Despliega el menú
Aragón

Al gimnasio en el hospital

La Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Nuestra Señora de Gracia acoge a diario a una decena de pacientes con afecciones de corazón.

Al gimnasio en el hospital
Al gimnasio en el hospital

La Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Nuestra Señora de Gracia  de Zaragoza acoge, cada día, a una decena de pacientes con afecciones de corazón que realizan ejercicio de forma dirigida.

“Son los pacientes afortunados”, dice Gentian Cuko, médico rehabilitador de esta unidad cardíaca que parece más un gimnasio que un servicio hospitalario. “Todos los usuarios que pasan por aquí han sufrido un infarto u otras afecciones de corazón, pero no han tenido que ser operados”, continúa Cuko.

Desde hace dos años, esta unidad ha atendido a más de 600 pacientes que vienen de todo el territorio aragonés. Sin embargo y según los responsables “no son suficientes ya que hay más de 2.000 personas que sufren un infarto cada año en Aragón y no podemos atenderlos por falta de recursos”, se lamenta Cuko.

Esta unidad del Hospital Provincial es prácticamente única en Aragón. Solo existe una parecida en el Hospital Miguel Servet, y acoge, principalmente a pacientes que ya han sido intervenidos de corazón.

“Vengo dos veces por semana y hacemos estiramientos, cinta y bicicleta para motivar al corazón a funcionar bien de nuevo”, dice Blanca Floría, una usuaria que sufrió un infarto el pasado mes de septiembre.

“Aquí hago más deporte que antes. He pasado de no poder correr a hacerlo de nuevo”, relata Tomás Ferrández, a quien le hicieron dos cateterismos hace unos meses.

Los pacientes están monitorizados todo el tiempo para controlar sus constantes y evitar cualquier posible arritmia que pueda surgir en el entrenamiento personalizado que sigue cada uno de ellos . Ante cualquier cambio, una enfermera les toma la tensión y verifica que el ritmo de su corazón es el adecuado.

 “Queremos que nuestros pacientes aprendan a llevar un estilo de vida saludable y a ello contribuye el entrenamiento”, añade Gentian Cuko. “Está comprobado que el ejercicio físico beneficia a todo tipo de factores de riesgo, mejora la tensión, la frecuencia cardíaca y el bienestar global del paciente”, concluye Cuko.

Etiquetas
Comentarios