Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Aficionados a la arqueología participan en excavaciones en el geoparque de Sobrarbe

Son seis personas, elegidas por sorteo, quienes trabajarán codo con codo con estudiantes y profesores en la campaña de la Cueva de Coro Trasito, en Tella.

Los dos primeros participantes ya están manos a la obra en la campaña de excavaciones.
Aficionados a la arqueología participan en excavaciones en el geoparque de Sobrarbe
Geoparque Sobrarbe

Seis personas aficionadas a la arqueología van a poder compartir trabajos de excavación con estudiantes y profesores de las universidades de Zaragoza y de la Autónoma de Barcelona en la campaña arqueológica de la Cueva de Coro Trasito, en la localidad oscense de Tella.

Los elegidos participaron en un sorteo, al que se inscribieron 23 personas, organizado por el Geoparque de Sobrarbe que cada año da la oportunidad a grupos reducidos de personas a experimentar estas tareas en primera persona.

Los seis afortunados participarán por tandas, en parejas. Los dos primeros ya están manos a la obra, como dos integrantes más de la sexta campaña de excavación del programa del Geoparque. Han llegado desde Madrid y Barcelona y formar parte de un grupo de expertos que se centra en investigar la vida agropastoril en la citada cueva. Según se ha averiguado, en este espacio, que data de hace más de 7.300 años, vivieron personas y animales entre finales del Neolítico y la Edad de Bronce.

Esta primera pareja permanecerá en el yacimiento durante una semana, hasta este sábado. Un día después, tomarán el relevo los segundos participantes y lo mismo sucederá el 16 de julio, cuando las últimas dos personas pasen por las excavaciones hasta el día 21.

La acción forma parte del programa ‘Excava en el Geoparque' y su objetivo es difundir del patrimonio arqueológico y paleontológico de la zona. La campaña está dirigida por tres profesores, Ignacio Clemente, Ermengol Gassiot y Javier Rey, quienes guiarán al grupo en sus labores.

En este sexto año de trabajos, los arqueólogos continuarán sus investigaciones en el abrigo de la cueva, donde se seguirá trabajando en extensión para ver las estructuras del espacio. Según se ha observado, cuenta con dos zonas claramente diferenciadas, con una separación entre ellas de unos 30 metros. Una de ellas sería el lugar donde se enterraba a los muertos y donde el año pasado se hallaron restos de dos bebés recién nacidos. En la otra parte, separada por dos muros, se conoce que convivían personas y animales.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión