Despliega el menú
Aragón

Heraldo Joven

Seis claves para sobrevivir a LinkedIn

Es una de las aplicaciones de referencia dentro del sector laboral entre los jóvenes. ¿Sabes cómo sacarle un mayor rendimiento?

¿Tienes ya tu perfil en LinkedIn?
¿Tienes ya tu perfil en LinkedIn?
Pixabay

Si eres joven y cuentas con un dispositivo móvil, es altamente improbable que no tengas ningún perfil en redes sociales. Tal vez no hayas caído en la fiebre de Instagram y sus ‘stories’, pero quizá seas de los que te gusta tuitear sobre actualidad o publicar en Facebook las mejores fotografías de tus últimas vacaciones.

En todo este baile de nombres, LinkedIn se afianza como una de las plataformas de referencia dentro del sector laboral y de negocios. Pero, ¿sabes cómo sacarle mayor partido a esta comunidad social?

Vigila tu imagen: LinkedIn debería mostrar nuestro lado más profesional. Por ello, resulta fundamental mostrar una imagen cuidada de nosotros mismos. Mantén tu foto de perfil actualizada, intenta que posea un tono serio (a nadie le interesa verte en bañador en la playa), y que sea de calidad. Si eres de los que estás buscando empleo, piensa que tu fotografía será la primera imagen que tu posible futura empresa tendrá de ti. Ten claras tus intenciones: ¿Por qué decidiste crearte un perfil en LinkedIn? Afianzar tu posición en la empresa, mejorar tu percepción como profesional o cambiar de trabajo son algunos de los motivos más frecuentes. Si tu deseo es mostrar al mundo lo feliz que eres con tu pareja o presumir de viaje con tus amigos, lo mejor será que emplees cualquiera de las redes sociales mencionadas al comienzo. Cuida tus amistades: los amigos en las redes sociales, como en la vida, no son una cuestión de cantidad y sí de calidad. Es importante que no te obsesiones por tener un millón de amistades, intenta que tu lista de contactos sea útil, aunque para ello deba ser algo más reducida de lo que te gustaría. No satures: es importante que no cargues a tus contactos con una cantidad de contenido desproporcionada. Compartir y comentar absolutamente todas las publicaciones te puede crear, indirectamente, una imagen muy distinta de la que te interesa proyectar al mundo. No te ofendas si no te aceptan: una de las constantes que predominan en cualquier red social es el deseo de sentirse aceptado por los demás. Por ello, generalmente tratamos de ampliar nuestra red de contactos al máximo, especialmente si estos constituyen una oportunidad para potenciar nuestra carrera profesional. Pero no todas las personas podemos estar conectadas bajo los mismos vínculos. Recuerda, igual que tú tienes derecho a emitir una solicitud, el otro tiene exactamente el mismo que tú a no aceptarla. No mientas: no solo en LinkedIn. Mentir es el paso previo para echar por tierra cualquier trabajo que hayas llevado a cabo anteriormente. Sé honesto a la hora de elaborar tu perfil, no te inventes funciones ni trabajos pasados, ni siquiera hinches tu lista de idiomas para abrirte más puertas. Tarde o temprano terminarán descubriéndote.- Ir al suplemento de Heraldo Joven

Etiquetas
Comentarios