Despliega el menú
Aragón

Aragón, un país de montañas

Recreacionismo, el turismo que viaja al pasado

Aragón cuenta cada vez con más fiestas y celebraciones que reconstruyen episodios históricos o legendarios de su rico pasado cada vez con mayor rigor y calidad, unas conmemoraciones que despiertan un interés creciente entre los visitantes

Un participante en el 'Torneo del rey', en Las Bodas de Isabel. Las justas entre caballeros son una de las actividades que suelen verse en una recreación.
Un participante en el 'Torneo del rey', en Las Bodas de Isabel. Las justas entre caballeros son una de las actividades que suelen verse en una recreación.
Javier Escriche

Apenas se han apagado los ecos del éxito registrado por la última edición de Las Bodas de Isabel de Segura, que ha devuelto a la ciudad de Teruel al medievo para revivir la historia de sus legendarios amantes. Esta celebración que llena la capital del Turia de visitantes es sin duda la principal valedora del auge que el recreacionismo está viviendo en Aragón y ha marcado la pauta para el resto. «Partimos de una leyenda basada en una tradición oral, que mencionaba a personajes que existieron en realidad. A través de un trabajo de investigación y de contextualización de la historia en su época hemos creado una representación en la que se han implicado 4.500 personas organizadas en 150 grupos que participan directamente en la fiesta», dice Raquel Esteban, gerente de la Fundación Bodas de Isabel y vicepresidenta de la Asociación Española de Fiestas Históricas.

«La recreación permite una comprensión histórica del patrimonio, que es algo inmóvil y frío, pero si se le suma la emoción de una historia y la teatralidad, ese patrimonio cobra vida», dice.

«Las recreaciones han conseguido generar un auge alrededor de la historia y sacarla a la calle; han logrado la democratización de la historia y eso es una maravilla», afirma Darío Español, profesor de la Universidad de Zaragoza, que es también responsable de HPLab, una 'spinoff' de la propia universidad, que organiza recreaciones como el Homenaje al templario Guillem de Mont-Rodón en el castillo de Monzón, el Compromiso de Caspe o la Feria del Renacimiento de Fonz..

El fenómeno atrae a gente de todas partes: «Las Bodas de Isabel han conseguido que a lo largo de todo el año haya un goteo incesante de turistas a Teruel», dice Español. «Las Bodas han puesto a Teruel en el mapa del mundo», afirma Esteban que es también presidenta de la Conferencia Europea de Fiestas Históricas y destaca el potencial de este turismo en todo Aragón «ya que disponemos de un riquísimo patrimonio histórico».

«Para captar la atención hay que especializarse y, sobre todo, crear una historia que enganche a la gente. En Teruel han ligado la leyenda con un momento más emocional: el beso, y se han convertido en la ciudad del amor», explica Español.

Desde el Gobierno de Aragón también se ha advertido el potencial del Recracionismo para atraer turismo y ha elaborado un folleto, –que se presentó en la última feria de turismo Fitur–, sobre las fiestas históricas que se llevan a cabo en Aragón. Esta publicación se basa el estudio realizado por Turismo de Aragón y el sector recreacionista, que va más allá de los mercados medievales, y se fija en aquellas celebraciones que suponen una reconstrucción (máximo rigor histórico en torno a elementos museísticos), la conmemoración de una fiesta histórica (lectura de documentos sin teatralización) o una recreación (partiendo de fuentes históricas, se recrean personajes y acontecimientos con un guión teatralizado).

En la presentación del informe, la directora general de Turismo, Marisa Romero afirmó que estas celebraciones «ponen en valor la historia de Aragón y hacen que se recupere el interés por el patrimonio». El turista que se desplaza a estos actos planifica sus visitas, se interesa por la historia y viaja en cualquier época del año.

También la Diputación de Zaragoza edita una guía que puede descargarse en su web.

Rica historia

La rica historia de Aragón hace que sean innumerables los acontecimientos que pueden ser recuperados de su pasado. Remontándonos en el tiempo llegaremos hasta íberos y romanos, de los que hay importantes celebraciones, como la Lakuerter de Andorra con sus seis clanes íberos y campamento romano. El yacimiento íbero del cabezo de Alcalá en Azaila vuelve a la vida durante la celebración de Sedeisken, el posible nombre de esta localidad durante aquella época; mientras Velilla de Ebro recuerda su pasado romano en las Nonas de Junio y Mara, el momento en que cambió el calendario en los Idus de marzo.

La Edad Media es la más representada y la que cuenta con algunas de las recreaciones más elaboradas y con más larga tradición. A ella pertenecen Las Bodas de Isabel, pero también las Alfonsadas de Calatayud, que muestran la conquista de la ciudad por Alfonso el Batallador, y fueron declaradas Fiestas de Interés Turístico de Aragón en 2012, o los Esponsales de la reina Petronila, en Barbastro. En Daroca, la conmemoración de los Corporales recupera la leyenda de las formas sagradas ensangrentadas durante la batalla de Valencia. Las Horas de nuestra Historia, en Ejea de los Caballeros, agrupa representaciones de un conjunto de hechos históricos del Reino de Aragón entre 1035 y 1213. El espíritu templario del castillo de Monzón renace en el Homenaje a Guillem de Mont-Rodón, que recuerda los años de la educación del niño rey Jaime I en una fortaleza que alberga más representaciones de este tipo a lo largo del año, como el Bautizo del Alcalde. Larga tradición tiene también la representación de la Morisma en Aínsa, que llena de color su hermosa plaza mayor cada dos años.

El Renacimiento tiene su mayor exponente en la Feria de Fonz, cuyos casco antiguo de este estilo es el mejor escenario para artesanos ataviados con ropa de la época, combates entre caballeros y escenificaciones. El regreso del Comendador en Mas de las Matas o la Coronación del Emperador Carlos V, que se recrea en Tarazona, son otros dos ejemplos.

De época contemporánea, la semana del Modernismo de Teruel y las jornadas del cine de la II República de La Almunia (recuperando la figura del director Florián Rey). En nuestro pasado más reciente se sitúa la recreación de la Batalla del Ebro que cada verano reúne en Fayón a trescientos recreacionistas.

Son solo unos apuntes de una larga lista.

Más noticias en Unpaisdemontañas.

Etiquetas
Comentarios