Despliega el menú
Aragón

universidad

El salto al vacío de los recién graduados

Al acabar la carrera, los estudiantes se ven inmersos en dudas sobre su futuro. Prácticas, remuneradas o no, oposiciones o trabajo son los caminos por los que apuestan la mayoría.

Jóvenes estudiantes pasean por el campus de la plaza de San Francisco en Zaragoza
Jóvenes estudiantes pasean por el campus de la plaza de San Francisco en Zaragoza
José Miguel Marco

Tras cuatro, cinco, seis (o los años pertinentes), unos cuantos exámenes y un trabajo final que parecía no tener fin, la universidad ha acabado y ha traído consigo a unos egresados con alguna que otra duda sobre su futuro.

"Sobre todo en los últimos años de la carrera, los estudiantes comienzan a ser conscientes de que en un tiempo escaso tendrán que empezar a pensar qué quieren hacer al acabar sus estudios universitarios y eso siempre genera dudas. Muchas veces no saben dónde acudir ni cómo empezar a buscar y están un poco perdidos", cuenta Irene Serrano, técnica de orientación profesional e internacional de Universa, el Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza.

Ayudarles a encontrarse es uno de los principales objetivos, prácticamente el más importante, que persigue el centro a través de los talleres y cursos que imparte. En ellos, los alumnos egresados de la Universidad de Zaragoza, el pasado curso académico fueron 3.729, pueden aprender a redactar su currículum, a buscar empleo de manera eficiente y a preparar una entrevista laboral. La búsqueda puede tener buenos resultados dependiendo de la carrera elegida. Los grados en Matemáticas e Informática, Ciencias Físicas, y las ingenierías son aquellas que mayor tasa de inserción laboral presentan en el campus aragonés, no bajando del 93% de alumnos que se colocan al finalizar la carrera, según los últimos datos ofrecidos por la Universidad de Zaragoza. Por el contrario, aquellos grados relacionados con el arte y las humanidades son los que menos tasa de inserción laboral presentan.

Pedro Rodríguez se graduó en 2018 en Ingeniería Electrónica y ahora disfruta de un contrato de trabajo en una empresa. "La verdad es que fue un golpe de suerte salir de la carrera y estar ya contratado. Es una carrera dura, pero la recompensa es grande si al salir ya tienes trabajo. Muchos compañeros de mi promoción también han encontrado un empleo, así que considero que es el perfil que buscan ahora las empresas", cuenta.

Seguir formándose y prácticas

A falta de los datos de 2018, en el año 2017 Universa gestionó 4.013 prácticas de alumnos en empresas nacionales. Algunos estudiantes optan por hacerlas en el verano de su último curso. El motivo principal suele ser aprender el oficio para el que se ha estudiado, aunque a veces la razón es de lo más elocuente.

"Pedí prácticas para no pensar en qué hacer una vez que obtuviese el título. Realmente cuando se acaben tendré que pensarlo, pero... es una forma de posponer lo inevitable". Quien habla así es Paula González, recién graduada en Derecho que hasta este verano será becaria en una empresa. "Luego me tocará pensar e investigar mi camino. Realmente echo de menos la universidad porque se me ha pasado muy rápido, pero son etapas que, como todo en la vida, acaban", cuenta.

Además, Universa impulsó 36 prácticas en el extranjero y casi un tercio de ellas en Francia. Unos kilómetros más al norte, en la ciudad de Leeds (Reino Unido) se encuentra Marina Tarragual, que acabó el grado en Periodismo el año pasado y decidió cursar un máster de periodismo internacional. "Me di cuenta de que en el grado no habíamos dado nada de ese ámbito y era una parte que me gustaba bastante. Al acabar la carrera no me sentí desorientada porque sabía lo que venía a continuación. Ahora sí que me enfrento a un abismo porque no encuentro prácticas remuneradas y estoy viendo que los procesos de selección son complejos y que no hay mucho para elegir", cuenta.

Oposiciones y trabajo

Algo más de tres meses por delante y 1.041 vacantes. Este año, las oposiciones al Cuerpo de Maestros y de Régimen Especial comenzarán el sábado 22 de junio en Aragón. Los nervios ya comienzan a sentirse entre los que aspiran a una plaza.

La joven zaragozana Lorena Lacasa lleva preparándose para ellas "poco tiempo" desde que acabó los exámenes en junio del 2018 y se graduó en Magisterio de Primaria, cuenta. Lacasa reconoce que siempre ha sentido "vocación por la profesión" y por eso estaba deseando acabar la carrera para poder dedicarse profesionalmente a la enseñanza. "Es bastante improbable que me saque la plaza a la primera, pero este estudio me sirve como entrenamiento", cuenta.

Además, compagina el estudio con un "pequeño trabajo". "No me quita nada de tiempo, me hace desconectar del estudio y me da unos ingresos extra que no vienen nada mal", explica Lacasa. El empleo lo encontró gracias al Centro de Información Juvenil de Zaragoza (Cipaj), que también ofrece orientación profesional y talleres formativos.

Consulta aquí las últimas noticias de la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios