Despliega el menú
Aragón

Central térmica de andorra

Gastón pide priorizar a las contratas en el convenio entre el Ministerio y Andorra

La consejera se reunirá hoy con el secretario de Estado de Energía para ahondar en el futuro de las cuencas

Gastón, ayer con los representantes de las subcontratas de la térmica
Gastón, ayer con los representantes de las subcontratas de la térmica
Toni Galán

La consejera de Economía, Marta Gastón, instó ayer a priorizar a los trabajadores de las contratas de la térmica de Andorra en el convenio de transición justa que, si las urnas lo permiten, firmarán el Ministerio para la Transición Ecológica y las cuencas mineras. Gastón, que hoy se reunirá con el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, cree necesario que se refleje por escrito la importancia que estos empleados tienen para el territorio, así como su prioridad a la hora de acceder a las tareas de desmantelamiento de la central y a los cursos de formación previstos en el plan de acompañamiento presentado por Endesa.

Los trabajadores, por su parte, siguen viéndose "una pieza de cambio", ya que, según denunciaron, Endesa solo les ofrece garantías si le son concedidos los alrededor de mil megavatios de energía fotovoltaica que sustituirían la potencia térmica de la central. "Pedimos trabajo para la comarca. Venga quien venga vamos a estar ahí", recalcó Pedro Miñana, portavoz de la plataforma de las contratas. Tanto el colectivo como el Gobierno de Aragón defienden que los mil megavatios sean concedidos "a través de una puja" y no de forma directa a Endesa para que otras empresas opten a ellos.

De cara al desmantelamiento de la central, las contratas, que agrupan a cerca de 400 trabajadores, pidieron "corazón" a la empresa que se haga cargo de las tareas a partir del 30 de junio de 2020. "En la zona de Andorra hay gente muy cualificada y formada para acometer cualquier trabajo. Hay personas que llevan 40 años en la central", recordó Miñana.

La plataforma espera que los jóvenes puedan reciclarse y encontrar trabajo en alguna de las empresas interesadas en instalarse en el territorio. Insistió, en todo caso, en la necesidad de reunirse con Endesa, petición que llevan realizando "desde hace cinco meses" y que ayer fue apoyada por la consejera de Economía. Gastón incidió en que, aunque la eléctrica no es su empleador directo, las alrededor de 30 contratas de la central están llevando a cabo una actividad para esta empresa, así como en que, hasta ahora, las contratas han quedado "un tanto desprotegidas" en lo referente al intercambio de información. "No somos portavoces de Endesa, pero trataremos de que sean escuchados. Tiene que conocer sus reivindicaciones y sensibilidad de forma directa y personal", dijo. En su opinión, las tareas que llevan a cabo son tan importantes para el buen funcionamiento de la planta como las que realizan los empleados directos. "Su incertidumbre y preocupación se debe tener en cuenta", añadió.

Alternativas y presupuestos

La consejera lamentó que Endesa no vaya a acometer ninguna idea o plan inversor más allá de su apuesta por la energía fotovoltaica. "Creíamos que con todo el compromiso y el esfuerzo humano del territorio debería de haber compensado a las cuencas con alguna actuación o actividad adicional. El desmantelamiento no es un plan inversor, sino una obligación. El Gobierno de Aragón no puede estar de acuerdo con ese plan de acompañamiento", dijo. Defendió, asimismo, la seriedad de las ideas que sindicatos y trabajadores trasladaron a la eléctrica. "Al menos, tendría que haber accedido a alguna de ellas", afirmó.

El Ejecutivo autonómico ahondará hoy junto al secretario de Estado de Energía en el convenio de transición justa anunciado por Ribera en su visita a Andorra. El compromiso, de acuerdo con la consejera de Economía, sigue siendo que Aragón sea la primera comunidad con la que se firme dicho convenio, aunque, por el momento, no hay fechas.

Se trata de un aspecto fundamental para que los trabajadores presentes y futuros "tengan un horizonte de empleo en el que poder gestar sus esperanzas para poder quedarse a vivir en el territorio". También se abordará la situación del ‘equipo país’ del que forman parte Aragón y el resto de comunidades afectadas por el fin del carbón. Gastón recalcó que aunque el horizonte es amplio –los presupuestos de la Unión Europea no contemplarán ayudas específicas para estas zonas al menos hasta 2021–, el compromiso del Ejecutivo autonómico es "no dejar de trabajar ni un minuto en todo aquello que pueda constituir una ayuda" para los proyectos que se asienten en las cuencas mineras.

Etiquetas
Comentarios