Despliega el menú
Aragón

El 60% de los municipios de Aragón todavía no han recuperado todos los empleos perdidos por la crisis

La provincia de Huesca es la que tiene más localidades con el 100% de los puestos de trabajo recuperados.

Oficina de empleo del Inaem en Zaragoza.
Oficina de empleo del Inaem en Zaragoza.
Oliver Duch

La recuperación económica y laboral se va a asentando en Aragón, pero todavía lo hace tímidamente y con muchos aspectos que mejorar. Según la información recopilada, el 60% de los municipios de la comunidad autónoma tienen en la actualidad menos empleados que durante el inicio de la crisis económica. Para realizar esta comparación se han enfrentado las estadísticas del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social referidas al 31 de diciembre de 2018 y la misma fecha de 2008. Esta información pone en relieve que Huesca es la provincia que mejor está respondiendo a la recuperación de puestos de trabajo. De hecho, más del 50% de las localidades registran unos datos de afiliación a la Seguridad Social mejores que en 2008.

Esta situación ya no se repite en Teruel ni en Zaragoza. En la primera solo se ha recuperado el empleo del 30% de las localidades, mientras que en la segunda apenas se roza el 40%. No obstante, las tres capitales sí que han conseguido superar los datos negativos de afiliación. Esto pone en evidencia que, además de las cuestiones económicas, a la recuperación de empleo de determinadas localidades le afecta el abandono del medio rural. En algunos casos viene motivado por la tendencia a la despoblación (que ya era una constante a principios del siglo XXI) y otros por la búsqueda de nuevas y más opciones en las localidades más pobladas.

Aún así, municipios como Tauste, Tarazona (ambos con más de 3.000 habitantes), La Puebla de Alfinden (más de 4.000), Pina de Ebro o San Mateo de Gállego (con un millar) todavía no han conseguido alcanzar los volúmenes de afiliación que tenían hace una década. Todo ello a pesar de estar situados cerca de la capital aragonesa o ser localidades tradicionalmente importantes de la provincia. Asimismo, esta situación se repite en el resto de Aragón: Utrillas, Monreal del Campo, Escucha, Sariñena o Monzón son algunos de los ejemplos.

Más pérdidas

En la provincia de Huesca hay varias localidades que todavía tienen menos del 50% de trabajadores que aglutinaban en 2008. Por ejemplo, Almuniente ha pasado de 362 puestos de trabajo a solo 177 en una década. Esta realidad también se produce en Aísa (212 ocupados menos), Albero Bajo (79) y Beranuy (16). En la provincia de Teruel esta situación se da en más municipios: Villel (77 trabajadores menos), Valdelinares (34), Libros (19), El Cuervo (17), Abajbuj (15), Cuevas Labradas (11), Peracense (11), Pozuel del Campo (7). Todos estos datos implican que estos municipios generan en la actualidad menos de la mitad de empleos que en 2008.

En Zaragoza aquellos que todavía tienen menos del 50% de puestos de trabajo que hace una década son: Bisimbre (en términos absolutos supone la pérdida de 99 empleos), Alberite de San Juan (16), Valtorres (12), Isuerre (7) y Villalba de Perejil (6).

Por el contrario, otras localidades han conseguido duplicar e incluso cuadriplicar sus puestos de trabajo. Por ejemplo, Arguís ha pasado de tener 20 empleados a contar con más de 83. Lo mismo ocurre en Urrea de Gaén (de 263 a 565), Bea (de 5 a 10), Cañada Vellida (de 10 a 28), Obón (de 9 a 39), Valdecuenca (de 9 a 21), Valmadrid (de 7 a 21), Villadoz (de 9 a 37) y Villareal de Huerva (de 102 a 235).

Otro de los municipios que ha visto crecer de manera importante sus empleados es Segura de Baños, que en una década ha pasado de contar con menos de 5 personas dadas de alta en la seguridad social a ser más de 30. La razón no es otra que la puesta en marcha de un balneario de cinco estrellas que ha tardado 15 años en gestarse. Como este, muchos otros municipios han visto crecer su población ocupada gracias a la implantación de determinadas empresas o la puesta en marcha de residencias y escuelas infantiles. 

Solo cicno provincias mejoran

A nivel nacional la situación no es mucho mejor y son pocas las provincias que registran un mayor número de ocupados que en 2008. Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), solo Guadalajara (con 14.300 puestos de trabajo más que en 2008), Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Baleares y Málaga han conseguido cerrar el año con mejores cifras de empleo que hace una década. 

Estos datos ponen en relieve que es el norte peninsular el que peor se está recuperando de la crisis económica; ya que 13 de las 15 provincias que registran una pérdida mayor del número de ocupados en comparación con 2008 se encuentran en esta zona del país.

Etiquetas
Comentarios