Despliega el menú
Aragón

INFRAESTRUCTURAS

Una gran obra de ingeniería con 8 túneles, 12 viaductos y 430 millones de inversión

La conversión de los casi 30 km del puerto ha durado 12 años y no ha estado exentas de complicaciones.

Dos operarios ultimaban ayer los preparativos para la apertura de uno de los tres nuevos túneles.
Dos operarios ultimaban ayer los preparativos para la apertura de uno de los tres nuevos túneles.
P.Segura

La conversión en autovía de los cerca de 30 kilómetros del puerto de Monrepós, entre Nueno y Lanave, han supuesto un gran reto de ingeniería que maneja cifras más que llamativas: una inversión de más de 430 millones de euros, la exvacación de ocho túneles que suman más de 8 kilómetros de longitud y la construcción de doce viaductos.

Han sido doce años de espera desde que empezaron a ejecutarse las primeras obras allá a principios de 2007 en los 5 kilómetros entre Nueno y el Congosto del Isuela, que se abrieron en 2014.

Este jueves mismo entrará en servicio la obra estrella de este macroproyecto: el túnel de Caldearenas. Con 2.997 metros de longitud, el segundo más largo de Aragón después del paso internacional de Somport (5.759 metros en el lado español y 2.849 en el francés).

“Lo más innovador”

Según informó este miércoles el Ministerio de Fomento, esta infraestructura, construida por la empresa Acciona, está dotada “de los equipamientos de seguridad más innovadores de los disponibles en el mercado”. Entre ellos destacan el sistema de iluminación de tipología led con un sistema de gestión puesta a punto que la propia empresa presentó como caso práctico en el VII Simposio de Túneles de Carretera celebrado recientemente en Barcelona; la instalación de cámaras térmicas; y la integración de un sistema de control de supervisión y adquisición de datos (Scada) único para todos los túneles.

Como elementos de seguridad, se ha excavado galerías de evacuación paralelas con conexiones con el túnel cada 375 metros, coincidentes con la ubicación de sendos refugios peatonales. Además, desde el Ministerio también subrayaron la “singular” geometría de los apartaderos para la prevención de choques frontales.

Este jueves se pondrán en servicio otros dos nuevos túneles: el de Escusaguas, de 395 metros, en el tramo Caldearenas-Lanave; y el del Arguis, de 920 metros, en el tramo del Congosto del Isuela.

Además de estos ocho túneles que atraviesan este puerto de montaña, hay doce viaductos. Las estructuras más espectaculares corresponden al recorrido Caldearenas-Lanave, con tres pasos: el del río Guarga (350 metros), el que salva el barranco de Atos (220 m) y el del Fontanal, que con sus 465 metros será el de mayor longitud del puerto. No obstante, este último no se abrirá hasta que estén finalizados los trabajos de renovación de la rodadura en la calzada en sentido Huesca.

Tanto su proceso constructivo como su diseño, según el Ministerio de Fomento, han respondido a la necesidad de generar la mínima afección posible al cauce del río al ser un espacio que cuenta de protección como Lugar de Interés Comunitario (LIC). Tiene cuatro vanos, dos de 75 m y otros dos de 100 m de ancho, sobre una traza recta seguida de una curva de 600 m de radio y en pendiente. El tablero, de 24 m de ancho, es mixto y único para ambas calzadas. El pilar más alto alcanza casi 45 metros.

Deslizamiento hace un año

Las obras no han estado exentas de complicaciones. La más grave fue la ocurrida hace casi un año, cuando se produjo un deslizamiento cerca del alto del puerto que mantuvo cerrado durante una semana este acceso al Pirineo. La solución fue levantar un viaducto de 70 metros de longitud, que se pudo abrir al tráfico el 3 de agosto de 2018 después de varias semanas intensas de trabajos. Esta actuación supuso un gasto extra de 14 millones.

Etiquetas
Comentarios