Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Turismo astronómico

El Bajo Aragón mira a las estrellas

La Comarca del Bajo Aragón quiere aprovechar la nula contaminación lumínica y la claridad atmosférica de sus pueblos para potenciar las actividades de observación del firmamento nocturno como complemento al resto de su oferta turística

Mirador astronómico en La Mata de los Olmos, en la Comarca del Bajo Aragón.
Mirador astronómico en La Mata de los Olmos, en la Comarca del Bajo Aragón.
Luis Pitarque (fotosluispitarque.blogspot.com)

Las condiciones demográficas y geográficas de la Comarca del Bajo Aragón la convierten en un territorio con un cielo de gran calidad para la observación astronómica. La baja población, especialmente en algunos de sus municipios más aislados, «es una desventaja en muchos aspectos pero hace que no exista contaminación lumínica y, gracias a eso y a la estabilidad atmosférica de nuestro territorio, las estrellas y constelaciones puedan verse con gran claridad», afirma Nieves Ballestero, gerente de la Asociación de empresarios de Turismo Bajo Aragón, que ha impulsado esta iniciativa, junto con la comarca. «En muchos de nuestros pueblos es posible ver las estrellas casi simplemente saliendo al balcón, porque hay muy pocas luces encendidas», afirma Ballestero.

Para facilitar esta observación del cielo nocturno se ha creado una red de miradores astronómicos, que sitúan a los visitantes en los mejores puntospara disfrutar de la bóveda celeste y ofrecen información para aprender a mirar el firmamento nocturno y poder descubrir la Osa Mayor, la Estrella Polar... y el resto de constelaciones que componen la Vía Láctea.

Por el momento se han establecido seis miradores en Valdealgorfa, Alcorisa, Los Olmos, La Mata de los Olmos, Mas de las Matas y Aguaviva. «Todos ellos pertenecen al Parque Cultural del Maestrazgo, ya que esta iniciativa forma parte del proyecto Geoland Experience de turismo geológico que llevamos a cabo con el parque», dice Ballestero quien aclara que «Alcorisa es la excepción, pero nos pareció imprescindible que estuviera como ejemplo de relación con la Luna, ya que está conectada a uno de los elementos culturales más importantes de nuestra comarca como es la Semana Santa, cuyas fechas están marcadas por el ciclo lunar».

Túnel del Equinoccio

Y es que todos los miradores están relacionados con algún cuerpo celeste. En Valdealgorfa, el Sol protagoniza el panel astronómico como no podía ser menos dada la presencia del túnel de Equinoccio en este municipio, una construcción por la que en el amanecer del equinoccio de primavera y de otoño, los rayos solares se cuelan alineándose de manera perfecta con el túnel, iluminándolo por completo. Un fenómeno emocionante que la localidad celebra cada primavera, y que el Ayuntamiento acompaña con un desayuno popular. Se da también la circunstancia de que «su término municipal está atravesado por el meridiano de Greenwich, trazado tomando como punto de referencia un antiguo observatorio astronómico», añade Maribel Aguilar, guía Starlight de la empresa de turismo astronómico ‘Tierras y cielos privilegiados’, que ha asesorado este proyecto.

La pureza del cielo de esta comarca turolense permite ver con claridad los cuerpos celestes que forman parte de nuestra galaxia, la Vía Láctea, a la que se dedica el mirador de Mas de las Matas. Muy cerca se encuentra la galaxia espiral de Andrómeda, que se encuentra a dos millones y medio de años luz de nosotros. Aunque parezca increíble «desde puntos del Bajo Aragón como este mirador se puede ver a simple vista ya que la observación astronómica es mucho más fácil desde núcleos pequeños», afirma Aguilar.

La constelación del Cisne, que solo puede verse en el hemisferio norte, es la que ocupa el espacio principal del panel astronómico en Aguaviva.El verano es la mejor estación para disfrutar de esta hermosa figura luminosa ya que se coloca en el punto más elevado de la bóveda celeste. La elección se fundamenta en «los observatorios de aves que existen en su entorno», señala Aguilar sobre este enclave, dentro de una comarca que cuenta con numerosas zonas LIC y ZEPAS para la protección ornitológica.

La Osa Mayor

La Mata de los Olmos dedica su mirador a la Osa Mayor, una constelación que, al estar muy próxima a la Estrella Polar, es visible todo el año desde el Bajo Aragón. Se trata de uno de los fenómenos celestes más presentes en la cultura popular al que incluso se ha dedicado alguna jota, que podremos conocer si visitamos este mirador. En el panel explicativo de Los Olmos aparece su hermana pequeña, la Osa Menor, en cuyo extremo se sitúa la Estrella Polar «un elemento que, como todos los del cielo, regía la vida de nuestros antepasados, que no necesitaban relojes o brújulas», afirma Ballestero, para destacar el componente cultural y experiencial de estos miradores, que suponen «un complemento al resto de la oferta turística de la comarca».

Ahora la intención de la Asociación de Turismo «es ir ampliando la red con más localidades, dotar a los miradores con más elementos como un Polo Polar (que señala a la Estrella Polaris) y generar desde las empresas y alojamientos actividades relacionadas con el astroturismo». Propuestas que pueden ir tanto desde la observación de estrellas a los talleres de fotografía nocturna, para lograr instantáneas como las que consigue el fotógrafo local Luis Pitarque, y que apoyan la promoción de la red de miradores.

Se trata de un turismo abierto a todos los públicos ya que «los emplazamientos se han elegido para que no se encuentren muy aislados, resulten fácilmente accesibles, sean explanadas o zonas llanas por las que caminar seguro... se ha podido hacer así porque la comarca cuenta con muchísimos lugares idóneos», afirma Aguilar.

Etiquetas
Comentarios