Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Senderismo

Ruta por los Estrechos de río Martín siguiendo el GR 262

El Sendero Turístico de Aragón GR 262 recorre los Estrechos del río Martín entre espectaculares miradores y abrigos de pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Desfiladero de los Estrechos del río Martín.
Desfiladero de los Estrechos del río Martín.
J. ROYO-ARCHIVO PCRM

La ruta de los Estrechos, en el trazado del Sendero Turístico de Aragón GR 262, comienza en el puente del Batán del río Martín, en la carretera A-1401, a unos 11 km de Albalate del Arzobispo en dirección a Ariño y muy cerca del santuario de la Virgen de Arcos (siglo XVII). Varias explanadas en los márgenes de la carretera pueden servir como aparcamiento.

Podemos realizar la ruta de los Estrechos como un doble bucle senderista (una especie de “8”). Recomendamos hacerla recorriendo primero la margen izquierda (solana), visitando los numerosos abrigos con pinturas rupestres, llegar casi hasta la central de Rivera para retornar por la margen derecha (umbría), siguiendo el sendero de la Canal hasta regresar de nuevo al puente del Batán. Este itinerario podría realizarse en unas 3 horas 30 minutos si no nos detuviéramos, pero hacerlo resulta obligado en un itinerario con vistas espectaculares, atractiva fauna, grabados en la roca y paredes con pinturas rupestres. También se puede acometer desde el puente del Batán (punto 1 del mapa) solamente el primer bucle senderista y, a la altura de los Chaparros, retornar de nuevo al puente del Batán (2 horas).

El sendero de los Estrechos discurre por los cortados rocosos que canalizan el río y nos ofrece una gran variedad de encuadres paisajísticos. A lo largo de la ruta varios miradores, mesas de interpretación y paneles informativos, nos ayudaran a entender y analizar este sugestivo y escabroso paisaje.

Territorio sacralizado

Iniciamos la ruta por la margen izquierda del río Martín hasta llegar a la cueva de los Grabados (punto 2), con cruces de cristianización y otros grabados rituales que, junto al cercano Santuario de la Virgen de Arcos, ponen de manifiesto la sacralización de este territorio desde la prehistoria hasta nuestros días. Continuamos por el sendero señalizado, que va ganando altura y nos lleva hasta el mirador del Río y luego a los primeros conjuntos con pinturas rupestres prehistóricas postpaleolíticas declaradas Patrimonio de la Humanidad se localizan en este encañonamiento del río. Así, encontraremos dos abrigos en el “Recodo de los Chaparros” (3) y un abrigo en los “Chaparros” (4), antes de llegar a un merendero que puede ser un buen lugar de descanso (punto 5).

El sendero GR 262 Parque Cultural del Río Martín desciende hasta el río pasando por una zona caracterizada y modelada por los fenómenos kársticos. En rocas travertínicas se abrieron abrigos excavados con cerramientos realizados con el mismo material, que sirvieron para encerrar el ganado y como refugio. Allí se cruza por una pasarela (6) a la otra margen del río para, en pocos metros, volver por otra pasarela (7) a la margen izquierda para encontrarnos con otros dos abrigos pintados, los de los “Estrechos II” (8-9), el mirador de los Estrechos y el abrigo de los “Estrechos I” (10). Este último requiere prismáticos para poder observar las pinturas, localizadas a más de 10 metros de altura sobre nuestras cabezas y cerca de 40 m sobre el río. Al pie de los “Estrechos I” cruzaremos de nuevo el río por una estrecha pasarela (11) desde la que se observa al fondo (este) la central hidroeléctrica de Rivera (12), para iniciar el retorno hacia el puente del Batán, siempre por la margen derecha (senda de la canal).

En este tramo de regreso desde los Estrechos al puente del Batán, el sendero nos lleva a la parte más aérea de toda la ruta (13). Se asciende poco a poco y el sendero es cada vez más sinuoso y aéreo, por lo que las vistas son también cada vez más impresionantes (14). Durante el trayecto se han colocado escaleras y sirgas de protección que facilitan y hacen más seguro el tránsito por el lugar.

Mapa de la ruta.
Mapa de la ruta.
Prames

Durante todo este trayecto de regreso el sendero discurre en paralelo a una canalización de aguas -en algunos tramos subterránea- realizada a principios del siglo XX. Los obreros abrieron esta canal desde un azud existente aguas arriba del puente del Batán, hasta la central hidroeléctrica de Rivera, a la que suministra el agua para producir electricidad y que se halla encajonada en los murallones que encauzan el río, de ahí que se conozca como "senda de la Canal o del Canal". La zona es espectacular y fascinante por los abruptos cortados rocosos por los que discurre colgada la senda (15) y requiere extremar la precaución durante esta parte del recorrido. El camino nos lleva a buscar de nuevo el cauce del Martín para cruzarlo por una cuarta pasarela (16) y llegar en unos minutos al puente del Batán.

Etiquetas
Comentarios