Despliega el menú
Aragón

Cada vez usan internet más aragoneses, pero un 30% desconfía de esta herramienta

Aún así, un 25% de los usuarios que viven en Aragón no emplean ningún tipo de software de seguridad.

Cerca de 860.000 utilizan de manera regular internet.
Cerca de 860.000 utilizan de manera regular internet.

Para buena parte de la sociedad es imposible imaginarse un mundo sin tecnología. Ordenadores, tabletas, móviles, televisores y ahora hasta los altavoces tienen conexión a internet; una posibilidad con la que adquieren nuevas funcionalidades como mantenerse en contacto con familiares y amigos, encender las luces de la vivienda o hacer funcionar al robot de limpieza. La mayoría de ellos suponen mejoras en muchas acciones y, por ello, sus adquisiciones crecen de manera constante. Sin embargo, la paradoja humana recuerda que, mientras que se anhela tener todos estos dispositivos, todavía no se confía plenamente en internet.

Los robos de contraseñas, el uso que pueden hacer las aplicaciones móviles o las redes sociales de los datos que el usuario publica, la seguridad del comercio electrónico o la entrada de un virus en los dispositivos pueden ser los mayores temores. "El concepto de confianza en internet ha evolucionado en los últimos años. Antes se refería fundamentalmente a la seguridad en el comercio electrónico, pero ahora el uso de las redes sociales da cabida a falsos rumores y bulos. Ambos factores son importantes", puntualiza José Félix Muñoz, investigador de la Fundación Agencia Aragonesa para la Investigación y el Desarrollo (Araid).

Según destaca Muñoz, a pesar de que el conocimiento de los usuarios es cada vez mayor, "ha crecido aun en mayor medida la complejidad de las aplicaciones y del conjunto de Internet, por lo que estos se ven incapaces de comprender, siquiera mínimamente, la herramienta que están utilizando y las consecuencias de sus acciones en la red". Esto se une al desconocimiento de lo que hay detrás de internet. "Por ello la transparencia de todos los agentes que operan a través de internet será, a la larga, la mejor forma de fomentar la confianza de la ciudadanía", destaca.

Teniendo en cuenta estos factores, no es de extrañar que, pese a casi no saber vivir sin internet, el 29,5% de los aragoneses confían poco o nada en esta herramienta. Así lo pone en relieve los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que muestran cómo los residentes en Aragón continúan sin fiarse de la red. Desde que se recoge este tipo de información (2014), este índice ha fluctuado en entre el 25 y el 31%.

Aún así, la Comunidad destaca por ser una de las que tiene un menor porcentaje de personas que confían poco en la red. En concreto, solo Cataluña (25,8%), Islas Baleares (26,7%) y Navarra (28,6%) tienen unos índices más reducidos y, por lo tanto, una mayor desconfianza generalizada en Internet. Por el contrario, el 41,4% de los murcianos no se fían nada de la red ni de lo que su uso puede ocasionar.

Todo esto, mientras que el número de personas que emplean internet en Aragón sigue creciendo de manera constante. Si en 2014 (cuando se publicaron por primera vez datos sobre seguridad), un total de 752.160 aragoneses habían utilizado internet en los últimos 12 meses, en 2018 esta cifra ascendió hasta los 859.515: unos 100.000 usuarios más en solo cuatro años.

Las razones son varias: un mayor interés de las personas con más edad (propiciado por los cursos llevados a cabo por el Ayuntamiento de Zaragoza y la oportunidad de comunicarse con sus familiares), la implantación casi generalizada en los puestos de trabajo, una mayor disponibilidad de dispositivos (hay más variedad y de diversos presupuestos) y la puesta en marcha de planes para llevar la banda ancha a un buen porcentaje de los municipios de la Comunidad.

La seguridad: una asignatura pendiente

La seguridad es una de las claves para hacer un uso correcto de internet y de todas las herramientas que pone a disposición de los individuos. No obstante, parece que los interesados no están todavía concienciados al respecto. Los datos publicados recientemente por el INE ponen de relieve que solo el 74,5% de los aragoneses utilizan algún tipo de software o herramienta de protección informática. Si esta cifra ya es de por sí preocupante, alerta todavía un poco más que hace cuatro años hubiera un mayor porcentaje de usuarios con sistemas de defensa en su red: un 84,5%. 

Cuando se trata del teléfono móvil, las medidas de seguridad aplicadas tampoco son más elevadas. De hecho, el 40,3% de los consultados aseguran que no utilizan ningún software de protección, siendo la tercera comunidad autónoma menos preocupada por esta cuestión (por detrás de País Vasco, Murcia y Canarias). Además, el 14,3% de los aragoneses reconocen que desconocen si su teléfono móvil cuenta con alguna medida de protección y solo un 30,6% lo pusieron ellos mismos. En el resto de casos, fue algún amigo, conocido o incluso en la propia tienda de telefonía móvil donde se lo instalaron. Esta escasa preocupación por la invulnerabilidad del móvil tiene como resultado que alrededor de un 11% de los consultados perdieron información por culpa de un virus. Es la comunidad autónoma (a parte de la ciudad de Ceuta) en la que se registran más sucesos de este tipo.

A pesar de no utilizar ningún software de seguridad, los aragoneses sí que están aprendiendo la máxima de que cuando se instalan aplicaciones en el móvil hay que rechazar o, al menos, restringir su acceso a los datos de índole personal. De este modo se limita, en la medida de lo posible, que puedan tener acceso al altavoz del móvil, la galería de imágenes o la agenda de contactos, entre otros. El 62% de los encuestados hace uso de esta opción. Aún así, alrededor de un 8% reconocen que no sabían que tenían esta posibilidad.

Todos estos datos ponen en evidencia que el manejo de internet se ha convertido en un imprescindible para la mayor parte de la sociedad, pero que todavía queda mucho camino por recorrer en el ámbito de la confianza y en la aplicación de medidas de seguridad.

Etiquetas
Comentarios