalaron que sobre el hombre pesan ahora también una prohibición de comunicación con la víctima por cualquier medio y una orden de alejamiento. La juez instructora le tomó declaración como juez de violencia sobre la mujer y dictó la orden de prisión. Asimismo, la magistrada le impuso como medidas cautelares la prohibición de comunicación con la víctima por cualquier medio y una orden de alejamiento a 300 metros en cualquier lugar donde ella puede encontrarse. Las dos medidas tendrán vigencia mientras dure la instrucción de la causa.     

El asesinato no tendría en principio motivación económica aparente ya que era la mujer la que le pasaba una cuantía económica todos los meses desde su divorcio, que se produjo hace un años. Además, tenían custodia compartida por lo que veía a sus dos hijos menores de edad con asiduidad.

El exmarido holandés ya habría adelantado 2.000 euros por el crimen y le había comentado al sicario que le podía dar más dinero a través de una cuenta que tiene en Estados Unidos. La investigación sigue abierta. 

El comercio que regenta la expareja en la capital del Bajo Aragón está este miércoles cerrado. El detenido, que tenía antecedentes de violencia machista, entró el martes en la prisión de Teruel después de prestar declaración en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Alcañiz y, según informa 'El Periódico', está imputado por un delito de asesinato en grado de proposición.    

Etiquetas
Comentarios