Despliega el menú
Aragón

El 25% de los mir en Aragón son médicos extracomunitarios

El funcionamiento de los centros sanitarios de difícil cobertura depende en buena medida de profesionales extranjeros que, una vez terminada su formación, afrontan problemas para poder mantener esa plaza por trámites de inmigración.

El médico costarrincense Alejandro Fournier, durante una guardia en Benasque este invierno.
Alejandro Fournier, durante una guardia en Benasque este invierno.
A. F.

El médico costarricense Alejandro Fournier, de 32 años, ha cambiado las playas de Costa Rica por las montañas de Graus y Benasque. Desde hace un año trabaja haciendo guardias como médico de familia en una zona de difícil cobertura del sector Barbastro y, a pesar de las "kilometradas sin talento" que se hace todas las semanas para subir desde Huesca a las montañas, asegura estar felizmente asentado con su mujer y su hija en la capital oscense.

"A estos sitios no quiere ir nadie; se consiguió hace poco que trabajar en los puestos de difícil cobertura puntúe más en bolsa por el tiempo trabajado, pero plantear eso a un extranjero tampoco le sirve de nada porque no tenemos derecho a presentarnos ni a bolsa ni a oposiciones", lamenta. Como él, más de 200 médicos latinoamericanos palían la falta de especialistas en Aragón, la mayoría en el medio rural, y según datos del sindicato médico Csif-Aragón, los médicos extracomunitarios suponen ya entre el 20 y el 25% del personal mir en centros de salud y hospitales de la Comunidad.

"El problema está en que cuando un extracomunitario termina su formación necesita tener un contrato al día siguiente para poder quedarse y trabajar al menos uno o dos años en España. De no ser así, pierden su permiso de residencia por formación y tenemos que pasar a solicitar un permiso de trabajo que en el Ministerio de Extranjería tarda más de seis meses", señala el presidente de Csif-Aragón, Evangelino Navarro, al explicar los problemas de contratación que enfrentan estos profesionales de cuya labor depende en buena medida el funcionamiento de los centros de difícil cobertura.

A Fournier, afincado en Huesca y contratado para el sector Barbastro, le toca hacer guardias en cuatro sitios distintos del Pirineo, de manera que en un año se ha hecho ya más de 35.000 kilómetros por carreteras de la provincia. "En estos momentos, en el punto de atención continuada de Castejón de Sos, en Benasque, están con problemas. Hay poca gente y siempre faltan porque al estar lejos no se anota nadie para esta zona", relata. Bajo estas circunstancias, la dirección de Atención Primaria de Barbastro le planteó hace poco la posibilidad de un contrato de un año como una manera de cubrir la asistencia en esas zonas más remotas a las que no quieren ir otros. "Ellos me facilitan la posibilidad de quedarme y yo les cubro una zona que es difícil...", confiesa.

Esta situación de déficit de médicos se podría extrapolar también a la provincia turolense y, en concreto, al Hospital Obispo Polanco donde, según fuentes del sindicato médico Cemsatse, de 170 especialistas que hay en plantilla en torno a un 10% o un 15% son médicos internos residentes extracomunitarios que han hecho la especialidad en Teruel, Valencia o Zaragoza y necesitan un contrato de trabajo para poder quedarse. "Aquí en Teruel el trato es excepcional para todos ellos, porque están considerados como uno más de los equipos, pero las circunstancias nos dicen que, a pesar de que ellos estén, esto sigue deficitario", lamenta Jesús Martínez Burgui, médico de urgencias hospitalarias del Obispo Polanco y vicepresidente del Colegio de Médicos de Teruel.

Ante las complicadas circunstancias que se viven también en la zona para cubrir determinadas plazas, Martínez Burgui reconoce que la contratación de médicos extranjeros puede ser vista como una "solución", pero en su caso -matiza- es de la opinión de que son "simplemente compañeros que quieren estar y trabajar aquí".

"De mi quinta, y soy ya mayor, tengo muchos compañeros cubanos, nicaragüenses, puertorriqueños, que han ido incluso jubilándose. Muchos tenían como objetivo saltar el charco nuevamente, pero otros se quedaron porque hicieron su vida aquí y han sido excelentes compañeros y profesionales. Yo siempre los he valorado como unos compañeros más que quieren trabajar en Teruel, y bienvenidos siempre", subraya.

Rebajas fiscales para asentar población

A juicio del sindicato Csif-Aragón, la contratación de estos profesionales por periodos anuales no deja de ser una medida "paliativa" para ocultar un problema de base: la falta de profesionales médicos que estén dispuestos a asentarse en lugares de menor población. Así pues, desde el sindicato plantean al Ministerio la posibilidad de que aquellos mires extracomunitarios que quieran trabajar en Aragón después de su formación puedan firmar un "precontrato voluntario" para no tener que esperar la tramitación de extranjería, que lleva a muchos a abandonar el país o la Comunidad donde se han formado.

"Está todo en negociaciones con el Ministerio y va a suponer la modificación del estatuto marco", adelanta Navarro, quien de forma paralela a esta medida propone otras que incentiven a los médicos locales a elegir también estas plazas de difícil cobertura. "Lo mejor sería que en todo centro o población de este tipo todos los profesionales -comunitarios o no- que hiciesen allí su trabajo tuviesen rebajas fiscales para favorecer su asentamiento en lugares de menor población", afirma Evangelino.

Fournier, por su parte, coincide en que muchos de los mir que "rodaran" por estas plazas, como le ha ocurrido a él, elegirían quedarse por ese "encanto" que tiene la zona y sus gentes, pero reconoce que hacen falta incentivos.

"Todo lo que es la zona del Pirineo está un poco desatendida. La cubrimos, pero no estamos con el personal que haría falta. Al final el trabajo sale adelante pero a punta de pasarnos del límite de horas, que son horas que se deja de estar con la familia... Yo disfruto mucho mi trabajo, soy feliz aquí y me encanta prestar asistencia en estos lugares, pero haría falta más gente", reivindica.

Etiquetas
Comentarios