Despliega el menú
Aragón

Bon Àrea iniciará las obras en Épila en 3 meses y moverá 260 camiones al día a lo largo de 2019

La explanación de las 169 hectáreas de terreno requerirá la extracción de 450.000 m3 de tierra.La urbanización se hará a la vez que el centro logístico, el primer edificio del complejo industrial.

Heraldo
Heraldo

La Corporación Alimentaria Guissona prevé comenzar las obras de su plataforma agroalimentaria de Épila en un plazo máximo de tres meses con el objetivo de que su centro logístico esté listo en 2021 para centralizar la expansión de Bon Àrea por el centro, norte y este de España. El primer paso será la explanación del terreno, algo más de 169 hectáreas de campos de labranza situados junto a la autovía de Madrid, justo enfrente del polígono industrial El Sabinar.

Como todo en este proyecto, el movimiento de tierras será gigantesco con el objetivo de suavizar el desnivel existente entre una punta y otra del futuro complejo, que se extenderá a lo largo de más de tres kilómetros en paralelo a la carretera de acceso al municipio zaragozano, la A-1305, y cuya anchura media alcanzará los 450 metros.

Como la calidad de los terrenos no es la más idónea para una plataforma industrial, Bon Àrea retirará cerca de 450.000 metros cúbicos de tierra para llevarla a una finca de cereal de su propiedad, situada a unos diez kilómetros entre los términos de Épila y Salillas de Jalón. Y de ahí extraerá la misma cantidad de tierra, de mayor calidad, para el complejo.

Esto implicará un trasiego diario de 260 camiones a lo largo de un año, el tiempo estimado que durará la preparación del terreno para edificar por fases la treintena de instalaciones previstas en el complejo, que funcionará a pleno rendimiento en 2026. Dado el volumen de extracción de gravas, la Corporación Alimentaria Guissona ha tenido que tramitar un expediente de explotación minera en el servicio provincial de Minas. Los cálculos apuntan a que, de media diaria, trece camiones harán una decena de viajes de ida y vuelta con tierra, para lo que recorrerán la A-1305 y A-121.

La pretensión es reservar los 100.000 m3 de la capa superficial, que sí es adecuada para cultivo, y se extraerán los citados 450.000 m3. El relleno se hará con las aportaciones de la plataforma y se acabará con la reposición de la tierra natural reservada para retomar la actividad agrícola.

Tal y como consta en el proyecto de urbanización, la previsión es suavizar e igualar la pendiente del terreno, cuya cota actual tiene una diferencia de 38 metros entre el principio y el final de la futura plataforma. Su irregularidad también hará necesario acometer rellenos, por lo que el movimiento de tierras alcanzará los 450.000 metros cúbicos, según las estimaciones.

Si cumple el cronograma, las máquinas podrían entrar después del verano a construir la primera de las instalaciones previstas, la del centro logístico situado justo en medio de la gigantesca pastilla. Sus edificios tendrán una superficie de 112.640 metros cuadrados, para lo que hará falta acondicionar antes cerca de 30 hectáreas de superficie.

Para acomodarse a la pendiente definitiva que existirá de punta a punta del complejo, la construcción de las naves será aterrazada y los camiones accederán por suaves rampas a los muelles de carga y descarga, comunicados por los viales perimetrales que se asfaltarán a lo largo del complejo.

La Corporación Alimentaria Guissonadestinará 49,5 millones solo a la urbanización de las 169 hectáreas que ocupará su plataforma industrial. También invertirá 141,6 millones en edificar encima 55 hectáreas. El trabajo será ingente porque construirá un total de 31 naves industriales y logísticas dedicadas a distintas actividades.

Para garantizar una mayor eficiencia y dotar de cohesión al complejo alimentario, las parcelas estarán conectadas por galerías subterráneas. De este modo, se agilizará la logística de recepción y expedición de productos en las distintas naves y los almacenes de distribución.

Solo para la construcción de estas cinco galerías, que atravesarán todo el complejo, y de los muros de contención se han presupuestado 8,5 millones. Su tamaño será considerable, ya que tendrán hasta 4,3 metros de altura y una anchura de 5 metros.

La inversión global será muy superior, hasta los 400 millones comprometidos en la firma del convenio firmado a principios de 2017, porque luego habrá que equipar las naves industriales y abonar proyectos y honorarios de todos los profesionales implicados.

Etiquetas
Comentarios