Aragón
Suscríbete por 1€

Coches y camiones a gas, el combustible alternativo que crece más que el eléctrico en Aragón

En la Comunidad funcionan ya varios camiones que cubren rutas importantes impulsados solo con gas, un combustible más barato y menos contaminante pero con poca implantación.

La consejera, Marta Gastón, en las nuevas instalaciones de suministro de gas natural vehicular de Endesa en Zaragoza
Inauguración de la gasinera en la Cooperativa del Taxi de Zaragoza.
HA

Los expertos comentan que España ha entrado tarde en este combustible alternativo, pero que en campos como la logística o el transporte público puede tener un recorrido aún muy intenso. El uso de gas como combustible (GLP, Gas Licuado del Petróleo o GNV, Gas Natural Vehicular, en sus distintas opciones) apenas tiene calado en España y Aragón. Según los datos de la DGT, el parque de vehículos nacional solo contempla unos 12.000 vehículos que utilizan este tipo de combustible, mientras que estados de nuestro entorno como Italia, son una alternativa real con más de un millón de vehículos utilizándolo.

Más económico que la gasolina o el diésel y menos contaminante, aunque también produce emisiones, este tipo de combustible está empezando a sonar después del lanzamiento de algunos vehículos adaptados por varias compañías y las campañas que están realizando algunas asociaciones en la búsqueda de una movilidad más sostenible, pero que tenga una mayor autonomía y facilidad que el vehículo eléctrico puro.

El uso del gas en automoción es antiguo, y su representante más conocido es el GLP, esencialmente una mezcla de butano y propano, que es habitual desde hace unos años ver en taxis. En Aragón existen unos 250 taxistas que lo usan, adaptando su maletero o en versiones más modernas bajo los asientos, donde se guarda el combustible. Sin embargo en los últimos años otro gas ha entrado con fuerza en el mercado nacional, especialmente en la logística: el Gas Natural Vehicular, gas metano, como el que viene canalizado para la calefacción en los hogares, y que en automoción se puede usar en estado comprimido o licuado a baja temperatura.

Por esta última alternativa apostó de forma pionera en España la empresa de transporte aragonesa Vía Gas. “Comenzamos a escuchar hablar de esta tecnología a comienzos de la década pasada en distintos congresos, y en 2012 abrimos nuestra propio centro de repostaje. En la actualidad contamos con 10 camiones, 3 furgonetas y 6 turismos que cubren nuestras rutas hacia el Mediterráneo y el País Vasco desde Zaragoza sin problemas de autonomía”, comenta Ramón Pascual, gerente de al empresa.

Un combustible también 'eco' que crece más que el eléctrico

Una de las razones por las que ahora se empieza a oír más del gas en España es, según Pascual, “por las limitaciones que sigue teniendo la tecnología eléctrica a la hora de cubrir grandes distancias y en especial en la logística”. Anfac, la asociación nacional de fabricantes de vehículos, también puso en valor esta tecnología hace unas semanas en un encuentro, especialmente por su capacidad para servir como complemento al desarrollo del mercado eléctrico debido en gran parte a que, aunque cada vez hay más, su presencia en las carreteras sigue siendo escasa.

Para hacerse una idea del incremento de los vehículos a gas, en el último lustro desde que su uso era casi residual en el sector del taxi, su número ha crecido de 61 vehículos matriculados en 2012 en Aragón a 377 en la actualidad. En total, un aumento del 518%, porcentajes que se disparan debido a las pocas unidades pero que es superior al de los eléctricos, una opción mucho más conocida. En el caso de los vehículos eléctricos, han pasado en el mismo tiempo de 51 a 226, con un crecimiento del 323% en Aragón.

Sobre sus ventajas, especialmente para la logística, Pascual señala que el caso del Gas Natural les movió a unirse a este sistema conseguir reducir la huella de carbono de su empresa. “Contamina un 15% menos de CO2 con respecto a los fósiles normales, lo cual se puede pensar que no es una gran diferencia, pero en otros contaminantes como el óxido de nitrógeno la reducción llega al 85%”, señala, algo que también ha hecho que se tenga en cuenta en los turismos, donde algunas ciudades como Madrid eximen de su pago en zonas de aparcamiento regulada y no restringe su circulación en días de alta contaminación. En Zaragoza, por el momento, solo los vehículos eléctricos están exentos del pago de la zona regulada.

Además, su precio, en torno a la mitad del coste del diésel, y su autonomía, han acabado haciendo que algunas empresas de transporte se lo planteen. “En Aragón hay otras empresas que están analizando implementar el gas, tanto para furgonetas como para camiones de gran tonelaje”, explica Fernando Viñas, secretario general de FETRAZ (Federación Empresas de Transporte de Mercancías de Zaragoza).

A nivel turismo, son los taxistas los que más representan su uso hasta la fecha, abriendo la Cooperativa Autotaxi de Zaragoza junto con Endesa este mismo año la segunda gasinera de Aragón. Tanto esta, como la primera, propiedad de Vía Gas, están abiertas para el repostaje público.

En la actualidad la mayor parte del parque de taxis que usa gas lo hace con GLP, además de una veintena con Gas Natural, una cifra que Jesús Gayán, presidente de la Cooperativa, vaticinaba que aumentase de forma importante en los próximos años al inaugurar la gasinera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión