Despliega el menú
Aragón

"El MIR es duro y te juegas todo a una carta, pero quizás es el sistema más justo"

Dos médicos aragonesas recién licenciadas en Medicina ya han podido elegir la especialidad en la que se formarán durante los próximos años.

Alba e Isabel ya han elegido su especialidad.
Alba e Isabel ya han elegido su especialidad.
Guillermo Mestre

Alba Perales e Isabel García, de 25 y 24 años respectivamente, son dos de las médicos aragonesas recién licenciadas que comenzarán su formación a finales de mayo. La primera ya ha elegido Cirugía Plástica en el hospital Miguel Servet de Zaragoza y la segunda, Hematología en La Paz de Madrid. Comenzarán su formación en esas especialidades, después de "darle muchas vueltas a la cabeza", rotar por diferentes servicios y hacer un tour para visitar diferentes hospitales del país.

"Cirugía Plástica era una especialidad que desconocía, pero en la rotación me encantó", asegura Alba, que tras el MIR obtuvo el número 107 y tenía muchas posibilidades de poder escoger lo que quería. Pero llegar hasta ahí no ha sido fácil. Recuerda con verdadero horror los 17 meses que pasó delante de los libros para prepararse el MIR. "Estudiaba ocho horas al día y es un sacrifico enorme. Las cinco horas del examen las recuerdo divertidas, pero los meses de antes, lo peor", admite.

Isabel también invirtió muchas horas para obtener un buen puesto y elegir alguna de las especialidades que le gustan. "Siempre me he inclinado más por las médicas y estaba entre Hematología o Endocrinología. Al final, he podido escoger lo que me gustaba", sostiene esta joven médico, que ha optado por salir fuera de Zaragoza, donde ha estudiado la carrera. "Pero no descarto volver, claro", afirma.

Las dos reconocen que el examen MIR es muy duro, pero reconocen que es la mejor manera de distribuir las plazas de una manera "justa" y no haya ningún favoritismo. "Te juegas todo a una carta. A cómo estés un día. A pesar de que puedes llevarlo bien preparado, ese día te pueden traicionar los nervios. Pero quizás es la manera más justa", añade Alba. "Otra cuestión es que haya un desequilibrio entre el número de estudiantes y las plazas de formación que se ofertan. Han ido reduciéndose con los años y eso se ha notado", añade Isabel.

No obstante, abogan por modificar algunas cuestiones, al menos, sobre la fórmula utilizada para calcular la nota final. Consideran "un poco desproporcionado" que el examen cuente un 90% y el expediente de la carrera, un 10%. "Va a llegar un momento en el que la gente se va a poner a estudiar el MIR desde primero y dejará la carrera un poco de lado. Va a haber tanta competencia en el examen que no va a quedar otro remedio", señalan.

Etiquetas
Comentarios