Sociedad

Heraldo Joven

"Papá, yo te quiero, pero no me avergüences, por favor"

En la temperamental adolescencia que todo el mundo ha de vivir, los padres pueden parecer héroes y villanos. Pero, en el fondo, los quieres.

"Papá, yo te quiero, pero no me avergüences, por favor"

Te quiere. Lo quieres. Probablemente has ido incrementando el valor de tus regalos cada 19 de marzo, desde el marco de fotos hecho con macarrones en infantil hasta quizá, una corbata, un libro o una tablet. Un padre es un regalo que se descubre y revaloriza con el tiempo. Cuántas cosas habrá hecho por ti y cuántas ni siquiera sabes todavía.

Sin embargo, a veces -como tú a él-, te saca de tus casillas. Porque igual que este padre no pudo evitar este 'zasca' a su hija por llegar tarde, tú hay cosas por las que tampoco pasas. Pero recuerda que él también es humano.

Anécdotas de padres e hijos

Nota: los nombres son ficticios para que ningún padre pueda darse por aludido.

Aunque también es cierto que todos los que hoy se quejan han asegurado que quieren a sus padres muchísimo. Además, si el día de mañana deciden tener descendencia seguro que entenderán mejor el refrán que dice "cuando seas padre, comerás huevos". Porque aunque hoy creas que no, tal vez un día todas estas cosas que te avergüenzan, hasta te hagan gracia.

Y para que las cosas queden en tablas, también hay que reconocerles todas las veces que son divertidos. Y eso lo hace muy bien el hashtag #padresdivertidos, porque seguro, seguro, que te sientes identificado tanto como padre como por hijo:

Etiquetas
Comentarios