Despliega el menú
Aragón

Épila: brazos abiertos al gigante y reto de convivencia para el futuro próximo

La llegada del grupo Guissona (Bon Área) al municipio es inminente; su impulso laboral cambiará la vida de toda la comarca, y se espera contar con los servicios adecuado para gestionar este desembarco.

El carnicero y ganadero epilense Cecilio Callejas, en la cámara de su establecimiento.
El carnicero y ganadero epilense Cecilio Callejas, en la cámara de su establecimiento.
Laura Uranga

A la vuelta de la esquina. Así está el desembarco del grupo Guissona (Bon Área) en Épila, el cierre de un círculo abierto por la noticia que saltó hace dos años y que ya se encuentra en la recta final de sus prolegómenos. Vamos, a punto del primer picazo. Jesús Bazán, alcalde del municipio, reconoce que la expectación es máxima, y que el proceso se ha llevado al detalle; de hecho, comenta que se han acortado plazos por el trabajo combinado de las instituciones autonómicas, provinciales, comarcales y locales. Ahora toca prepararse para lo que viene; ilusiones y desafíos en una proporción muy similar y, sobre todo, el número mágico: 4.000 nuevos empleos.    

Jesús empezó trabajando en el campo con su padre, y luego pasó por una empresa de papel continuo antes de acabar en la firma holandesa Bosal, situada en el polígono El Pradillo y dedicada al sector automotriz, donde está en excedencia. Entró en el ayuntamiento de Épila en 1999 como concejal de festejos y fue pasando por varias encomiendas; desde 2004, por la baja de un compañero, tuvo dedicación exclusiva como primer teniente de alcalde y es alcalde desde 2015.

"Sin duda –explica Jesús– Guissona cambiará la vida de la localidad y de toda la comarca. Serán más de 4.000 empleos cuando el proyecto esté funcionando a pleno rendimiento, además de todos los nuevos servicios y mejoras que traerá a Épila y los pueblos de alrededor. Para empezar, y dado que es una empresa del sector de la alimentación, será un impulso tremendo para nuestra agricultura y ganadería, porque aquí tienen materia prima de kilómetro cero y alta calidad".

Video:pila bon y boom en el rea
Hace dos años, cuando se hizo pública la noticia, las voces agoreras no se hicieron esperar; incluso se comparó el asunto con el de Gran Scala. "Aún queda alguno que piensa que no es verdad, pero supongo que se acabarán convenciendo cuando empiecen las obras. La tramitación puede haber parecido larga, pero hemos redoblado esfuerzos entre todos para agilizarla. Naturalmente, hay muchos aspectos que deben tenerse en cuenta, porque la población local va a aumentar mucho. Las estimaciones hablan de entre 1.500 y 2.000 personas. En Guissona triplicaron su población, pero no había una ciudad tan grande como Zaragoza a media hora. Nuestra evolución seguirá su curso, es mejor esperar a que la cosas vayan ocurriendo, y estar preparados".

La salud y la educación son dos caballos de batalla. "Aquí tenemos un centro de salud comarcal; habrá que ver lo que da de sí cuando vaya llegando la gente. Nuestro colegio de primaria ya tiene dos vías en la mayoría de las aulas, y hay una ampliación pendiente. El instituto requerirá también obras, porque la formación profesional en Industrias Alimentarias en grados medios ya ha empezado, y llegarán nuevos niveles. No descartamos alguna otra formación específica, como la informática, pero también contamos en la zona con el centro formativo de La Almunia, que ya proveerá algunos perfiles. Por supuesto, hay que pensar en suelo para viviendas destinadas a los que lleguen".

Épila también cuenta con una importante presencia del sector del automóvil en el polígono Valdemuel. "El contrato que logró Lear con Opel España –apunta Jesús– le da vida para varios años, y Proma también ha salido adelante; otras auxiliares tienen más diversificada la producción y sobreviven, porque siguen contratando gente, aunque es un sector duro. En el polígono de El Sabinar hay menos ocupación, pero la llegada de Guissona seguro que tendrá efecto llamada y probablemente se notará allá".

El pequeño comercio

Épila es zona frutal: la manzana golden y las diversas clases de pera han dejado hueco al hueso, sobre todo cereza y nectarina. Su cordero es famoso en toda la Comunidad. El pequeño comercio está ‘tocado’ por las grandes superficies cercanas, pero se ha reinventado compitiendo en calidad y productos más elaborados. Las carnicerías aquí son un ejemplo: Cecilio Callejas (quien además ha destacado como atleta en ‘cross’) es uno de los veteranos, tres generaciones dedicadas al negocio, en el que sigue con sus hijos. También destacan Hermanos Remiro, Murillo, Luciano Embid, Teresa Rodríguez... son muchas. Las panaderías y pastelerías también concitan la atención, desde Valero o Barranco a La Segontina.

Además de la convivencia entre el nuevo gigante y el pequeño comercio, el futuro próximo de Épila pasa igualmente por mejorar el tema de la seguridad. Hay un convenio de Normalización Social para trabajar en temas de convivencia con nuevos pobladores, pero el municipio también aboga por la instauración de una policía local. "Es complicado –explica Jesús– porque depende de Madrid, pero estamos decidido a conseguirlo. La tranquilidad de la gente es prioritaria. También tenemos un reto con el tráfico: hará falta plantear la construcción de una variante, porque va a aumentar muchísimo y ahora ya nos cruzan dos carreteras".

El pintor Natalio Bayo: un orgullo epilense que está muy orgulloso de sus raíces

Este año se cumplirá medio siglo desde la primera exposición individual del pintor, dibujante y grabador epilense Natalio Bayo, nacido en 1945. Desde muy temprano le llegó el reconocimiento en forma de premios, como el I Premio San Jorge de la ciudad de Zaragoza en 1970 o la beca de la Dotación de Arte Castellblanch, que le permitió pasar una larga temporada en Italia. A finales de 1972 forma en Zaragoza con otros jóvenes pintores el grupo Azuda 40 y ha expuesto en medio mundo, pero quizá lo más notable de su figura es que sigue en plena vigencia a día de hoy. De hecho, en los dos últimos meses ha presentado en diversos puntos de Aragón la novela gráfica ‘Amor. La Loca de Montalbán’, en el que ha combinado su talento ilustrador con las palabras del destacado escritor y periodista Antón Castro, miembro de la redacción de HERALDO. Allí se cuenta la historia de Aldonza de Entenza y Berenguer de Azlor, los amantes de Montalbán.

En datos

Comarca: Valdejalón

Población: 4.413

Distancia a Zaragoza, su capital de provincia: 39 km

Los imprescindibles

Pedro López Correas

El prolífico historiador local sacó a la luz hace un lustro el volumen ‘1794. El destierro del Conde de Aranda. Sus memorias’, una edición de autor muy cuidada que incluye la reproducción de un texto del propio conde.

Los carnavales

En Épila se celebran con intensidad desde el jueves lardero, con comparsas muy activas. También se celebra la Virgen de Rodanas (16 de mayo) y las fiestas mayores de San Pedro Arbués y San Frontonio (17 y 18 de septiembre).

Radio Épila

Alberto Motilva y Cristina Burillo se encargan del magacín ‘Al medio día’ en la emisora municipal, que volvió a funcionar hace algo más de dos años. Ofrecen noticias locales del municipio y de la comarca, amén de entrevistas.

Etiquetas
Comentarios