Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Política

Rivera dice que el impuesto de Sucesiones es "obsoleto" y se compromete a su supresión

Ve posible trasladar su éxito de Cataluña a España y se muestra capaz de pactar con PP y PSOE. El presidente de C’s aboga por reducir la carga fiscal a las empresas y a las clases medias. Exige a Puigdemont que "deje de hacer el indio" y cree que su tiempo "se ha agotado".

Albert Rivera, este jueves, durante su intervención en el desayuno informativo organizado por HERALDO y el Círculo de Economía.Guillermo Mestre

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, defendió este jueves en Zaragoza la supresión del impuesto de Sucesiones, un tributo que calificó de "obsoleto", y se comprometió a hacer valer su influencia para lograr este objetivo. "Ese impuesto acabará cayendo, la pregunta es cuándo. Me gustaría que fuera cuanto antes, pero si no, habrá que esperar a que seamos decisivos y podamos gobernar en Aragón", afirmó.

Este fue uno de los mensajes más destacados que lanzó Albert Rivera en el transcurso de un desayuno informativo organizado por HERALDO y por el Círculo Aragonés de Economía en el hotel Reina Petronila. El líder de la formación naranja esbozó las líneas maestras de su proyecto político, que después de haberse convertido en la primera fuerza de Cataluña en las elecciones del 21-D pasa por alcanzar el Gobierno de España. "Lo que hemos conseguido en Cataluña se puede conseguir en toda España", dijo.

Pero se expresó con especial rotundidad a la hora de hablar de política fiscal. "El impuesto de Sucesiones es un impuesto obsoleto que hay que suprimir", afirmó Albert Rivera, que incidió en las diferencias de tributación de las Comunidades autónomas. "Encima hay que estar sufriendo por dónde te mueres", lamentó. Fue el momento más aplaudido de su intervención.

"Queremos suprimirlo y lo hemos hecho donde éramos decisivos", afirmó en relación a los casos de Andalucía y Murcia. Confió en que el presidente Javier Lambán acabe con este tributo, pero también lanzó un recordatorio a Mariano Rajoy, dado que Sucesiones es un impuesto cedido, por lo que el Estado puede recuperarlo y eliminarlo. "Lo podría hacer Rajoy mañana", señaló.

La reducción de la carga fiscal fue uno de los ejes de su mensaje, muy dirigido al sector empresarial que le escuchaba. En este sentido, aprovechó el caso del acuerdo alcanzado en Opel. Aunque dijo que "las renuncias de derechos laborales no son el modelo", se felicitó por la permanencia de la factoría de Figueruelas "por mucho tiempo".

Pero añadió otro argumento: "No podemos confiar en que una empresa en un consejo de administración decida si se queda o se va. Pongamos los instrumentos para que las empresas digan: ‘Quiero ir a Aragón’. Hagamos una legislación buena y no machaquemos a impuestos a trabajadores, directivos y empresas".

Su proyecto político, según explicó, se fundamenta en tres pilares. El primero es "una clase media fuerte", que para forjarse precisa de empleo de calidad, una mejora del sistema educativo y de políticas de innovación. Pero también habló de regeneración y citó la necesidad de despolitizar la justicia con medidas como que los jueces elijan el Poder Judicial o que el nombramiento del Fiscal General del Estado dependa del Parlamento.  "No tenemos la necesidad de meter las zarpas en la justicia quienes no tenemos nada que esconder", afirmó. Defendió la supresión de los "privilegios políticos", en referencia a los aforamientos, así como la necesidad de reformar la ley electoral. "Con una ley electoral justa, no estaríamos hablando del ‘show’ de Puigdemont sino del Gobierno de Arrimadas", declaró el líder de la formación naranja.

Rivera vinculó la regeneración política con la cuestión catalana y su proyecto de defensa de una España constitucional. "Cuando la gente no confía en la política, confía en los curanderos de la política, en los nacionalismos, en los populismos, en los Puigdemont, que prometen que en un cuarto de hora vas a ser más alto y más guapo", dijo un Rivera que se consideró "español por haber nacido en Cataluña y catalán por haber nacido en Barcelona". Pero opinó que, pese al "dolor" causado, "Puigdemont y Junqueras, con su golpe, han generado un patriotismo civil, pero no identitario, sino constitucional".

Rivera también hizo un discurso crítico con el Ejecutivo de Rajoy. En primer lugar consideró que hubo "un desastre de gestión" en la consulta ilegal del 1 de octubre por no haberse aplicado en artículo 155 para lograr el control de los Mossos, de los centros educativos o la televisión autonómica. Además calificó de "vergüenza" que la Generalitat de Cataluña utilizara recursos del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para financiar "el golpe a la Constitución". "Vamos a pedir explicaciones al Gobierno", declaró Rivera, que apuntó: "Una cosa es tener un país descentralizado y otra un cachondeo".

Cargó contra quienes confiaron en la "lealtad" de Puigdemont y el líder de ERC, Oriol Junqueras. "Espero que en dos meses podamos volver a una cierta normalidad. Pero quien piense que el nacionalismo es leal a la Constitución de golpe y porrazo va a cometer un error", afirmó.

Se mostró seguro de que no habrá repetición electoral en Cataluña, dado que los independentistas no querrán "echar las cartas" después de caer en votos y escaños. Pero avisó: "Tienen mayoría para gobernar una comunidad, no para destrozar España". Tras conocerse los mensajes de Puigdemont en que asume el final del ‘procés’, declaró que "tiene que parar de hacer el indio y dejar que gobierne un presidente que cumpla las leyes". "Se agotó el tiempo de Puigdemont y ahora toca el de la Constitución", agregó.

En clave presidenciable y con constantes referencias a la figura de Emmanuel Macron, se mostró capaz de pactar un futuro gobierno "limpio y fuerte" con PP o PSOE y dispuesto a atraer personalidades de la sociedad civil, tanto del espectro conservador como progresista, dado que "no hay que tenerle miedo a la suma, sino a la mediocridad". "El adversario no es de izquierdas ni de derechas, sino el nacionalismo y el populismo, los que se quieren cargar este país", concluyó.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo