Despliega el menú
Aragón

Cada aragonés debería trabajar casi tres meses para pagar la deuda autonómica

La DGA bate su récord de endeudamiento, que alcanza los 6.323 euros por habitante.

El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, en las Cortes de Aragón.
El consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, en la tribuna de las Cortes de Aragón.
HA

El crecimiento de la deuda autonómica sigue sin freno en Aragón, hasta el punto de que cada aragonés debería trabajar casi tres meses, concretamente 81 días, para poder pagarla. Así lo constatan los datos del Observatorio de Deuda de la Autoridad Fiscal, que evidencia el récord de endeudamiento financiero de la DGA con 6.323 euros por habitante. Esto coloca a Aragón como la sexta autonomía con mayor deuda per cápita.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) advierte de que las administraciones llevan un “insuficiente ritmo de reducción de la deuda”, aunque reconoce que el riesgo de sostenibilidad de Aragón es “medio” porque los 8.000 millones que debía a los bancos y al Estado al cierre de 2017 suponen el 22,1% del Producto Interior Bruto (PIB).

El problema es que el endeudamiento financiero aún se disparó más al cierre del primer trimestre de 2018, hasta alcanzar los 8.230 millones de euros, a los que se añaden otros 57 correspondientes a sus empresas públicas pese a no computar dentro del sector autonómico. Esto supone un incremento de 271 millones respecto al pasado ejercicio.

 

La Airef también evidencia que Aragón está a la cabeza en lo que a costes financieros se refiere. Es decir, es la tercera autonomía que más intereses paga a los bancos, concretamente un 2,1%, solo superada por Navarra y Madrid. Esto supone que el Gobierno de Lambán destina al año el 0,4% del PIB, algo más de 144 millones. Para hacerse una idea del peso sobre las cuentas autonómicas, la construcción del hospital de Alcañiz se adjudicó por algo más de 57 millones.

La carga para los 1,3 millones de aragoneses se multiplica al sumar la deuda de las entidades locales y la parte alícuota que le correspondería de la Administración central. Según la Airef, haría falta entonces que cada aragonés trabajara 323 días, casi once meses.

El problema no es solo la elevada deuda, que en una década ha pasado de representar el 3,4% al 22,1% del PIB de Aragón, sino que no empezará a bajar realmente hasta 2020 y lo hará de forma mucho más lenta de lo que se desbocó en la pasada legislatura, cuando se llegó a duplicar.  Las proyecciones de la Autoridad Fiscal apuntan a que dentro de dos años representará el 21,5%, apenas medio punto menos.

Lo peor es que este año sigue creciendo el endeudamiento pese a que el actual Ejecutivo autonómico ha contado en tres años con unos ingresos adicionales de 1.279 millones. A ello también ha contribuido las buenas condiciones de financiación ofrecidas por el Estado a todas las autonomías a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Etiquetas
Comentarios