Despliega el menú
Aragón

Así contó HERALDO la inauguración oficial

La inauguración del Parque Nacional de Ordesa llegó dos años después de su declaración oficial. No faltó su impulsor, Pedro Pidal, quien acabó dando volteretas por la pradera de Torla.

Actos de inauguración del Parque Nacional en el pradera de Ordesa.
Actos de inauguración del Parque Nacional en el pradera de Ordesa.
Ricardo del Arco Fototca DPH

Todo un marqués haciendo volatines en medio del campo debió de resultar un espectáculo inaudito pero esa fue la estampa que ofreció Pedro Pidal, impulsor de la declaración de Ordesa como Parque Nacional, en el día de su inauguración, como recogió en su crónica el periodista Ena, de HERALDO DE ARAGÓN, enviado al acto. Aunque más inaudito era el paso que había logrado que diesen las autoridades españolas de preservar un territorio para su conservación como espacio natural. Tras ello, aún hubo de esperar dos años para que se produjese la inauguración oficial. No es extraño que, cuando llegó el día, Pidal disfrutase como un niño. Allí estaba, como representante de la junta de turismo altoaragonés, el cronista Ricardo del Arco, quien tomó fotografías de la histórica jornada.

La comitiva de Pedro Pidal, primer comisario de Parques Nacionales, llegada desde Madrid en ferrocarril, se unió a la aragonesa en Tardienta. En Barbastro se añadieron más autoridades locales y desde allí, tras un almuerzo con copa y puro, marcharon todos juntos en coches hacia Naval. Desde este punto cambiaron de medio de transporte y, montados en caballerías, subieron Ara arriba, hasta llegar a la Casa Viu, por donde «han desfilado todos los excursionistas extranjeros y españoles», como dijo el cronista de HERALDO.

Al día siguiente, la expedición visitó la cascada del Estrecho del Arazas, el paso de las clavijas y otros rincones emblemáticos, se plantaron seis abetos, -en lo que el animoso Pidal colaboró poniéndose manos a la obra sin dilación, como recogen las instantáneas de Ricardo del Arco-, y, por la tarde, tras la comida en Casa Oliván, tuvo lugar la inauguración oficial. «El amor por la naturaleza es un sedante para los espíritus», afirmó en su discurso el ingeniero de montes A. Armenteros, máximo representante en los actos del Ministerio de Fomento, de quien dependía el parque.

Volver al Especial Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Etiquetas
Comentarios