Despliega el menú
Aragón

Aragón deberá esperar hasta otoño de 2021 para la sustitución de los trenes 'tamagotchi'

Renfe licitará en abril los nuevos convoyes, pero su fabricación y homologación demorará su puesta en servicio.

Un tren 'tamagotchi', averiado en la estación de Teruel.
Un tren 'tamagotchi', averiado en la estación de Teruel.
Jorge Escudero

Los usuarios del ferrocarril regional se tendrán que armar de paciencia en Aragón. Los nuevos trenes comprometidos para sustituir a los ‘tamagotchi’ que tantas veces dejan tirados a los viajeros de Huesca y Teruel no podrán entrar en servicio antes del otoño de 2021. El presidente de Renfe, Isaías Táboas, ha sido muy claro este martes en Zaragoza a la hora de advertir que los trenes"no están en las tiendas", por lo que habrá que esperar casi tres años para licitar, adjudicar, fabricar y luego homologar los convoyes híbridos que pretende encargar la operadora con el fin de renovar su flota de Media Distancia para toda España.

Esto supone todo un baño de realidad para los usuarios de los ocho automotores diésel 596, conocidos popularmente como 'tamagotchi', asignados a la Comunidad, que a diario cubren nueve viajes de Zaragoza a Huesca, Canfranc y Teruel y cuya fiabilidad está en entredicho. Estas unidades son las últimas en servicio en España, junto al núcleo de Orense, tras haberse retirado del resto de líneas regionales.

El máximo responsable de Renfe ha confirmado que la flota saldrá a concurso en abril, como adelantó el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el mes pasado en la DGA, pero ha aclarado que su adjudicación del nuevo modelo será, "con un poco de suerte", a principios de 2020. La contratista dispondrá desde ese momento de un plazo de entre "18 ó 20 meses" para la fabricación de los convoyes. Y una vez que se entreguen, deberán pasar la preceptiva homologación y los maquinistas, recibir la formación necesaria para poder ponerse a los mandos con pasajeros. De hecho, podría demorarse hasta finales de 2021.

Aunque Ábalos llegó a decir en Zaragoza que iban a tratar de «buscar unidades que ya estén operativas en el mercado para que la sustitución de los ‘tamagotchi’ sea lo más rápida posible», los hechos revelan lo contrario. La contratación pública impide dirigir los concursos y los plazos no se pueden recortar, como ha evidenciado Isaías Táboas.

Acompañado del director general de Operaciones de Renfe, se ha reunido en el Pignatelli con el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno, José Luis Soro, quien le ha trasladado la urgencia de renovar los automotores diésel y con el que ha llegado a un principio de acuerdo para que el Gobierno central asuma como Obligación de Servicio Público parte de los servicios regionales que financia Aragón.

En el encuentro, que se ha alargado algo más de una hora, Soro también ha insistido en la reivindicación aragonesa de que los AVE de bajo coste paren tanto en la estación de Zaragoza como en la de Calatayud. A este respecto, Táboas solo ha confirmado que los trenes prestarán servicio en Delicias, mientras que estudiará hacerlo en el resto de ciudades intermedias de la línea Madrid-Barcelona para ganar el máximo número de clientes.

Etiquetas
Comentarios