Despliega el menú
Aragón

Tercer Milenio

Máquinas 'made in Spain' para tiempos modernos

La asociación que agrupa a los fabricantes españoles, presidida por un aragonés, augura una buenas perspectivas de negocio en esta nueva edición del certamen.

Expositor de Agromet, en una anterior edición de FIMA.
Expositor de Agromet, en una anterior edición de FIMA.
Heraldo

Reconoce el presidente de la Asociación de Maquinaria Agropecuaria, Forestal y de Espacios Verdes (Ansemat), el aragonés Alfonso Tajada, que hasta hace apenas dos meses lo que estaba claro era que FIMA 2018 cumpliría con las más exigentes expectativas de éxito en cuanto a expositores. No lo veían tan claro las empresas en lo que a visitantes se refiere porque el sector agroalimentario arrastraba una campaña de grave sequía y las previsiones no eran nada halagüeñas.

Pero llegó la lluvia y la nieve, «providenciales para la feria», dice Tajada, y las estimaciones se han dado la vuelta. «Ahora estamos convencidos de que tendremos una invasión de visitantes porque ha cambiado el ánimo de los productores», detalla el presidente de Ansemat, también expositor en FIMA con su empresa Agromet y que conoce bien un certamen del que fue presidente del comité organizador.

Con esas expectativas de una afluencia masiva de profesionales y grandes posibilidades de negocio acuden a FIMA el 95% de las empresas integradas en Ansemat, «una importante presencia si se tiene en cuenta que sus marcas ocupan el 35% de la superficie expositiva del certamen», detalla Tajada, que destaca que FIMA permitirá a los fabricantes españoles evidenciar la alta tecnología y la investigación y desarrollo que realizan las empresas para adaptarse a las nuevas exigencias del sector agroalimentario, muy condicionado actualmente por el cambio climático.

«La sequía ha generado un cambio en las decisiones de siembra de los agricultores y, con ello, en la compra de maquinaria», explica el representante de Ansemat, que recuerda que la falta de lluvia ha evidenciado un descenso en la compra de tractores para explotaciones cerealistas, las más afectadas por la ausencia de precipitaciones y el descenso de los precios.

Sin embargo, explica, el buen comportamiento (especialmente en lo que a cotizaciones se refiere) de los leñosos -nogal, almendro, pistacho- ha propiciado la expansión de este cultivo por toda España «y en algunas zonas incluso ha avanzado de manera importante la producción de plantas aromáticas», puntualiza. Una explicación con la que Tajada justifica a renglón seguido que la maquinaria española está adaptando sus innovaciones a los nuevos tiempos, en los que -de nuevo forzado por la sequía- se ha incrementado de forma importante la siembra directa y, por lo tanto, la adquisición de maquinaria para realizarla.

De hecho su empresa, situada en la localidad zaragozana de Ejea de los Caballeros, exhibirá en FIMA nueva maquinaria adaptada a este nuevo escenario agrario. «Acudimos al certamen con una nueva máquina para la oxigenación de la tierra en siembra directa», dice Tajada, que se refiere así a un novedosos sistema de púas patentado por Agromet que contribuye a la aireación y descompactación del terreno sin romper la capa superficial del terreno, apropiado para siembras directas y el mantenimiento de praderas pero aplicable también a otro tipo de cultivos intensivos. «Y estamos trabajando en nueva maquinaria para cultivos leñosos que están teniendo un crecimiento espectacular tanto en Aragón como en el resto de España», matiza.

Incendios y maquinaria

Las empresas de Ansemat no solo exponen. También serán protagonistas en una jornada, impulsada por la organización y la Escuela Politécnica Superior de Huesca, en la que se presentarán los resultados del proyecto ‘Análisis de riesgos de incendios en cosechadoras de cereales’, financiado por el Gobierno de Aragón, y en el que también participa la organización agraria Asaja Huesca.

Un proyecto, cuyas líneas de trabajo se presentarán el día 22 en el marco del certamen, que tiene un doble objetivo: reducir el riesgo de incendios forestales y permitir la recolección de cultivos extensivos en verano. La pretensión, explica Tajada, es darlo a conocer porque una vez finalizado el estudio, sus conclusiones y recomendaciones podrán extenderse a otras Comunidades.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas
Comentarios