Aragón

Un año de solidaridad 'diviña'

Eugenia Blanco es la creadora de Diviñas, un club, muy solidario, de mujeres, que se reúnen en torno al vino para reivindicar el papel de la mujer en el sector.

Eugenia Blanco, fundadora del Club Diviñas, que cumple ahora un año.
Eugenia Blanco, fundadora del Club Diviñas, que cumple ahora un año.
Ángel Pascual Gonzalo

Doce meses, 250 socias, una recaudación de 1.600 euros para la lucha contra el cáncer y más de una docena de actividades, donde el vino ha sido, sin duda, el protagonista. Este es el balance del Club Diviñas de Zaragoza, la única sociedad de mujeres amantes del vino que hay en Aragón.

El Club Diviñas surgió gracias a la iniciativa de la zaragozana Eugenia Blanco, quien, tras asistir a una cata en Madrid, decidió desarrollar esta idea en la capital aragonesa. La creadora y organizadora del Club Mujeres Diviñas es Eugenia Blanco, propietaria de El Sitio de Eugenia, un espacio singular en plena ruta de los Sitios de Zaragoza donde, además de productos artesanos, se ofertan experiencias en torno a la gastronomía y, cómo no, alrededor del vino.

«A veces los sueños se cumplen. Es fantástico ver cómo algo que surgió de manera espontánea, se ha transformado en algo tan grande como es este club. Estoy muy orgullosa y agradecida a todas las Diviñas que han confiado en este proyecto y disfrutan de todas nuestras actividades», afirma Eugenia Blanco.

«Diviñas surgió hace un año con el reto de reunir a cien mujeres en un evento solidario en torno al vino en verano de 2017», recuerda Blanco. «Ese reto salió muy bien y decidimos darle continuidad, así que en octubre creamos Diviñas», explica.

Sus actividades tienen como eje el mundo del vino, pero que no se limitan a las meras catas. «Organizamos encuentros, viajes a bodegas, charlas… cualquier cosa que se pueda hacer en torno a una copa de vino», detalla Eugenia Blanco, que además incide en la diversidad de perfiles de las socias de Diviñas, algo que «nos permite abordar propuestas de muy diverso tipo», asegura.

Requisitos

Y todo ello, sin dejar de lado su vertiente solidaria. En su primer encuentro, las Diviñas lograron reunir a un centenar de mujeres, en torno al vino, y recaudaron 600 euros para la lucha contra el cáncer. Y en la segunda ocasión, fueron 180 las mujeres que se quisieron unir a este desafío y que superaron todas las expectativas; a dos semanas de la celebración se habían cubierto todas las plazas previstas. En esta ocasión, lograron recaudar 1.000 euros para la lucha contra el cáncer.

Ser mujer y aficionada al mundo del vino son los principales requisitos para ser «diviña» y pertenecer a un club que crece cada día. Diviñas es un ejemplo más del relevante papel que cada vez más está tomando la mujer en el mundo del vino. «No solo como consumidoras, que cada vez somos más, y con más interés, sino también dentro del sector. Cada vez hay más mujeres al frente de departamentos de Enología de bodegas, así como de otras áreas; tenemos una presidenta en una denominación de origen…» enumera Eugenia Blanco.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios