Despliega el menú
Aragón

"Tenemos un instituto muy innovador, pero en un edificio antiguo y precario"

Las familias del IES Picarral piden información a la DGA sobre las obras previstas para su centro.

El edificio, al fondo, se acondicionó provisionalmente para poder dar clases.
El edificio, al fondo, se acondicionó provisionalmente para poder dar clases.
Guillermo Mestre

El instituto del Picarral nació hace dos años para paliar la falta de plazas escolares de Secundaria en la Margen Izquierda. Ante la falta de infraestructuras y la escasez de presupuesto, la DGA dio con una solución imaginativa: aprovechar el antiguo colegio San Felipe, propiedad de la Cámara de Comercio y que estaba cerrado desde 2011. El Departamento de Educación anunció que presentaría un proyecto para la construcción del instituto. Las clases comenzaron en septiembre de 2016 con seis aulas de 1º de la ESO. Ahora hay más de 200 alumnos de 1º y 2º de la ESO, y las familias están preocupadas porque todavía no conocen el proyecto del instituto.

De momento, Educación ha ido haciendo pequeñas obras para acondicionar las aulas necesarias del antiguo colegio para acoger a los alumnos que han ido entrando. Pero falta un plan global, con presupuestos y plazos, para un instituto que se prevé que ofrezca al menos cuatro vías de 1º a 4º de la ESO, además de Bachillerato y ciclos de FP.

"Estamos muy contentos con el proyecto educativo del centro. Es un instituto muy innovador en el que los alumnos trabajan sin libros de texto, por proyectos, con materiales digitales. Pero las instalaciones dejan mucho que desear. Es un edificio antiguo con carencias. El invierno pasado no funcionaba la calefacción. Este primer trimestre no se ha podido usar el laboratorio ni el aula de tecnología. Un año y medio después de su inauguración, aún no está confirmada ninguna partida presupuestaria ni el proyecto global para la adecuación de las instalaciones. Estamos muy preocupados y pedimos información clara a la DGA", asegura José Antonio Lostal, presidente de la asociación de padres y madres (AMPA) del centro.

La adecuación del colegio como instituto está incluida en el Plan de Infraestructuras Educativas 2017-2020. Está prevista una reunión el próximo 8 de enero entre las familias y representantes del Departamento de Educación.

Mientras, los planes urbanísticos en torno a este terreno avanzan. El Ayuntamiento aprobó en noviembre el trámite para ceder 8.200 metros cuadrados del antiguo colegio San Felipe a la DGA. Y la Cámara de Comercio, que sigue siendo propietaria de una parte, quiere empezar a construir viviendas a partir del 30 de junio.

La Cámara de Comercio había pedido una licencia de derribo al Ayuntamiento para tirar parte del edificio del colegio que está en la zona de su propiedad. Esto alertó a las familias. "Conseguimos parar el derribo. Las viviendas que va a construir la Cámara de Comercio ocuparán lo que ahora se usa como patio del instituto. Y la DGA tiene que acondicionar otra zona como patio. Pedimos garantías a la DGA y a la Cámara de Comercio de que las obras del instituto se van a llevar a cabo a tiempo para el próximo curso, y los alumnos no se quedarán sin patio", apunta el presidente del AMPA.

El instituto ha sido muy bien acogido por las familias de la zona y tiene una gran demanda. En el proceso de adscripción (reserva de plazas) para este curso tuvo 180 solicitudes para 1º de la ESO, por lo que tuvo que baremar. A este instituto acuden preferentemente alumnos de siete colegios de la Margen Izquierda: Tío Jorge, Eugenio López, San Braulio Marie Curie, Lucien Briet, Cándido Domingo y Zalfonada.

Etiquetas
Comentarios