Despliega el menú
Aragón

Tres muertos en una jornada negra en las carreteras aragonesas

Los accidentes se han producido en Aínsa, Arén y Mequinenza.

El coche del accidente de Mequineza quedó destrozado por el choque.
El coche del accidente de Mequineza quedó destrozado por el choque.
Diputación de Zaragoza

La de este lunes ha sido una jornada negra en las carreteras de Aragón, con tres muertos en sendos accidentes de tráfico. Dos de siniestros se produjeron en la provincia de Huesca con apenas cinco horas de diferencia, y el tercero, en la de Zaragoza.

El primero ha ocurrido hacia las 9.30 en la A-138, muy cerca de Aínsa, donde un hombre de 80 años ha sido atropellado por un turismo. El otro accidente se produjo a las 14.36, cuando un hombre de 48 años murió tras salirse de la calzada y volcar el vehículo que conducía. Fue a las 14.36 en la N-230, en el término municipal de Arén.

Estas dos víctimas elevan a cuatro los fallecidos en siniestros de tráfico en el Alto Aragón en solo dos días. El domingo, un vecino de Plan y otro de Bielsa, de 70 y 88 años, respectivamente, perdieron la vida al despeñarse el todoterreno en el que viajaban por una pista forestal de montaña que comunica está última población con el valle de Chistau.

La tercera víctima mortal de este lunes ha sido un hombre de 62 años que ha sufrido un accidente a la altura del kilómetro 298,800 de la carretera N-211, en el término municipal de Mequinenza.

Según informaron fuentes de la Comandancia de Zaragoza, el fallecido era vecino de la localidad barcelonesa de Molins de Rei. El accidente se ha registrado hacia las 17.30, cuando el turismo en el que solo viajaba el conductor, se ha salido de la vía por el margen izquierdo por causas que están siendo investigadas por el equipo de atestados de la Guardia Civil.

Los bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza del parque de Caspe han tenido que intervenir para rescatar el cuerpo del interior del turismo siniestrado.

El accidente mortal de Aínsa ha ocurrido hacia las 9.30. Ursino P. B., de 80 años, ha sido atropellado por un turismo en la A-138 (Barbastro Bielsa). Ha sido en el kilómetro 47, a unos 500 metros de la entrada a la población. Al parecer, el peatón intentaba cruzar para llegar al otro lado de la calzada y, desde allí, coger el camino hacia el casco antiguo de la población. Ha debido ser en ese momento cuando se ha producido el suceso.

Ursino P. B. era natural de Santa María de Buil y desde hacía 14 años vivía en la residencia de ancianos de Aínsa La Solana, donde están consternados por lo ocurrido. Desde el propio centro han comentado que era una persona muy activa, que colaboraba mucho en las actividades que se organizaban y que era muy querido. Además, tal y como ha recordado el alcalde, Enrique Pueyo, solía salir a caminar todos los días muy temprano y frecuentemente llegaba hasta Labuerda, a cuatro kilómetros de Aínsa.

Vuelco en la N-230

Mientras, el accidente de Arén se ha producido en un tramo recto de la carretera N-230 (Lérida-Viella) cuando el vehículo, que circulaba en dirección a la capital leridana, se ha salido de la calzada por el lado izquierdo. Ha recorrido varios metros por un campo y ha acabado cayendo por un barranco de unos seis metros de altura. El conductor, M. I. D. D., de 48 años y de Guinea, que viajaba solo, ha quedado atrapado y ha tenido que ser excarcelado por los Bomberos de la Comarca de Ribagorza.

Se desconocen las causas que provocaron este siniestro. El hecho de que no haya huellas de frenada sobre la carretera apunta a que el conductor ha podido sufrir un desvanecimiento. Hasta el lugar del suceso (p. k. 102) han acudido efectivos de Tráfico y atestados de la Guardia Civil, bomberos de los parques de Graus y Benabarre, una ambulancia de Pont de Suert y un helicóptero de Tremp (Lérida). Han llegado también sanitarios del centro de Salud de Benabarre.

Con las muertes contabilizadas este lunes, ya son 56 las personas que han fallecido en las carreteras de Aragón en lo que va de año, tan solo tres menos que en todo 2017.

Etiquetas
Comentarios