Aragón

elecciones 28-a

Desempleo.A vueltas con la reforma laboral y el apoyo a los emprendedores

El número de parados se sitúa en 65.412 personas en Aragón. La crisis ha traído un aumento de la temporalidad y ajuste de los salarios, con una reforma laboral que sigue enfrentando a empresarios y sindicatos.

José Esteban Jaca, en el centro de Zaragoza.
José Esteban Jaca, en el centro de Zaragoza.
Oliver Duch

En Aragón hay 65.412 personas que no tienen empleo, según los datos de marzo de paro registrado. El número de desempleados viene descendiendo desde los peores momentos de la crisis, donde se superaron los 100.000, pero queda todavía camino por recorrer para recuperar el número de empleos perdido. En España, los sindicatos calculan que hay un millón de trabajadores menos que antes de la crisis.

El autoempleo, que ha sido una salida en los años más duros, impulsó el número de autónomos, que ahora desciende. Aragón tenía unos 104.000 trabajadores por cuenta propia en marzo, casi 14.000 menos que en 2008, según UPTA. Un frenazo que se repite en el resto de España, aunque con más intensidad en Aragón. El colectivo aparece en todos los programas electorales. "Los partidos tienen que tener voluntad política de crear ambientes cómodos para los autónomos", pide Mayte Mazuelas, presidenta de ATA Aragón. La organización no está del todo satisfecha con la ley del autónomo aprobada recientemente en la comunidad, que no ha llegado tan lejos como se esperaba tras años de espera. Su lista de peticiones a los partidos va desde extender la tarifa plana a más colectivos a ampliar la jubilación activa.

Para aumentar la creación de empresas, Ricardo Mur, presidente de la patronal CEOE Aragón, considera que "sería bueno que hubiera una única ventanilla empresarial en la que poder hacer todos los trámites" y "reducir al máximo los tiempos". En el listado de propuestas de la organización figura rebajar la carga fiscal a las empresas, avanzar en la flexibilidad laboral, simplificar los tipos de contrato, impulsar las exportaciones, apoyar la I+D+i y fortalecer el tejido empresarial. Aunque "cualquier línea de ayudas es positiva", ve prioritaria una "estrategia de fomento de la actividad empresarial" y un "marco estable jurídico y fiscal".

Los sindicatos insisten en restaurar los derechos perdidos en la crisis. "La economía está dando muestras de desaceleración y todavía no hemos recuperado el empleo que perdimos", alerta Daniel Alastuey, secretario general de UGT Aragón. Reconoce que los datos de paro son mejores pero "la calidad del empleo es mucho peor" y culpa a la reforma laboral que "ha precarizado el empleo". Calcula que los salarios se han devaluado un 10% y cree que "hay margen de maniobra" para que las empresas suban sueldos. "Si no el parón será mayor", augura, ya que el consumo tira del crecimiento. El secretario general de CC. OO. Aragón, Manuel Pina, insiste también en "tocar los aspectos más urgentes" de la reforma laboral. Conscientes ambos de que derogarla será difícil –tras el fracaso del último Gobierno–, Pina prioriza reducir la temporalidad, eliminar la prevalencia del convenio de empresa y subir las indemnizaciones por despido. Mur añade que "si hay que hacer algún cambio en la legislación debe hacerse en el marco de la negociación, no a golpe de decreto", como ahora.

"El que establece un negocio arriesga, pero el trabajador necesita estabilidad"

Ha sido empresario y ahora asalariado. Conoce los riesgos de montar una empresa y la incertidumbre de buscar un empleo. José Esteban Jaca, zaragozano de Las Delicias de 55 años, es un superviviente de la crisis, que ha sabido reinventarse. Trabajaba como autónomo de esmaltador y pintor, con empleados a cargo, pero el pinchazo de la burbuja inmobiliaria hizo que el parón de la construcción y los impagos acabaran con su negocio. "Me vi con dos hijas y mi mujer que no tenía un trabajo fijo", recuerda de su etapa laboral más complicada. Y los únicos puestos que encontró fueron los de comercial de electricidad, seguros y alarmas. Hasta que su mujer le aconsejó que se reciclara hacia su profesión, auxiliar en residencias. Y así se formó en un taller de la Fundación Rey Ardid, en el que obtuvo el título a principios de año y donde ha empezado cubriendo una excedencia. "Espero jubilarme en esta profesión", afirma, contento del cambio. No lo está tanto del mercado laboral en general. "Para los jóvenes lo veo muy negro", lamenta. "Una empresa puede tener una punta de trabajo pero no aprovechemos todo el año", critica respecto al abuso de los contratos temporales. Por su experiencia sabe que "el que establece un negocio arriesga", pero también que "el trabajador necesita estabilidad". Y cree necesario que suban los salarios. Entiende que "los políticos se tienen que preocupar más de la gente y menos de ellos".

Consulta aquí las últimas noticias sobre elecciones generales 2019.

Etiquetas
Comentarios