Despliega el menú
Aragón

Escepticismo ante la ley de Nadal

Los trabajadores del carbón en Teruel no tienen claro que el Gobierno promulgue una ley que frene el cierre de las térmicas, entre ellas la de Andorra.

Trabajadores de la central térmica de Andorra, en un cambio de turno. La instalación podría cerrar sus puertas en 2020.
Trabajadores de la central térmica de Andorra, en un cambio de turno. La instalación podría cerrar sus puertas en 2020.
Javier Escriche

La cuenca minera turolense reflexiona estos días sobre el anuncio del ministro de Energía, Álvaro Nadal, de poner en marcha una propuesta de ley para limitar el cierre de las centrales eléctricas, entre ellas la de Andorra. Nadal avanzó que este será el último cartucho para evitar que la térmica andorrana deje de echar humo en junio de 2020. Así lo manifestó en un encuentro que mantuvo en Zaragoza con el presidente de Aragón, Javier Lambán, para firmar el último convenio del Plan Miner destinado a infraestructuras municipales, dotado con 250 millones de euros para todas las cuencas españolas.

El ministro, que defendió la rentabilidad y eficiencia de la planta andorrana, subrayó que si el texto se tramita de forma urgente y cuenta con apoyo mayoritario, podría estar listo en poco más de dos meses. También aseguró que se presentaría "en los próximos días" y que contará con las recomendaciones de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC), organismo que ya rechazó en enero un Decreto Ley en la misma línea. Nadal incidió en conseguir el apoyo del resto de partidos y lamentó no haberlo logrado hasta el momento pese a llevar meses intentándolo.

El "enésimo compromiso"

El sector del carbón no tiene tan claro que esto se vaya a producir. Alcaldes y sindicatos no descartan que sea el "enésimo compromiso incumplido" del Gobierno central con respecto al futuro del carbón y prefieren mantener la cautela. Los primeros ediles de Ariño, Joaquín Noé, y Andorra, Sofía Ciércoles, manifiestan prudencia y precaución.  "No nos fiamos en absoluto de nada. Llevamos muchos años con muy buenas palabras pero con realidades, pocas", apunta Noé. "Lo que hace falta es que se apruebe la ley para que no se cierre la térmica mientras no haya otras alternativas", añade Ciércoles.

Los trabajadores también son escépticos. "Esta letra y esta música ya la hemos escuchado muchas veces. Y la realidad, a día de hoy, es que la Central de Andorra cerrará en 2020 si no se hace algo ya", recalca el presidente del Comité de Empresa de la Central Térmica de Andorra, Hilario Mombiela. Reconoce que el Partido Socialista se ha manifestado siempre favorable a la continuidad de la Térmica;  "pero habrá que ver qué votan", dice.

En este sentido, el presidente Lambán aseguró en Caspe recientemente que la dirección socialista ha trasladado su "predisposición" a votar a favor de esa futura ley en caso de que el grupo popular la lleve al Congreso, como era intención de Nadal. "Los responsables socialistas de Asturias, Castilla y León y Aragón hemos tenido una reunión en Ferraz y hemos visto una predisposición bastante favorable", señaló Lambán, que también dudó de que esa propuesta llegue finalmente al Parlamento.

"Llevan meses anunciándola", matizó Lambán. Lo que se pretende con esta ley es que el Gobierno de España tenga la última palabra a la hora de que una empresa eléctrica presente su solicitud de cierre. El Ministerio podría denegar el permiso por cuestiones de seguridad de suministro o encarecimiento de la factura de la luz. No es una ley exclusiva para térmicas de carbón sino que incluye centrales que operan también con gas y petróleo.

Si no sale adelante el texto, la Central Térmica de Andorra podría cerrar sus puertas en junio de 2020, puesto que Endesa, la propietaria, no está dispuesta a invertir los 190 millones de euros que necesita la infraestructura para adaptarse a la normativa ambiental. El cierre de la térmica supondría la muerte total de la economía de la comarca Andorra-Sierra de Arcos, donde el sector minero-eléctrico genera 400 empleos directos y más de 2.000 indirectos. Además, el 40% del PIB de la provincia de Teruel proviene de esta actividad.

Etiquetas
Comentarios