Despliega el menú
Aragón

El 59% de los ciudadanos, a favor de regular los horarios y calendarios de las VTC

Es mayoritaria la opinión de que no debería existir una proporción por ley entre taxis y empresas como Uber o Cabify. Nueve de cada diez encuestados apoya que las licencias de VTC estén reguladas por los ayuntamientos.

Movilización de conductores con licencia VTC en Barcelona.
Movilización de conductores con licencia VTC en Barcelona.
Efe

¿Abrimos las ciudades a las multinacionales de la movilidad urbana? ¿Seguimos con el tradicional modelo de taxis? ¿Lo adaptamos a la nueva oferta? Uno de los principales debates en las últimas semanas en España ha girado en torno al sector del taxi y su espinosa relación con los VTC, los vehículos con conductor que, valiéndose de las licencias homónimas, prestan un servicio que los taxistas ven como una competencia tan directa como desleal.

Los aragoneses, de entrada, no se oponen a la entrada de nuevos actores en el transporte. Aunque una amplia mayoría (90,4%) apoya que las licencias con las que funcionan los coches de Uber o Cabify estén reguladas por los ayuntamientos, según se desprende de la encuesta realizada por A+M para HERALDO. Un estudio del que se extrae que aún existe un amplio desconocimiento alrededor de las nuevas empresas (el 46,3% no ha oído hablar de estos servicios). Pese a ello, hasta un 59,8% consideran necesario que las administraciones ejerzan un control racional sobre los horarios y los calendarios de servicio.

En estos momentos, la normativa es bastante restrictiva para los vehículos privados con conductor. Por ley, en Aragón sólo puede haber uno por cada 30 taxis, una limitación que el 44,8% de los aragoneses estima innecesaria. Casi una cuarta parte, por contra, la ve oportuna, y apenas un 3,4% cree que es una medida muy necesaria.

Sobre las diferencias en cuanto a la libertad de precios -que en el caso de los taxis dependen de los gobiernos municipales frente a las tarifas de los VTC, que fluctúan en función del momento y la demanda-, el 53,8% dijo no verlas razonables.

Los zaragozanos tampoco encuentran apropiado que los VTC tengan que concertar sus servicios con un tiempo de antelación (los taxistas piden al menos una hora y, en algunas comunidades autónomas, hasta tres). El 63% de los potenciales usuarios no lo entienden necesario.

Los profesionales del taxi han introducido en el debate público otras reivindicaciones, como prohibir las lunas tintadas o las restricciones geográficas para los vehículos turísticos con conductor. En este último aspecto son mayoría (siete de cada diez) quienes lo califican de inapropiado o poco pertinente. Al hilo de una posible liberalización del sector, una de las preguntas en las que hubo mayor quórum fue la relativa a la transmisión de licencias: el 93,4% se mostró proclive a que la Administración intervenga en este aspecto.

Bus y tranvía, imbatibles

El transporte público (bus, tranvía, tren...) sigue siendo la primera opción del 50,4% de los aragoneses en su día a día. Le sigue, de lejos, el vehículo privado (27%), seguido del paseo (16%), el taxi (1,8%) y los sistemas compartidos de bicicleta (1,5%) y patinete (1,4%). Detrás quedarían las bicicletas particulares (1,1%).

Diferente imagen

Los dos servicios transmiten una imagen distinta a los usuarios. Mientras el taxi sugiere ideas como "servicio público", "caro", "inmovilismo", "comodidad" o "rapidez", los encuestados definieron a los VTC con palabras como "desconocimiento", "precio cerrado" o "limpio".

Etiquetas
Comentarios