Despliega el menú
Aragón

Dermatología, Plástica y Cardiología, entre las especialidades más deseadas

Los médicos eligen hasta el 10 de mayo la rama en la que quieren formarse. Sanidad ha ofertado 6.513 plazas este año.

Alba Perales e Isabel García han hecho elMIR y empezarán su formación a finales de mayo.
Alba Perales e Isabel García han hecho elMIR y empezarán su formación a finales de mayo.
Guillermo Mestre

Miles de médicos deciden su futuro hasta el próximo 10 de mayo. Eligen las 6.513 plazas de formación que el Ministerio de Sanidad oferta este año en centros sanitarios acreditados de toda España. De ellas, unas 200 están ubicadas en la Comunidad aragonesa. No ha habido sorpresas y Dermatología, Cirugía Plástica y Cardiología han vuelto a estar entre las especialidades más demandadas.

Unos 14.000 licenciados en Medicina se presentaron el pasado 10 de febrero al examen MIR (Médico Interno Residente). Una prueba necesaria para poder elegir una de las plazas ofertadas de formación y un requisito, casi imprescindible, para poder acceder al mercado laboral español.

Para elegir plaza de formación, el Ministerio de Sanidad ordena a los aspirantes valorando la nota que se obtiene en el examen MIR (cuenta un 90%) y el expediente académico (un 10%). Así, los facultativos están escogiendo desde el pasado 20 de abril las plazas ofrecidas según sus preferencias y gustos hasta completar las más de 6.000 de este año. Entre las especialidades que más tarde se agotan suele estar Medicina de Familia, en parte, porque es la que también más plazas ofrece.

En los últimos años, con la crisis, los puestos de formación han ido reduciéndose. En 2009, se llegó a lao más de 6.900. La posibilidad de volver a incrementarlos ha vuelto a plantearse ante el déficit de facultativos que actualmente hay en España. Una escasez que Aragón ha sufrido especialmente, sobre todo, en los centros periféricos, muchos de ellos con serias dificultades para cubrir algunas de las vacantes. Pero la opción de formar más especialistas genera un intenso debate, hay disparidad de opiniones y no todos los profesionales creen que esta sea la solución, al menos, a corto plazo.

El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, Javier Castillo, destaca el "excelente" sistema de formación español y asegura que hay que luchar por "preservarlo". No obstante, apuesta por una "adecuada correspondencia" entre el número de estudiante de Medicina y las plazas de formación ofertadas por el Ministerio, y recuerda que en pocos años las nuevas promociones saldrán ya con menos recién licenciados. En Huesca y Zaragoza, asegura Castillo, ya se ha reducido a 220 egresados, cuando la cifra en los últimos años ha estado entre 250 y 300.

En todo caso, Castillo no considera que el Ministerio tenga que optar por un incremento generalizado de plazas MIR, sino por "centrar sus esfuerzos" en intentar cubrir las necesidades de aquellas especialidades o plazas de los centros sanitarios que menos demanda tengan. "Hay que procurar que los esfuerzos estén bien dirigidos", recalca.

"Falta de previsión"

La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza, Concha Ferrer, recuerda que las plazas ofertadas están prácticamente "estancadas" en los últimos años y considera que ha habido una "falta de planificación" para hacer frente al déficit de facultativos que hay en España. "Si no prevés que se va a jubilar mucha gente, ¿cómo vas a hacer frente a cuándo se vayan?", se pregunta Ferrer.

Apuesta también por hacer un análisis pormenorizado de la situación y detectar aquellas especialidades que más problemas tienen. Recuerda que cada año unos 3.000 recién licenciados en Medicina se quedan "sin opción" al no conseguir una plaza de formación, lo que "les obliga a marcharse fuera del país o presentarse de nuevo al MIR" al año siguiente. "El problema es que vas ampliando estas bolsas de médicos y hay que intentar que no se produzcan. Hay que buscar una solución", manifiesta.

Aunque la presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza asegura que el sistema de formación está muy bien "constituido", reconoce que necesitaría "actualizarse" para afrontar el futuro. Por ejemplo, pone sobre la mesa la "carga de trabajo" extra que afrontan algunos facultativos al convertirse en tutor de residentes y lo poco valorado o reconocido que está a pesar del tiempo invertido. "Tienen una responsabilidad que no se les valora. Esto habría que modificarlo", concluye Ferrer.

Etiquetas
Comentarios