Despliega el menú
Aragón

Ciberpedófilos que se hacen pasar por el ídolo de tu hijo para acosarlo

Niños de 10 años aprenden a detectar falsos perfiles en las redes sociales para evitar que ‘hackers’ pedófilos puedan acosarlos o someterlos a abusos sexuales

Fernando Pérez, de la asociación Fony, durante la charla que dio hace unos días en un colegio de Cuarte de Huerva.
Fernando Pérez, de la asociación Fony, durante la charla que dio hace unos días en un colegio de Cuarte de Huerva.
Raquel Labodía

Si alguien dice ser James Rodríguez o Messi y quiere ser tu amigo en Instagram, Facebook, Whatsapp o cualquier otra aplicación, desconfía. Dile que no y cuéntaselo a tus padres antes de aceptar su amistad. De lo contrario, puedes estar consintiendo que un ciberpederasta se introduzca en tu grupo de amigos». Este es uno de los consejos que el policía nacional y criminólogo Fernando Pérez Barrera da a los menores en las charlas que imparte en colegios de Zaragoza como voluntario de la asociación Fony. Gracias a ella, se han destapado casos graves que han llevado a varios pederastas al banquillo. Esta misma semana, el colectivo informaba también a la Fiscalía de un posible caso del reto suicida de la Ballena azul, detectado en uno de estos talleres con niños.

El objetivo de Fony es alertarles sobre los riesgos de las nuevas tecnologías y redes sociales y adiestrarles para que les de un buen uso. Que sepan, por ejemplo, que hay aplicaciones, como una sencilla linterna, que al descargarlas activan las ‘webcam’ y los micrófonos de los terminales y pueden grabarles en la intimidad.

Fernando Pérez visitó hace unos días a alumnos de 5º de primaria del colegio Atalaya del Val de María de Huerva. Les puso el ejemplo real de un centro de Zaragoza al que, a través Whatsapp, llegó un mensaje de un supuesto James Rodríguez, exjugador del Real Madrid, que decía que quería ser amigo de los niños del colegio. «Todos dijeron que era imposible que fuera él, pero un niño lo introdujo en uno de sus grupos y seis meses después, tras seguir sus conversaciones como uno más, le dijo que su tío tenía una casa muy chula con la Play último modelo, la Wii y todo tipo de juegos. La casa era un salón grande y tenía una habitación llena de cámaras de grabación y una tienda de campaña montada. Primero le dejó jugar sin problemas, pero luego le exigió hacer determinadas cosas para seguir jugando», les contó.

Al principio, no se ve el peligro

Al preguntarles si conocían lo que son las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), los pequeños se quitaban casi la palabra para citar algunas como Musically, Instagram o Facebook. El policía les transmite que en principio, todas son útiles si las usan bien y con la supervisión de sus padres. Pero se convierten en peligrosas si no toman las precauciones precisas. Les habla de los perfiles falsos de Facebook y cómo es frecuente que pedófilos se hagan pasar por chicos y chicas de su edad y les pidan fotos. De Musically, una aplicación para grabar y compartir vídeos breves, les alerta de que un chico de 1º de ESO (con solo 12 años)ha conseguido con un programa acceder a todas las cuentas de Musically, tanto las públicas como las privadas.

En el terreno de los juegos, la mayoría de los niños dijo conocer el de ‘Talking Angela’. «Es una gatita que te hace preguntas y adivina cosas», respondieron. Pero todos ignoraban que, además de que la aplicación activa la cámara y el micrófono, detrás hay ‘hackers’ pedófilos que empiezan planteando cuestiones inocentes y terminan sonsacando todo tipo de información personal a los niños, tales como si duermen solos, si tienen perro, si es agresivo, y también sobre sus padres. El objetivo es chantajearles para que le envíen fotos de índole sexual o concertar citas para abusar directamente.

La Ballena azul

A su corta edad también han oído hablar del peligroso mal llamado juego de la Ballena azul. Este propone al participante 50 retos, muchos de ellos consistentes en causarse autolesiones –como tatuarse una ballena con una navaja– y en el último se le plantea que se suicide. «Debéis saber que ya ha causado unas 140 muertes en el mundo», les cuenta Pérez Barrera, al tiempo que les recomienda ver, acompañados de sus padres, la película ‘Nerve Online’, cuya protagonista se apunta a un provocativo juego en el que comienza ganando premios y terminan planteándole un reto mortal.

Fernando Pérez hace hincapié en que es necesario que los chicos tomen precauciones, como registrarse en los juegos con los padres, no dar ni fotos ni información personal a desconocidos, poner una tirita en la ‘webcam’ y cambiar contraseñas a menudo. Les enseña a desconfiar de mayores que no conozcan y les llamen por su nombre y les cuenta el caso de un pederasta que fue detenido gracias a que una niña se acordó de lo aprendido en el colegio.

A las charlas que imparte la asociación –integrada por policías, bomberos, sanitarios o militares...– se suman las ofrecidas por miembros del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil en sus respectivas jurisdicciones de Aragón. Los policías Beatriz Gambón, Marta Pascual y José Luis Cornejo son los encargados de aplicar en Zaragoza el llamado Plan Director para la Mejora de Convivencia y Seguridad en los Centros Educativos, puesto en marcha en 2007 por Interior. Solo durante el pasado año dieron 700 charlas a 30.000 alumnos.

Ellos manejan constantemente términos como ‘grooming’, ‘sexting’ (acoso sexual a través del teléfono móvil) y enseñan a los menores a detectar las suplantaciones de identidad o salvaguardar su privacidad. Pero también forman sobre violencia de género –«cada vez más frecuente entre los adolescentes», dice Cornejo–, acoso escolar, drogas y alcohol y bandas juveniles. Su experiencia le dice que es necesario que los padres acudan también a las charlas, pero son muy poco receptivos. «Solo vienen tres y son los que ya están concienciados», explica. «Me he encontrado casos como el de una chica de 12 años que tenía 5.000 seguidores en Instagram y su madre lo ignoraba por completo». Esta niña, por ejemplo, es un ejemplo perfecto de una potencial víctima de acoso sexual.

Etiquetas
Comentarios