Despliega el menú
Aragón

Tres décadas de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil

El 1 de septiembre de 1988 se incorporaron a la Academia de Baeza las primeras 197 mujeres del Instituto Armado. Hoy son más de 5.500, que representan el 7,25% del total de efectivos

Tres décadas de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil
Tres décadas de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil

Este año se cumple el 30 aniversario de la promulgación del Real Decreto–Ley núm. 1 de 22 de febrero, una disposición que permitió a las mujeres el acceso a las pruebas de selección para ser guardias civiles.

Hasta entonces, el instituto armado se había mantenido desde su creación, en 1844, “como un cuerpo exclusivamente masculino (con la excepción, más bien marginal, de las matronas -a partir del año 1948-, auxiliares que entre otras cosas servían para practicar registros físicos a mujeres)”, recoge el escritor Lorenzo Silva en su libro ‘Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil’.

Cuatro décadas después, se incorporarían a la Academia de Baeza las primeras 197 mujeres que, tras finalizar su formación en junio del siguiente año, se integrarían en sus correspondientes destinos. En la actualidad, son más de 5.500, que representan el 7,25% del total de efectivos.

A lo largo de estos 30 años, las mujeres se han integrado en distintas unidades de la Guardia Civil, “un cambio de gran calado simbólico, para una institución cuyo fundador -el duque de Ahumada-, como se recordará, impusiera a sus miembros la obligación de llevar viril bigote”, recuerda asimismo la obra de Silva.

Mujeres guardiaciviles

En Aragón, 268 guardias civiles de un total de 2.906 efectivos son mujeres, una cifra que supone algo más del 9%. En la Comunidad aragonesa se han formado o han nacido algunas de las mejores agentes del cuerpo, que desde su incorporación a las academias militares han demostrado que lo suyo no era un capricho, sino una decisión firme.

A partir de 1988, ya fuera por vocación, tradición familiar o ambos motivos, aquellas primeras aspirantes toparon durante su formación con no pocos obstáculos. Al comienzo de aquella etapa, tuvieron que soportar el machismo de varios compañeros, además del menosprecio por parte de algunos profesores de la vieja escuela.

Pero lejos de amedrentarse, estas pioneras se hicieron fuertes y demostraron su enorme determinación. Tal es el caso de Cristina Moreno, primera mujer teniente coronel en 2016 -desde este año comparte rango con ella Dolores Gimeno Durán-.

Moreno ya hizo historia veinte años atrás, en 1998, al convertirse en la primera mujer oficial de la Academia General Militar de Zaragoza, con el grado de teniente de la Guardia Civil, y que formó parte de la XLIV promoción de alumnos alférez de la Academia Especial de la Guardia Civil de Aranjuez. En aquel entonces Moreno, en declaraciones a la prensa, expresó tras culminar su periodo de formación que “lo más difícil ha sido luchar día a día con un monstruo que se llama machismo”, ya que “todavía hay quien opina que las mujeres deberíamos estar en otro sitio”.

Teniente Cristina Moreno

Cristina Moreno, primera mujer oficial de la Guardia Civil, en 1998

La oficial madrileña recibió su despacho de teniente en julio de 1998 en la Academia General Militar de Zaragoza de manos de su padre, el brigada Francisco Moreno. En la actualidad, la teniente coronel Cristina Moreno es jefa del área de apoyo del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, tras ser designada el pasado mes de septiembre por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Otra mujer que abrió brecha en la Benemérita es la comandante formada en Aragón Silvia Gil (Madrid, 1975), primera mujer en ingresar en la Guardia Civil de montaña, en 2004. “Si yo estoy aquí puede estarlo cualquiera. No soy especialmente buena ni resalto en nada, soy muy normal en todo, aunque quizás sí muy constante y tenaz”, explicaba Gil en las páginas de HERALDO tras recibir el diploma de especialista en el Centro de Adiestramiento Específico de Montaña (CAEM) de Candanchú.

Por sus logros profesionales también destacan dos oficiales zaragozanas: la comandante María Jesús Pascual, primera guardia civil en presidir el Día de la Patrona, en 2017, y primera mujer guardia civil que estuvo al mando de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Granada; y la comandante jefe de Personal de Apoyo de la Comandancia de Zaragoza Beatriz Berné, anteriormente capitán Jefe de la Compañía de Plana Mayor de la Comandancia de Barcelona y primera mujer Oficial de la Guardia Civil con el grado de teniente en la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona.

Aunque a lo largo de estos 30 años se han derribado barreras importantes, todavía queda camino por recorrer, sobre todo en lo que respecta al acceso a los puestos más altos, donde el porcentaje de oficiales y suboficiales sigue siendo bajo, en torno al 3% y el 2%, respectivamente. Solo hay dos mujeres con el rango de teniente coronel frente a más de 230 hombres que ostentan ese grado. Y por encima de éste no hay ninguna mujer, de momento. Solo es cuestión de tiempo.

Etiquetas
Comentarios