Despliega el menú
Aragón

Alba solicita una reunión con la CHE por las constantes inundaciones de la plaza

La localidad se sitúa entre varias ramblas y las tormentas de este verano han afectado al casco urbano por la acumulación de agua en hasta cuatro ocasiones.

Un tractor retira el barro acumulado en la plaza de Alba este mismo jueves.
Alba solicita una reunión con la CHE por las constantes inundaciones de la plaza
Ayuntamiento Alba

Las numerosas y abundantes tormentas de este verano en la provincia de Teruel han hecho estragos en la localidad de Alba del Campo. Su casco urbano se sitúa en la confluencia de varias ramblas por lo que las inundaciones están siendo constantes en las últimas semanas. De hecho, en estos meses, la plaza se ha inundado hasta en cuatro ocasiones.

No en vano, se le llama la plaza de la balsa. Y es que en la antigüedad en este espacio había una, que recogía el agua de lluvia que caía desde los cerros y lomas que rodean el pueblo, situado en la parte más baja. Con el tiempo, se urbanizó la plaza y la balsa desapareció. Desde entonces, el agua se canaliza a través de una acequia.

En condiciones de lluvia normal o no muy intensa, el sistema de drenaje funciona y no se producen incidentes pero cuando las tormentas son más severas, no da abasto, produciéndose las inundaciones.

Es el consistorio, con sus propios medios y la ayuda de los vecinos, quien tiene que hacer frente a la limpieza de la plaza. “Primero entre varios vecinos con sus tractores se amontona el barro generado por el agua estancada. Después, se contrata a una empresa para que lo recoja y se lo lleve en camiones y, finalmente, se pasa una máquina barredora para terminar de limpiar el espacio”, explica José Herrero, alcalde de Alba.

Este proceso, que se ha tenido que realizar al completo en dos ocasiones este verano, ha supuesto un coste de unos 3.000 euros para el Ayuntamiento. “La cifra puede parecer no muy elevada pero el trastorno que genera a los vecinos es grande”, afirma. Y es que aunque se intenta dejar la plaza lo más limpia posible, siempre queda un polvo residual que con el viento entra en las casas y ensucias coches, entre otras molestias.

Para evitar que estos problemas vuelvan a repetirse, el Ayuntamiento ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) una reunión urgente que permita encontrar la mejor solución para el problema de base.

En este encuentro, el alcalde trasladará de primera mano el estado de la situación así como las posibles soluciones que un técnico municipal ha estudiado. Una de ellas sería desviar la rambla aunque Herrero reconoce que es la que mayor inversión económica requeriría, así como la más compleja de llevar a cabo. Otras alternativas serían dotar de mayor capacidad a la acequia de drenaje o laminar las avenidas de agua poniendo diques en la parte alta de las ramblas.

Por suerte, con estas inundaciones no se han producido daños en las viviendas, donde el agua no ha llegado a entrar gracias a que las acequias están en perfecto estado y limpias. No obstante, con esta reunión se espera poder encontrar la solución más óptima a un problema que este verano se ha vuelto recurrente en Alba.

Etiquetas
Comentarios