Despliega el menú
Aragón

Con la muerte de un joven de Luna, las carreteras se cobran ya en Aragón las mismas víctimas que en todo 2017

Con el accidente registrado este lunes en Gurrea de Gállego se alcanza la cifra de 58 muertos, tres más que las que hubo hasta el 26 de noviembre del año pasado y las mismas que se registraron en los doce meses de 2017.

Los bomberos han tenido que abrir el coche para rescatar al herido en el accidente de Gurrea de Gállego.
Los bomberos han tenido que abrir el coche para rescatar al herido en el accidente de Gurrea de Gállego.
Oliver Duch

La tendencia de la estadística así lo indicaba y se ha cumplido. Con el accidente ocurrido este lunes en la carretera A-124 en el término municipal de Gurrea de Gállego (Huesca), en el que una persona ha perdido la vida y otra ha resultado herida de gravedad, ya son 58 las víctimas en las vías interurbanas de las tres provincias aragonesas, las mismas que se registraron a lo largo de 2017. 

Este dato confirma el repunte de víctimas que ya se había venía constatando a lo largo del año. La cifra se recoge dentro de las estadísticas de fallecidos en las 24 horas siguientes a producirse el accidente, es decir, no están contabilizadas las personas que mueren en el periodo de treinta días posterior al siniestro.

En total, se han registrado 51 accidentes mortales en los han fallecido 58 personas desde el pasado 1 de enero hasta este lunes, dato muy negativo si se tiene en cuenta que en el mismo periodo de 2017 eran 55 los fallecidos. De esta forma, Aragón se sitúa, junto a Cataluña, la Comunidad Valenciana, Galicia y Asturias entre las comunidades en que aumenta la siniestralidad respecto a años anteriores.

De los 51 accidentes mortales contabilizados hasta la fecha, 27 se han registrado en las carreteras de la provincia de Zaragoza, 17 en las de Huesca y 7 en las de Teruel. La A-23 es la vía en la que más siniestros con fallecidos se han producido (seis percances con ocho víctimas mortales), seguida de la N-II (cuatro accidentes, cinco muertos), la A-2 (cuatro siniestros, cuatro víctimas) y la N-232 (tres accidentes, cuatro víctimas).

Los dos meses peores con diferencia respecto al resto han sido julio y agosto, cuando perdieron la vida 22 personas (11 cada mes) una cifra muy negativa que no se alcanzaba desde 2011.

El estado de las carreteras también ha influido en estos malos datos y en las vías secundarias se han registrado un 25% más de accidentes mortales que en el mismo periodo del año anterior.

El uso del móvil, el consumo de alcohol y drogas y la velocidad inadecuada a la vía siguen siendo las principales causas de los accidentes en España.

Etiquetas
Comentarios