Aragón

Nadie quiere los coches de lujo de las Cortes de Aragón

Los tres concursos convocados en el último medio año para vender las berlinas y sustituirlas por dos híbridos han quedado desiertos

Las berlinas de lujo de las Cortes, en el garaje del palacio de la Aljafería
Las berlinas de lujo de las Cortes, en el garaje del palacio de la Aljafería
José Miguel Marco

Los planes de las Cortes de Aragón para vender sus coches de lujo y sustituirlos por híbridos han cosechado un rotundo fracaso. Nadie quiere las berlinas que durante más de un década han llevado a las principales autoridades de las Cámara en sus desplazamientos oficiales. Los tres permanecen aparcados en el garaje del palacio de la Aljafería y uno de ellos, el Audi A8, ni tan siquiera sale de viaje y solo pisa el asfalto para someterse a revisiones y al mínimo rodaje para que no se averíe. Ni la presidenta de las Cortes, Violeta Barba (Podemos), ni su predecesor, Antonio Cosculluela (PSOE), han querido subirse al Audi A8 en los dos últimos años.

Este coche de representación se adquirió con motivo de la Expo 2008, mientras que los otros dos que forma parte de la flota, un Audi A6 y un Opel Signum, están en servicio de 2005 y 2004, respectivamente. Este último es el que se utilizaba de forma preferente, ya que es un coche más discreto. Y eso se nota en el hecho de que su cuentakilómetros duplique al del A8 (307.000 frente a 154.600 kilómetros) y supere en un tercio al del A6 (205.000).

La pretensión era jubilar las berlinas que hasta ahora utilizan la Presidencia y la Mesa de las Cortes y sustituirlas por dos automóviles híbridos, para lo que convocaron un primer concurso en julio de 2017 al que no acudió nadie. Entonces, ya se tuvo que cambiar el pliego de condiciones para adaptar las medidas de los coches a los existentes en el mercado.

Pero ni siquiera de ese modo se logró adjudicar, ya que a la segunda licitación, el pasado mes de septiembre, solo se presentó una oferta (con vehículos Wolkswagen) que se descartó por sus errores de documentación.

La frase hecha dice que a la tercera va la vencida, pero no en la venta de los vehículos de representación de las Cortes. La convocatoria de noviembre quedó desierta igualmente porque, de nuevo, no se recibió ni una oferta.

Las bases del concurso valoran en 10.000 euros sin IVA los tres turismos que se debería quedar el adjudicatario, aunque ahora todo es susceptible de revisión para desatascar la situación. De hecho, la Mesa ha encargado el servicio de Gobierno Interior que contacte con potenciales licitadores para que averigüe por qué no es atractivo el concurso, que establece un arrendamiento por cuatro años con opción de compra. En función del resultado, se podría revisar el margen de beneficio o la obligatoriedad de quedarse con los vehículos antiguos, entre otras cuestiones.

El acuerdo de jubilar los vehículos de representación de la Cámara se adoptó con el argumento de que presentaban "signos de obsolescencia y agotamiento". Además, consideraron idónea su sustitución por dos vehículos híbridos, uno tipo sedán y otro de gama media, porque los actuales ya se vienen utilizando también como "vehículos de incidencias", es decir, atienden las necesidades institucionales y de desplazamiento tanto para sus señorías como para funcionarios o atenciones de cortesía para las visitas. Y se consideró que la opción era escoger coches ecológicos.

En este sentido, las Cortes incidieron en que la Administración General del Estado está renovando su parque móvil desde 2005 con vehículos híbridos más sostenibles. "Empieza a ser un requisito para circular por el centro de las grandes ciudades", añadieron.

De este modo, el Parlamento aragonés sigue la estela del Ayuntamiento de Zaragoza y del Gobierno de Aragón, que con antelación emprendieron el camino de retirar los coches de lujo que compraron en tiempos de bonanza económica. El primero en hacerlo fue el Ayuntamiento, que disponía hasta principios de 2016 de un A8 blindado y de cuatro A6 para uso de los concejales. Le siguió unos meses después la DGA, que puso a la venta un Audi S8 blindado y otro A8 similar al de las Cortes .

Más ventas fallidas de instituciones

El objetivo de quitarse los vehículos de representación más caros del mercado tampoco se ha completado en el caso de estas dos últimas instituciones aragonesas. El Ayuntamiento de Zaragoza acaba de sacar de nuevo a subasta la berlina de lujo que le queda, un VW Phaeton, por 6.363 euros tras cosechar varias convocatorias fallidas. Y la DGA aún tiene que hacer lo propio con sus Audi A8, para los que no logró tampoco compradores cuando los intentó vender en julio de 2016.

Etiquetas
Comentarios