Aragón

La Universidad de Zaragoza pagará la Seguridad Social de sus 8.000 estudiantes en prácticas

El campus público calcula que la cuantía rondará los dos millones de euros al año. La institución, preocupada por la carga económica y de gestión que acarreará la medida

Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, el pasado viernes, en el campus de San Francisco
Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, el pasado viernes, en el campus de San Francisco
José Miguel Marco.

La Universidad de Zaragoza deberá dar de alta y cotizar a la Seguridad Social por los 8.000 estudiantes, tanto de grados como de másteres, que cada año hacen prácticas curriculares –que son las incluidas en los planes de estudio, como una asignatura más–.

Esta obligación, recogida en el real decreto publicado en el BOE el pasado 29 de diciembre, ha cogido por sorpresa a todas las universidades españolas y a los centros que imparten ciclos de Formación Profesional, puesto que la norma incluye a todos los alumnos –universitarios y de FP– que salen de las aulas cada año para hacer prácticas académicas.

En el caso del campus público, los primeros cálculos apuntan a que la Universidad de Zaragoza deberá hacer frente al pago anual de dos millones de euros.

Aunque esta cifra no deja de ser una estimación, la institución académica la ha calculado en base a un ingreso mensual de entre 60 y 70 euros por estudiante, dado que el decreto asimila estas prácticas curriculares a los contratos de formación y aprendizaje, aunque solo habría obligación de cotizar para la jubilación –y quedarían exentas las cantidades fijadas para el desempleo, el Fondo de Garantía Salarial y por formación profesional–.

La medida ha generado un gran revuelo y malestar en todas las universidades españolas y no solo porque se ha aprobado por sorpresa y sin consulta previa.

La vicerrectora de Estudiantes de la Universidad de Zaragoza, Ángela Alcalá, ha mostrado la preocupación del campus aragonés por la carga tanto económica como administrativa y burocrática que puede acarrear tener que gestionar las altas y las bajas de los miles de estudiantes que cada año acuden a instituciones y empresas a hacer unas prácticas que en el 90% de los casos son obligatorias para obtener la titulación –ya sea de grado o de máster–.

Porque, recuerda Alcalá, estas prácticas curriculares "son una asignatura más; deben cursarse y aprobarse para obtener titulaciones de grados como Medicina, Enfermería, Odontología, Magisterio, Veterinaria, Derecho...", por citar algunas de las que más horas de prácticas exigen, pero sin olvidar que el 80% de las titulaciones de grado y un porcentaje también muy elevado de los másteres de la Universidad de Zaragoza incluyen en sus planes de estudio prácticas externas.

De hecho, la vicerrectora de Estudiantes recuerda que de los 8.065 alumnos que hicieron prácticas durante el curso pasado, 6.062 fueron estudiantes de grados y 2.003, de másteres.

También lamenta la confusión que puede estar generándose entre las diferentes modalidades de prácticas y sus cotizaciones a la Seguridad Social y recuerda que hasta ahora, en las curriculares, solo si las prácticas se pagaban era obligatorio dar de alta en la Seguridad Social a los alumnos, aunque su cuantía estaba bonificada al 100%.

"Las prácticas no son trabajo sino formación fuera del aula"

El decreto del Gobierno que obliga a cotizar por las prácticas de los estudiantes también ha generado confusión y preocupación en las instituciones, centros y, sobre todo, en las empresas que acogen a estos alumnos.

Nieves García, directora de Universa, el Servicio de Orientación y Empleo de la Universidad de Zaragoza, asegura que están recibiendo numerosas llamadas de compañías que reclaman información.

Explica que preguntan cuándo entrará en vigor la nueva norma, si afectará a las prácticas que ya están programadas para el curso 2019-2020, si son las empresas o la Universidad la que deberá dar de alta y pagar las cotizaciones..., incluso alguna, que tiene alumnos haciendo prácticas extracurriculares remuneradas y que, por tanto, ya pagan las cotizaciones pertinentes a la Seguridad Social, dudan sobre si el nuevo decreto incluirá cambios en esta modalidad.

De momento, y a falta del desarrollo de la norma (que se hará en los tres primeros meses de este año) lo único seguro es que, a partir de ahora, todas las prácticas, sean curriculares o extracurriculares, remuneradas o no, deberán cotizar a la Seguridad Social.

Algo que la directora de Universa cuestiona puesto que, en su opinión, el Gobierno está asimilando lo que son prácticas formativas fuera del aula con un contrato de trabajo.

A Universa, que se encarga de gestionar las prácticas de la Universidad de Zaragoza (todas las extracurriculares –que son voluntarias; las hacen los estudiantes que quieren completar su formación y adquirir competencias– y una parte de las curriculares), le preocupa que las empresas con las que ahora colaboran dejen de recibir estudiantes en prácticas.

Tanto García como Alcalá piden que se diferencie bien entre estudiantes en prácticas y becarios y están a favor de que se regulen bien para evitar abusos. Pero insisten en que "las prácticas académicas externas no son un trabajo; es formación fuera del aula".

Inquietud en los centros que imparten ciclos de FP Dual

Las universidades no son las únicas preocupadas por las repercusiones del real decreto.

Los centros que imparten ciclos de Formación Profesional están expectantes por ver cómo se desarrolla la norma y cómo afectará a las prácticas que ahora se hacen en esta formación, sobre todo en la FP Dual.

De momento, CGT ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que la obligación de cotizar por las prácticas de FP, estén o no remuneradas, pueda provocar una disminución de la oferta.

Una portavoz del sindicato explicó que les parece bien que se dé de alta a los estudiantes y se cotice por ellos a la Seguridad Social, pero también mostró su inquietud por la posibilidad de que las empresas rebajen su oferta de prácticas.

En este punto, coinciden con lo manifestado por la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas) que tras la publicación del decreto celebraron el "reconocimiento del valor de las prácticas académicas y que estas computen como periodo de cotización a la Seguridad Social", pero mostraron gran preocupación por las posibles repercusiones de la medida.

En el caso de la FP, en este momento, las no remuneradas no cotizan y solo se paga un seguro de accidentes para los alumnos; por las remuneradas, sobre todo las de la FP Dual, ya se cotiza, pero están bonificadas.

Etiquetas
Comentarios