Aragón

Aragón, un país de montañas

Litera: ruta a las cuevas de Salgar y el embalse de Santa Ana

Desde la localidad de Baldellou sale esta ruta que une la roca y el agua y nos permite disfrutar de la naturaleza de la comarca oscense de La Litera.

Pantano de Santa Ana.
Javier Navarro

Este itinerario permite visitar desde Baldellou la cuevas de Salgar y, superando la sierra de Els Monts, llegar hasta la presa y ermita de Santa Ana. Se trata de una travesía de 4,9 km de distancia, que se puede recorrer en algo menos de hora y media, aunque será más si realizamos la vía ferrata de las cuevas de Salgar.

La ruta arranca de la localidad de Baldellou, en la comarca de la Litera. Antes de iniciar nuestro recorrido podemos darnos un paseo por las calles de la localidad, de gran encanto. Destaca la panorámica de poniente, la plazuela que separa la iglesia románica y la torre señorial y las calles de Abajo, Medio y Arriba, repletas de portadas fechadas entre los siglos XVI y XX. La más antigua data de 1567. En su perfil urbano destaca el Torreón de Pubill, una torre-castillo de ventanales góticos y 30 m de altura; también su iglesia de la Asunción, de estilo románico de transición (siglo XIII) y la ermita también románica de la Virgen de Vilavella.

Para iniciar nuestra ruta saldremos desde el extremo este del casco urbano de Baldellou tomando la pista que lleva al Camping Las Planas y se dirige al embalse de Santa Ana. Más adelante tomaremos una pista agrícola-forestal de tierra que, desechando distintos cruces, lleva a la base de los farallones de roca donde se horadan las cuevas de Salgar (se puede acceder a las cuevas por medio de una vía ferrata de dificultad baja). Situadas a dos kilómetros del pueblo, las componen una serie de cavidades junto a un estrecho y frondoso barranco.

Por vía ferrata podremos acceder a la cavidad central, la más amplia. Cuenta con tramos en que hay que subir asidos a una sirga, otros en los que es mejor ponerse arnés, y algunos en los que se camina por el resalte de la roca. Desde la cavidad central se tiene una vista sobre el bosque que se abre a nuestros pies, una panorámica para disfrutar de un instante apacible de serenidad, amenizado por los cantos de los pájaros.

Para acceder a Santa Ana, situados bajo la base de las cuevas, existe una senda que asciende entre el bosque y junto al cauce del barranco de las Cuevas. En un momento dado se supera un farallón de roca y se alcanza una explanada de pinos y el cortafuegos de una línea eléctrica de alta tensión. La senda progresa al principio por el cortafuegos hasta que se convierte en pista y asciende hasta enlazar con otra de mayor categoría en las cercanías de la Font dels Monts.

Se debe progresar por la pista en dirección oeste hasta situarnos cerca de un transformador, momento en que aparece un camino peatonal que desciende hacia el valle del Noguera Ribagorzana por la margen izquierda de la vaguada formada por el arroyo del Colector. Al llegar al cauce del arroyo, el camino enlaza con una pista deteriorada que desciende de Pla de Mules. Por ella, en descenso, se llega a la pista asfaltada de Santa Ana, cerca de la presa de este pantano, de espectaculares aguas color turquesa. Perteneciente al municipio oscense de Castillonroy, sus aguas están a caballo entre las provincias de Huesca y Lérida. Muy visitado por pescadores, cuenta con un hermoso entorno de montañas y colinas de verde vegetación. Muy cerca está la ermita de Santa Ana, de estilo románico. 

Etiquetas
Comentarios